MICROTEATRO POR LOS HUEVOS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes entienden que para hacer buen teatro se necesitan muchos huevos.

MICROTEATRO: POR LOS HUEVOS

Por Juan Carlos Araujo
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

Una casona en Santa María La Ribera donde cada espacio disponible, incluyendo el cuarto de servicio, es convertido en un escenario. 13 obras diferentes, todas sucediendo al mismo tiempo, repitiéndose a intervalos de 30 minutos. 15 minutos de duración, máximo, cada obra. 15 espectadores máximo de capacidad en cada una de ellas. Una experiencia sencillamente adictiva y fascinante. Esto es una revolucionaria forma de hacer teatro, que llegó a México hace más de un año, después de convertirse en un fenómeno en Madrid, donde nació, y que se está expandiendo por todo el mundo, incluyendo Miami y Nueva York. Esto es MicroTeatro: el original.

¿Cómo funciona? Muy sencillo. Uno llega al lugar y se encuentra con el menú de obras desplegado en las paredes para que uno pueda escoger qué se le apetece ver entre las diferentes alternativas. Se puede pagar 60 pesos por una sola obra o pagar 160 por un combo de tres. En ambos casos una bebida está incluida. Si tienen la misma reacción que la mayoría van a querer más de un combo, se los aseguro.

Se necesitan para preparar un buen desayuno nutritivo o para tomar coraje y valor; son deliciosos cuando entran a la boca o al ser manipulados con las manos, sea cual sea la intención o el placer buscado; para decir la verdad aunque duela o para voltear y nunca más volver; para curar los males del corazón o para enfrentar a quienes han abusado de uno; en todas estas ocasiones y en muchas más se necesitan blanquillos, productos de gallina, generadores de vida, testículos… huevos.

Un corazón roto en busca de respuestas con una fraudulenta hechicera, una mamá gallina dispuesta a los más ridículos excesos con tal de salvar a su hijo no empollado, una clase en las artes del placer oral, un matrimonio dispuesto a confesarse absolutamente toda la verdad antes de siquiera desayunar y unas vacaciones en crucero fuera de control son tan sólo algunas de las situaciones con las que se encontrarán los visitantes de “Por los Huevos”, posiblemente la temporada más divertida y atrevida en la historia de MicroTeatro.

Era obvio pensar que el tema de “Por los Huevos” inspiraría toda una sarta de comedias disparatadas e hilarantes, muchas de ellas girando en torno a aquella frágil anatomía masculina. No me equivoqué. Un clásico Godínez cobra la más humillante y divertida de las venganzas mientras que en otra sala un par de amantes discuten acaloradamente sobre la necesidad de salir del closet ante la madre de uno de ellos; un grupo de mujeres involucradas con el narco demuestran tener muchos ovarios a la hora de reclamar lealtad justo al lado de una prostituta famosa por su manera de producir placer con la mera forma de posar sus manos en un par de… ustedes entienden. Sin embargo, los huevos cobran toda una serie de matices en las mentes de grandes creadores y de esa manera un par de blanquillos albureros discutirán su futura existencia, unos incompetentes detectives buscan resolver un misterio que seguramente les costará la vida, un mesero increíblemente metiche será testigo de la destrucción de un matrimonio y de entre las sombras surgirá una gallina que convertirá en niños a todo aquel que decida buscar junto con ella a su huevo.

No todo es diversión en “Por los Huevos”. Una adaptación a uno de los cuentos más oscuros de Ray Bradbury podría enfrentarlos a su peor pesadilla, dos veces verán directamente al cañón de una pistola siendo apuntada a sus cabezas, una más aterradora que otra, serán testigos de cómo es explotado el ser humano por un sistema que no se tienta el corazón para arrancarles lo que sale de sus mismas entrañas y pensarán muy seriamente si tienen alguna razón para morir. Sin duda los huevos provocan que lo más perverso, retorcido y asqueroso que reside en el alma humana salga a flote y se ponga en evidencia ante aquellos que tienen el valor de aplaudirlo.

Valores de producción nunca antes vistos en MicroTeatro consiguen que las salas se transformen sorpresivamente en cocinas muy jotitas, mansiones embrujadas, restaurantes de ultra lujo, circos del infierno,  cárceles distópicas o incluso en granjas, recintos de brujería o el rincón más oscuro de un barco. Cada temporada siempre cuenta con dos o tres salas que sobresalen por la gran labor de transformación que realizan los creativos involucrados. En esta ocasión es un placer darse cuenta que la gran mayoría de los productores realmente le echaron huevos al asunto, en algunos casos literalmente.

A nivel talento, “Por los Huevos” reúne a veteranos de este género con nuevas caras e incluso con una que otra leyenda del escenario. El siempre simpático actor Héctor Berzunza ahora toma las riendas como director en una comedia bastante violenta, atrayendo a la maravillosa Maru Dueñas a desplegar toda la capacidad que le brindan los años de experiencia que tiene. Guillermo Saldaña vuelve una tercera vez como director, en una comedia ligera, mientras que Carlos Coss escribe y dirige una joya de la comedia bajo el hermoso formato de teatro de sombras. Mientras que Joserra Zúñiga cumple la fantasía de muchos oficinistas, Iván Tula podría provocar pesadillas de oro, justamente lo que Michel Chauvet o Francisco de la Reguera andan buscando, al mismo tiempo que Carlo Guerra paga cantidades exorbitantes por algo que calme su corazón herido. Una colección de actores, directores, escritores e incluso afamados escenógrafos como Pepe Valdés se han reunido para dar vida a “Por los Huevos” y me atrevo a decir que les han quedado estupendamente bien.

Sin duda se necesitan muchos tompiates para dedicarle una temporada entera a los huevos, posiblemente el tema más limitante a la fecha, tras haber tenido tan monumental éxito con “Por Ellas”. Es ahí justamente donde radica uno de los más poderosos secretos de MicroTeatro México: en atreverse a romper esquemas, aventarse sin miedo al vacío en busca de nuevos temas que inspiren a toda la comunidad teatral a participar en lo que se ha convertido en una de las opciones más interesantes en la oferta teatral actual. “Por Paz” se avecina con grandes promesas para el futuro, lista para dar paso a “Por Miedo”. Me queda claro que nada ni nadie va a poder ponerle freno a este fenómeno que me ha tenido enganchado desde el año pasado y de donde no me podrán sacar. ¡Se los digo con los huevos en la mano!

A PARTIR DEL 19 DE AGOSTO ENCUENTRA LAS 13 MICRO RESEÑAS EN www.entretenia.com

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: MicroTeatro: Por los Huevos
DURACIÓN: 15 minutos por obra
COSTO: $60 por obra o 3 por $160. Incluye una bebida.
HORARIOS A PARTIR DE:
CENTRAL: Jueves y Viernes 20:00 hrs; Sábado 19:00 hrs; Domingo 18:00 hrs
SESIÓN GOLFA: Jueves y Viernes 21:00 hrs; Sábado 20:00 hrs; Domingo 19:00 hrs
DATOS DEL TEATRO: Cuentan con valet parking y las instalaciones cuentan con Micro Arte desplegado por todo el lugar para quien se pueda interesar. Hay cámaras de circuito cerrado y se siente un ambiente muy seguro y relajado de verdad.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *