LA LECHUGA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes buscan una ver comedia ruda que moverá fibras muy personales

LA LECHUGA

“¿Y si lo rifamos?” 
 

Uno pensaría que la pregunta es terrible, pero lo verdaderamente horrendo es que la idea es aceptada y se prepara un juego de disparejo para decidir quién seguirá cuidando a la lechuga. 

“Nunca fuimos los mejores hermanos pero podemos tratar de no ser los peores.”
 

La disfunción familiar es un tema que se ha tratado en todos los ámbitos artísticos. Siempre podemos encontrar un nuevo libro o una nueva película que nos hable sobre los horrores que se pueden vivir en familia. Sin embargo, normalmente estas disfunciones están conectadas hacia los padres, hacia la relación madre-padre-hijos. Son pocas las ocasiones en que he encontrado el tema de la relación entre hermanos bien tratada. “Hannah y sus Hermanas” de Woody Allen o Las Tres Hermanas” de Anton Chekhov me vienen a la mente. A esta lista puedo incluir “La Lechuga” de César Sierra bajo la dirección de Sebastián Sánchez Amunátegui, sin miedo a equivocarme.

“Vivo y muerto no siempre se contradicen.”
 

Los hermanos Víctor y Vinicio visitan a su hermana Virginia cada año, en el cumpleaños de su padre 

para cenar. Víctor llega con su esposa Dora, quien está embarazada de su séptimo hijo, y Vinicio llega solo como siempre. “Celebran” en casa de Virignia y su esposo Héctor, quienes tienen un hijo adoptivo, el cumpleaños de alguien que lleva 9 años en estado vegetativo. Esta situación ha llegado a un punto de quiebre donde Héctor no está dispuesto a continuar un solo día más haciéndose cargo de “la lechuga”. Se tiene que tomar una decisión y nadie va a salir bien parado de ahí.

Aclaro, “La Lechuga” es una obra muy ruda, que toca temas muy profundos sobre la familia y la destrucción de la misma a medida que nos tiene ahogados de risa. Llegó un momento en la obra en que estaba muy conflictuado pues no era nada gracioso lo que sucedía en escena y no podía dejar de carcajearme.

El elenco es fuerte sin duda. Cada uno aporta diferentes matices a la obra y en verdad no puedo señalar a uno solo como mejor o peor. Juan Martín Jauregui como Héctor trae un realismo y naturalidad a su personaje que logra convencer de esta desesperación por ya no saber cómo deshacerse del viejo. Catalina López como su esposa Virginia me tenía un poco confuso al principio pues la sentía algo plástica. A medida que la obra continuó me di cuenta que la necesidad del personaje por mantener las bellas imágenes públicas y la naturaleza de su relación con Héctor eran lo que llevaban a esta “plasticidad”. Su quiebre al final de la obra es digno de una ovación de pie. José Ramón Berganza es Víctor y su crecimiento del papel a lo largo de la obra es sencillamente delicioso de un pusilánime a algo un poco más allá. No diré más. Héctor Kotsifakis probablemente tenga a su cargo el papel menos lucidor de la obra interpretando a Vinicio. Esto no significa que su desempeño no sea exacto y preciso. Verlo caer a medida que la cena avanza, con todo y su pastel y serpentinas, es algo que mata de risa y hiela la sangre. Por último esta Claudia Aline González como Dora, la esposa de Víctor. No hay manera de poderles transmitir lo encantador e hilarante que es este personaje. Una situación que es lúgubre, destructiva y deprimente se vuelve en una bacanal de risas gracias a su trabajo como contraparte de los otros cuatro. Insisto, un sólido elenco donde nadie brilla más ni menos ya que todos logran su papel con precisión y divertimento.

Por otro lado, al entrar a “Un Teatro”, uno se encuentra con un espacio teatral realmente novedoso ya que la obra se presenta en el patio de una casa que ha sido condicionado para parecer el interior de un comedor. Esto tiene dos aciertos: el que los actores utilicen todo el espacio del lugar como parte de la obra, saliendo de la casa, subiendo al segundo piso o dirigiéndose a la cocina, así como el de convertir al público en voyeurs ya que el espacio entre actor y espectador es realmente reducido. La intimidad que se crea es uno de los fuertes atractivos de este montaje. No solo es la historia, sino el cómo es contada lo que hace de “La Lechuga” una estupenda elección.

Las apariencias y las primeras impresiones engañan. Posiblemente la más fuerte crítica que le puedo hacer al montaje es su título. En el transcurso de esta semana les he comentado a varias personas sobre la obra, recomendándola ampliamente. Todas, permítanme repetir, TODAS han tenido la misma reacción. Una cara de incredulidad y escepticismo al mencionar el título de “La Lechuga”. El título me parece excelente para la historia, pero a nivel mercadotecnia no es algo que atraiga mucho y se venda fácilmente. Se tiene que hacer un fuerte trabajo de promoción donde se explique claramente que esto es un montaje que se atreve a hablar de la disfunción familiar, del egoísmo humano, de la hipocresía y que aparte uno no para de reír. Se tiene que hacer mucha difusión a esta obra y espero este artículo pueda llevar a mucha gente a Un Teatro a entender porque hay en cartelera una obra que se llama “La Lechuga”.

Quisiera terminar en una nota personal. El teatro es una dinámica que se experimenta a dos niveles, el personal y el social. Personal pues cada obra le habla a cada uno desde la realidad propia. Cada quien interpreta lo que ve en escena a partir de la experiencia que se ha vivido. Social por la plática que se puede generar, la discusión que sigue con la compañía con quien se ha ido al teatro. “La Lechuga” me movió fibras muy profundas conectadas a mi familia y fue detonador de  una de las mejores pláticas de mi vida. Gracias. 

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia
Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com
www.entretenia.com

 

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: La Lechuga
DONDE: Un Teatro
DIRECCIÓN: Nuevo León 46 en la Condesa enfrente del parque España.
CUANDO: Sábados 21 hrs y Domingos 20:30 hrs
COSTO: $200
DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio
DATOS DEL TEATRO: Ya que la obra se realiza en el espacio comúnmente ocupado por la cafetería, solo hay cuatro filas de asientos. Les recomiendo la segunda fila al centro.
FUERA DE TEMPORADA
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *