LA CRÍA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




LA CRÍA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Cortesía de la MNT

El dramaturgo y director Carlos Talancón presenta una visión distópica sobre los alcances que el amor de una madre puede alcanzar en su pesadilla escénica intitulada “La Cría”. Esta es una obra de terror psicológico con toques absurdistas que mereció mención honorífica en el premio de joven dramaturgia Gerardo Mancebo del Castillo 2014 y el reconocimiento a mejor dramaturgia en los premios ACPT en 2016. Sacrificio, amor, sadismo y un toque de humor grotesco son parte de la historia que se presenta con destreza y perversión, atrapando al espectador en una jaula similar a donde se encuentran los protagonistas de la obra donde se siente repulsión al mismo tiempo que no pueda alejar la mirada.

Encerrados en una jaula debido al miedo que sienten por la bestia que ellos mismos engendraron, dispuestos a los extremos más alucinantes para que continúe con vida y permitiendo ser estudiados por un especialista que se interesa pero que jamás se involucra, los personajes que narran la anécdota de “La Cría” generan un eco que remite a Esperando a Godot como dos seres condenados a vivir en la miseria y el horror por su propia elección. La elaboración de estos personajes -una víctima de un fervor casi religioso, el otro meramente agotado- son el mayor logro de Talancón en su construcción dramática. Aunado a esto, el humor negro y ácido que maneja arranca constantemente risas del público, tanto nerviosas como francas carcajadas, ante la muy irreal situación límite en la que todo se sitúa.




A nivel escénico, la propuesta de dirección que Talancón brinda a “La Cría” es de buena manufactura en su mayor parte, siendo la presencia de una jaula oxidada de alambre en medio del escenario el principal elemento sobre el que gira el montaje. Con un ritmo pausado, apropiado para el tipo de atmósfera comúnmente encontrado en una película de terror, Talancón genera tensión en el espectador no sólo a partir de su dramaturgia sino al usar de manera eficiente tanto la iluminación  como la sonorización diseñada por Rodrigo Castillo Filomarino para crear una atmósfera de suspenso y encierro. Desafortunada la decisión de poner público a los lados de la jaula, siendo que el montaje claramente tiene una isóptica de un solo frente, hecho que impide a las personas sentadas en los extremos laterales a no poder apreciar claramente momentos clave del montaje.

La manera en que a la actriz Milleth Gómez se le ilumina la mirada en una mezcla de éxtasis casi religioso y una absoluta desconexión con la realidad, mientras tiene las manos ensangrentadas de estar cocinando carne humana, es comparable a la ira que desata Javier Jesús Sánchez García al interpretar a un hombre que sencillamente ha llegado al límite de sus fuerzas. Desesperación, amor profundo, manía y rendición son algunas de las múltiples emociones que ambos actores proyectan con precisión y fractura en un trabajo firme de compromiso con la escena. Además, la fisicalidad con la que trabajan ambos actores a medida que son desmembrados por su propia locura es reflejo de su capacidad corporal así como de su entrega.

Presentada en el Teatro Estudio del Bicentenario de la ciudad de León, Guanajuato dentro de las actividades de la 38 Muestra Nacional de Teatro y representando a la Ciudad de México dentro de la línea curatorial de cuerpo e identiad, “La Cría” es terror y suspenso, es el amor maternal llevado hasta sus últimas consecuencias, es teatro de estupenda manufactura de un creador que seguramente dará mucho de qué hablar en un futuro por su capacidad de aportar una visión grotesca, distópica y escalofriante a la escena contemporánea.




Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *