KAHLO, VIVA LA VIDA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean compartir una maravillosa velada con el dolor, amores y genialidad de Frida

KAHLO, VIVA LA VIDA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

 

“Hoy, por único día, te voy a agasajar condenada huesuda.”

A pesar del siempre presente dolor en su pata derecha, la artista se prepara para recibir a sus muertos como se merecen. Ella no tuvo una vida fácil. Accidentes en tranvías o del corazón, el peso de la fama propia o la del gran pintor de quien se enamoró, los insultos de niña o las falsas adulaciones en Paris tras ser descubierta, todo ello retos que la volvieron más fuerte, que no la tumbaron, que no pudieron acabar con ella. Por eso, esta noche Frida Kahlo celebra su existencia con todos los presentes de la mejor manera: con un buen trago de tequila, los brazos bien abiertos y con una enorme sonrisa.

“El dolor ya vive conmigo.”

Humberto Robles, uno de los dramaturgos mexicanos más representados en la actualidad y autor de obras como Ni Princesas, Ni Esclavas,  Jesús, María y José José y Divorciadas, aborda uno de los personajes más icónicos dentro de la historia de nuestro país y de la cultura pop contemporánea con su monólogo “Kahlo, Viva la Vida”. En él, la pintora Frida Kahlo -esposa del muralista Diego Rivera y cuyas pinturas hoy en día se consideran obras maestras de valor incalculable- se dirige directamente al público justo antes de su celebración del día de muertos para hacer un franco, divertido y potente recuento de lo que fue su vida.




“Está de la chingada ser la mujer de un genio.”

Frida recuerda como sus compañeros de clase la molestaban por su manera de caminar a causa de la poliomielitis que sufrió a los seis años. Más adelante, relata con cierto orgullo la manera en que los parisinos quedaron fascinada con ella, con su manera de vestir, incluso llegando a la portada de la revista Vogue. Su relación con Diego Rivera, sus ideologías políticas, su manera de lidiar con el dolor que siempre la acompañó a lo largo de toda su vida y hasta su amorío con Chabela Vargas. El éxito de “Kahlo, Viva la Vida”, a nivel dramaturgia, radica en la manera en que Robles consigue dar un amplio abanico de la complejidad de Frida, sin buscar convertirla en un ídolo o en una víctima. Esto a través de un arco narrativo que captura al espectador tanto por su ingenio como por un evidente conocimiento de la artista, mismo que se traduce en un diálogo fresco y ágil pero capaz de abordar su compleja naturaleza.

“Yo no pinto sueños, pinto mi realidad.”

Vestida como toda una tehuana, Frida se planta una crinolina en la cabeza a manera de tocado, tal y como lo hicieran las indias de la región, para relatar como su vestimenta fue recibida en Europa; al hablar de la manera en que sus pinturas fueron percibidas como surrealistas, una banca con patas en forma de pies humanos revela un descanso donde se encuentra plasmada su obra El Venado Herido. La directora Pilar Boliver, quien en su propia vida personal tuvo contacto directo con Frida Kahlo, aborda la escenificación de “Kahlo, Viva la Vida” con gran cuidado en su poética estética. Un vestuario impecable, al igual que el peinado y maquillaje para la caracterización, son parte integral de la propuesta que Boliver realiza, ambos de su propio diseño. A esto, se suma una interesante iluminación y escenografía a cargo de Ténzing Ortega y un ritmo claro, bien llevado y sin prisas, que apenas hace uso de unos cuantos, pero bien plantados recursos teatrales, como una serie de flashes mientras la pintora posa para una sesión de fotos. La experiencia que Pilar Boliver ha adquirido en los últimos años actuando en monólogos sobre mujeres de gran carácter e importancia histórica, Emma, La Mujer más Peligrosa y Coco, Mademoiselle Gabrielle, rinden frutos en esta sólida puesta en escena.




“Tengo alas de petate para emprender el vuelo.”

Con una mueca de dolor evidente plasmada en su cara, Frida baila con una prótesis que representa su pierna maltrecha; recordando sus momentos más íntimos a lado de Diego, se pasa sus manos por el pecho; altanera y confrontacional, la pintora juzga a varios miembros del público por su vestimenta, actitud o mera fealdad. El trabajo que realiza Ana Karina Guevara encarnando a Frida Kahlo consigue un buen equilibrio entre las múltiples facetas de la artista, mujer y esposa. Desde el cuidado en cubrir su boca al sonreír, hecho que hacía Kahlo comúnmente para ocultar su negra dentadura, hasta el distorsionar su rostro en dolor por las múltiples heridas que sufre, Guevara realiza un trabajo elegante, meticuloso y respetuoso en “Kahlo, Viva la Vida”, libre de hipérboles actorales ni hacia lo chistoso o lo melodramático, hecho que se agradece profundamente. Vocalmente, resulta un tanto desconcertante escuchar su interpretación atrapada en la garganta y no bajando hasta la entraña. Sin embargo, este hecho no demerita una sólida labor histriónica.

“Estoy coronada con mi resplandor.”

“Kahlo, Viva la Vida” es una muestra del tipo de montajes que están llegando al Foro Bellescene bajo una nueva administración. Puestas en escena con propuestas escénicas interesantes, con una mejor curaduría y con creativos de renombre dentro del ámbito cultural. También es un ejemplo de que el público responde a un trabajo de gran calidad, siendo que la noche en que asistí la sala estaba llena. Todo mi respetos y admiración a Humberto, Ana Karina y Pilar por poner sus talentos a favor de enaltecer el teatro de nuestro país.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Kahlo, Viva la VIda”

DRAMATURGIA: Humberto Robles

DIRECCIÓN: Pilar Boliver

ACTÚA: Ana Karina Guevara

VOZ EN OFF: Jordi Bachbush

DÓNDE: Foro Cultural Bellescene

DIRECCIÓN: Zempoala 90, Colonia Narvarte.

CUÁNDO: Sábado 21:00 horas. Hasta el 15 de diciembre.

COSTO: $350 entrada general. Boletos en taquilla y en www.boletopolis.com Aplican descuentos.

DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.Principio del formulario

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *