ENTREVISTA A BRUNO CARRERA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

ENTREVISTA A BRUNO CARRERA

DIRECTOR DE AVENIDA Q

En el escenario la escenografía se está montando apenas. Movimiento en todas partes. Por un lado checan audio y por el otro luces. Gritos de un lado y de otro. Yo estoy sentado en una mesa del segundo piso del Voila esperando pacientemente, fascinado con el caos organizado que sucede a mí alrededor. Todo este ir y venir es orquestado por Bruno Carrera, el director de la reposición más grande e importante del año, “Avenida Q”.

¡Qué joven es! Ese es el primer pensamiento que cruza por mi cabeza en cuanto llega y se sienta enfrente de mí para comenzar la entrevista. Con una sonrisa franca que trata de ocultar su enorme cansancio y stress, cosa que se entiende pues el reto que tiene en sus hombros no es fácil, Bruno toma asiento y lo primero que necesito saber es de dónde viene este casi adolescente, cara de niño, a quien se le ha encomendado tal reto.

Mi experiencia ha sido más como actor que como director, pues he estado actuando desde muy chiquito. Alguna vez en la escuela me preguntaron si sabía actuar y bailar y se me hizo fácil decir que sí. Fue así que me dieron el papel del dentista en “La Tiendita de los Horrores”, pero al poco tiempo me quedé con el papel de Seymour. Desde entonces participé en todos los proyectos de teatro escolar y universitario que tuviera a mi alcance, tanto actuando como ya dirigiendo.

En cuanto a mi educación, estudié la carrera de Comunicaciones. Cuando la elegí,  pensaba que ella me iba a indicar el camino a seguir. Todo lo contrario, me mando por millones de caminos distintos y desde entonces, he hecho un poquito de todo. Me especialicé en el área de cine y empecé a dirigir cortometrajes. También estuve trabajando en comerciales un buen rato. Pero el teatro siempre estaba presente.

Pero el salto de teatro universitario a un musical de Broadway en Voila es gigantesco.

Yo conocí a Virgilio, el productor de la obra, hace tiempo. Me vio dirigiendo un cortometraje y le encantó mi forma dictatorial de trabajar. En ese momento, me cuenta él, fue que decidió que un día tendríamos que hacer algo juntos. Él siempre dice que le gusta mi forma de trabajar pues opina que soy un dictador que suaviza muy bien las cosas. De ahí es que surge la invitación a este proyecto que es “Avenida Q”.

Perdón que te lo diga, pero no me parece que tengas el currículum necesario para montar un musical ganador de Broadway, a este nivel. Me parece que te estás aventando; que se están aventando.

Nos estamos aventando un poco todos, y creo que es algo que tendría que hacer más gente. En México, en general, las artes están olvidadas o monopolizadas. Creo que falta darle ese impulso a los jóvenes, porque talento hay por todos lados y con “Avenida Q” te puedes dar cuenta. Efectivamente, no tendremos el currículum pero tenemos las ganas, el trabajo y el talento. A la gente que está trabajando aquí no se le ha dado la oportunidad antes y es talento que tiene ganas de demostrar que puede, y puede hacerlo bien. Creo que esta filosofía es lo que nos caracteriza, más allá de cómo Avenida Q, como la compañía que fundamos Virgilio y yo, entre otros socios.

¿Ya conocías “Avenida Q” antes?

“Avenida Q” fue un proyecto fallido que tuvimos hace muchos años. Como puedes ver, es una obra muy complicada, con millones de elementos que pueden salir mal. Uno piensa que como es una obrita con puppets es fácil pero no. Cada puppet tiene que tener vida propia, su personalidad característica y los actores le dan vida y voz a cada uno. Además de cantar, tienen que bailar, mover la marioneta increíblemente bien para que se logre la ilusión y olvides que hay alguien manejando esa marioneta. Eso es lo más importante de “Avenida Q”.

¿Cuál era tu número favorito como espectador antes de crear tu propia visión de “Avenida Q”?

Mi número favorito cuando la  vi en Nueva York es “If you were Gay”.  Ahora creo que el que más me gusta es “Life Outside Your Apartment”. Aunque también me gusta muchísimo “Everyone is a Little Bit Racist” ¡Es una pregunta muy difícil! Todas las canciones tienen algo; cada número tiene su momento o su frase que me encanta.

¿Qué es lo que más has disfrutado y odiado dirigiendo “Avenida Q”?

Honestamente, he odiado a los actores varias veces, como le ocurre a todo director. Hay veces que se les sube un poco lo diva y que si no quieren salir o que no le sale bien. Insisto, es natural en este tipo de montajes pero es difícil. De igual manera, me ha tocado gente que trabaja muy bien. Con mucho trabajo obviamente llegan momentos en que uno explota y le gritas a todos para que todos hagan lo que uno quiere y llegar por buen camino, pero hay otras ocasiones en que las cosas simplemente fluyan y eso es lo más me ha gustado. Cuando las cosas fluyan, cuando ya te acostumbras a trabajar con este grupo de personas y ya todos están en el mismo canal. Hay veces en que ya ni siquiera necesitan dirección. Simplemente ya saben qué es lo que les estás pidiendo cuando les dices hazlo de nuevo. Ya saben exactamente en que la regaron, que hicieron mal, que intención es la que quieres y pues eso va siendo padrísimo pues aquí estamos creciendo todos juntos.

¿En qué parte del montaje voy a ver la firma de Bruno?

Yo creo que la firma está en todo. Hay detallitos por todos lados que seguramente la gente que me conozca reconocerán. Cada escena tiene un plus agregado por mí, un pequeño guiño. Lo podemos ver en la escenografía que tiene algunos detallitos mexicanizados muy ligeros.

Lo siento, no lo puedo evitar. Estrenaron el mismo día de “Wicked”. ¿Porqué´?

Encuentro toda esta situación muy chistosa. Nada fue premeditado, sino meramente una coincidencia. Nosotros decidimos el estreno para Octubre 17 simplemente porque sí y firmamos con Voila. Ese mismo día, en la noche, se anunció el estreno de “Wicked” para justamente la misma fecha. La verdad,  me pareció muy emocionante. Honestamente, no creo que sea una competencia, porque sería una competencia desleal. Sencillamente no pretendemos competir contra una superproducción de millones y millones. Nosotros, como lo tomamos, es como una motivación para hacer nuestro mejor esfuerzo, estar a la altura.

“Avenida Q” ya se había montado en México. Hace cinco años para ser precisos.

Sí,  y aquel montaje tuvo sus aciertos y desaciertos desde mi punto de vista.

¿Qué tan conscientemente te alejaste de esa versión?

Ciertamente hay cosas parecidas con lo que se hizo en el pasado. La producción anterior tuvo aciertos que vienen desde la obra de Broadway. La obra y su historia son maravillosas, lo que cambia es la manera de contarla. Melissa Hallivis (quien interpreta a Kate Monster en la obra) y yo volvimos a traducir el guion desde cero, tomando mucho en cuenta lo que no nos había gustado y que no estábamos dispuestos a repetir. Traducir “Avenida Q” fue una verdadera pesadilla ya que ambos somos algo obsesivos. Fueron pleitos y pleitos por una sola frase lo cual implicó que nos tardaramos muchísimo en traducir a nuestra satisfacción la obra. Tuvimos días en que empezábamos a trabajar una canción a las ocho de la mañana y nos podían dar las tres de la mañana del día siguiente y seguíamos discutiendo. No nos alejamos tanto del montaje mexicano del pasado como nos acercamos más al montaje original de Broadway.

“Avenida Q” es un musical para adultos. Ahora que estrenan en Voila, un cabaret, ¿qué tanto más adulta es tu versión?

Tiene algunas cosas subidas de tono pero no llegamos a caer en lo vulgar Digamos que la obra está a tono con el lugar. Uno de los aspectos más fuertes de los actores de “Avenida Q” es que son expertos improvisadores. Están listos para cualquier situación que se pueda generar en el lugar. Si a algún borracho se le ocurre mentar madres, créeme que se lo van a regresar de la manera más creativa posible

¿Qué sigue para ti?

¡Dormir! Tengo que descansar unas cuantas semanas porque esto ha sido de un estrés inimaginable. En este momento siento que traigo un puppet en la espalda. Mucha gente ha depositado su confianza en mí y debo de responder a la altura. No le puedo fallar ni a Virgilio ni a los actores. No los puedo defraudar y ellos no van a defraudarme, ni al público ni a mí.

Después de esto, Virgilio y yo ya tenemos varios proyectos en mente. Nunca dejamos de pensar en nuevos proyectos, nuevas cosas que queremos hacer, incluyendo teatro.

Durante la entrevista, Bruno ha sido interrumpido varias veces, el teléfono ha sonado y cincuenta cosas diferentes demandan su atención. Ese es el trabajo del director. Al igual que Virgilio, de quien ya tenemos una entrevista en nuestra página web, Bruno es un joven que camina la delgada línea entre el soñador y el loco. Para terminar la entrevista le pregunté cuál sería el musical que más le gustaría traer a México.

Mi musical favorito es uno que nunca vamos a poder montar en México. No hay manera de transportar eso a la cultura mexicana.

¿Cuál es?

The Book of Mormon.

Muchos dijeron lo mismo de avenida Q y aquí está. Un sueño hecho realidad por unos locos que tienen el talento para callar a todos los cínicos que no crean que se puede lograr.

Búscanos en Facebook  y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Avenida Q”
AUTOR: Robert Lopez, Jeff Marx y Jeff Whitty. Traducción de Bruno Carrera y Melissa Hallivis
GÉNERO: Comedia Musical
DIRECCIÓN: Bruno Carrera
ACTÚAN: Jose Carlos Leyva, Melissa Hallivis, Galo Balcazar, Bruno Carrera, Virgilio Solorio, Rodrigo Sainz, María José Camargo, Joana Domínguez, Mariana Andrade, Daniel Moreno, Eduardo Parra, Carlos Ramírez y  Mario Heras
DÓNDE: Voila Acoustique
DIRECCIÓN: Centro Comercial Antara. Avenida Ejercito Nacional 843, Polanco.
CUÁNDO: Viernes 20:30 hrs y Sábados 20:00 hrs.
COSTO: $650, $560, $455, $400, $355 De venta en taquilla y Ticketmaster.
DURACIÓN: 120 minutos con un intermedio.
DATOS DEL TEATRO: EL Voila es un teatro cabaret de primer nivel, ubicado en uno de los centros comerciales de mayor prestigio de la ciudad. No creo que haya lugares malos para ver el espectáculo. El estacionamiento del lugar no es caro.
FUERA DE TEMPORADA
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *