ENEMIGO DEL PUEBLO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes no entienden que el concepto de democracia actual no es más que una burbuja.

ENEMIGO DEL PUEBLO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“¿Qué se considera un comportamiento reprobable?”

Problemas entre hermanos aparte, el nuevo balneario se ha convertido en sinónimo de progreso y prosperidad para toda la comunidad gracias a todo el turismo que ha traído. Sin embargo, las rencillas entre un eminente médico y el alcalde están a punto de reventar como una frágil pompa de jabón dejando en evidencia toda la podredumbre que se esconde detrás de tan bello lugar. ¡Qué el pueblo entero emita sus juicios, que apunten con sus dedos acusadores, que odien y se expresen! Aquí nadie tiene la razón.

“El anonimato se ha vuelto el privilegio del violento.”

El Dr. Luis Stockman, respetado médico en su comunidad a pesar de su iracundo y ofensivo carácter, se enfrenta con ardor y verdad contra las autoridades, la prensa y el pueblo entero tras descubrir que la fuente principal de ingresos de la comarca es también un lugar de grave peligro para la salud. Después de haber sido duramente criticado por la hipócrita sociedad victoriana del siglo XIX tras hacer referencia velada a la innombrable enfermedad del sífilis en su obra Espectros, el dramaturgo noruego Henrik Ibsen decidió responder con una cachetada con guante blanco con su obra “Enemigo del Pueblo”, una pieza en tono cómico que pone en evidencia la bipolaridad moral de la gente cuando sus intereses se encuentran de por medio.

“No puede llamarse La Verdad del Pueblo y no hacerle caso al pueblo.”

La libre adaptación sobre el texto de Ibsen que hace el también director David Gaitán parte de la misma premisa e inicio que el material original. Sin embargo, tanto las creencias políticas de Gaitán, así como su exploración escénica sobre los límites contra la cuarta pared que el joven creador viene investigando desde “Antígona” (crítica en www.entretenia.com) toman preponderancia, dando como resultado una versión de “Enemigo del Pueblo” actual sin duda, original y urgente aun cuando ciertamente sea también manipuladora, hecho que se acentúa dada la evidente inteligencia del dramaturgo y director para hacer su voz escuchada.





“La ética no acepta la polémica.”

Pistolas de agua que lanzan burbujas de jabón, posicionadas estratégicamente por la butaquería, y que deberán ser usadas por el público cada vez que el personaje principal cometa cualquier acto que pudiera ser considerado como reprobable por quien blande el arma; una escenografía a cargo de Alejandro Luna que encierra la acción en una caja donde los participantes pueden ser examinados y analizados entre paredes que son un mapa de la Ciudad de México; una profunda crítica al nuevo régimen social donde cada persona tiene el derecho de opinar a grito desaforado transitando entre la farsa y la denuncia. Escénicamente, “Enemigo del Pueblo” es un juego tanto divertido como perverso en el que David Gaitán invita al público a emitir juicios sobre la acción con la clara intención de devolver la cachetada con un guante no tan blanco. Efectivo y poderoso aunque amañado y efectista, el montaje es una muestra cabal de las capacidades de Gaitán como dramaturgo y director, pero también como aleccionador político, defensor de sus ideologías.

“El brillante castiga la inmoralidad con el ejemplo.”

Más allá de trucos y parafernalias escénicas, “Enemigo del Pueblo” es una puesta en escena digna de aplaudirse y admirarse gracias a un magnífico elenco encabezado por Luis Rábago en el papel del Dr. Stockman. Con rabia y vehemencia, verdad y entrega, Rábago se deja llevar por completo por las convicciones expresadas por su personaje, ya sea para insultar a su esposa, deliciosamente interpretada por Amanda Schmelz, o aleccionando directamente al público sobre su incapacidad de raciocinio ante la superficialidad de sus opiniones. A su lado, Antonio Rojas realiza un trabajo también admirable como su hermano Pedro Stockman, un hombre intoxicado por el poder y la ambición, obsesionado más con sus victorias personales que por el bien común. El resto del elenco conformado por Juan Carlos Remolina, Astrid Romo y David Calderón se encuentran al nivel de las exigencias tanto del montaje como del nivel establecido por el estupendo trabajo realizado por el protagonista.

“Las mayorías son un virus.”

Hoy más que nunca vivimos tiempos volátiles y explosivos en el ámbito político de nuestro país. La corrupción, la ambición y la sed insaciable de poder han convertido en jaurías salvajes a nuestros supuestos líderes y representantes. A la par, hoy vivimos en una sociedad donde cualquiera se siente con el derecho de emitir juicios y señalar acusatoriamente con el dedo a todo aquel que no esté en línea con sus creencias personales. Tenemos que encontrar un equilibrio, tenemos que bajar la guardia pero al mismo tiempo exigir, debemos ser más generosos a la vez que no podemos seguir tolerando la impunidad. Tenemos que rescatar nuestra humanidad y, lejos de lo que uno pueda ganar, debemos luchar por una sana convivencia en sociedad.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Enemigo del Pueblo”

DRAMATURGIA: Henrik Ibsen

ADAPTACIÓN Y DIRECCIÓN: David Gaitán

ACTÚAN: Luis Rábago, Amanda Schmelz, Antonio Rojas, Juan Carlos Remolina, Astrid Romo y David Calderón.

DÓNDE: Teatro Julio Castillo dentro del Centro Cultural del Bosque

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma S/N. Detrás del Auditorio Nacional.

CUÁNDO:  Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs. Hasta el 19 de Noviembre.

COSTO: $150. Boletos en taquilla y en ticketmaster. Aplican descuentos.

DURACIÓN:  110 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con estacionamiento.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *