EL EVANGELIO SEGÚN JUANGAGÁ

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes se quieren reír con la vida de un mesías muy a favor de la diversidad.

EL EVANGELIO SEGÚN JUANGAGÁ

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“¿Cómo le vamos a hacer para pagar todos los gastos del Niño Dios?”

Son ya 33 años los que han pasado desde que el Arcángel Maniguis Gabriel se le apareciera a María en medio de Cuautitlán Izcalli con la gran noticia de que ella sería la madre del Salvador. Desde entonces… las cosas no han salido exactamente como se planearon. Ahora, él ya adulto hijo de Dios es abiertamente nini y muy parecido al divo de Juárez, sus apóstoles son un judicial y la más cabaretera de todas las sexoservidoras y la montaña desde la que predican en contra de todo lo que está mal en este mundo, el bordo de Xochiaca.

“Esto de ser el mesías es más complicado de lo que pensé.”

Humberto Robles, uno de los dramaturgos mexicanos más representados en el mundo y escritor de obras como Kahlo, Viva la Vida, Divorciadas y Que no se Culpe a Nadie de mi Muerte, cuenta con un sentido del humor ácido y negro que le ha permitido explorar con irreverencia, hilaridad y dentro del ámbito del cabaret, todo aquello que se podría considerar sagrado. De tal manera, su antipastorela Jesús, María y José José estrenada en 2013¸ se convirtió en una tradición decembrina obligada para aquellos que quisieran carcajearse de todo lo que no es realmente gracioso de la iglesia católica. Ahora, seis años después y con el mismo equipo creativo, Robles presenta la segunda parte, “El Evangelio Según Juan Gagá”, un nuevo espectáculo de cabaret donde las redes sociales, la rampante violencia de nuestro país y la corrupción son el detonante para una crítica mordaz, inteligente, pero sobre todo profundamente divertida.




“Si Dios ama a los pobres, imagínate si los odiara.”

Juan Gagá, tras ser rechazado por José por sus preferencias, ha decidido emprender su camino como mesías y esparcir la palabra de Dios en tacones y con su capa bien afeminada. Claro que para ello necesita de apóstoles, mismos que tratará de encontrar entre el público asistente a través de unas cuantas preguntas incomodas. La última cena, consistente de su sangre y tortilla, se convidará con Judas, un judicial con mucha cola que le pisen, y con Telma María Magdalena Rico, una mujer de la vida alegre que siempre ha encontrado encantadores a los miembros de la comunidad LGBTTTTIQ. “El Evangelio Según Juan Gagá” resultará un deleite para aquellos que son seguidores de la dramaturgia de Robles, no sólo de la antipastorela, sino también de su clásico Ni Princesas, Ni Esclavas de donde rescata a uno de sus más emblemáticos personajes. Sin embargo, la obra cuenta con suficiente humor no referencial a trabajos anteriores que permite su pleno disfrute si no se conoce obra posterior alguna. Canciones de Juan Gabriel usadas a manera de musical, alusiones a la excentricidad de Lady Gaga, así como ataques nada velados a la política actual o a Mauricio Clark son algunos ejemplos de las maneras en que Robles divierte profundamente a su público. Ciertamente, el golpe final al momento de la crucifixión de Juan Gagá, donde se revela la crítica que el dramaturgo quiere hacer ante la sociedad, no llega de manera orgánica, se percibe incluso gratuita e incluso oportunista, dado que no se plantea una progresión natural que lleve a mencionar a los 43, las mujeres desaparecidas o los crímenes de odio que aún persisten en este país.

“¿Hay algún exorcista entre el público?”

Mientras Juan Gagá utiliza su teléfono inteligente, se escuchan los tonos de una aplicación en particulares únicamente reconocible por algunos miembros de la diversidad. Las carcajadas no se hacen esperar en una mezcla de vergüenza, hilaridad e irreverencia. La mancuerna entre Humberto Robles y el director Juan Ríos Cantú ha sido por demás fructífera y en “El Evangelio Según Juan Gagá” no es la excepción. Con una producción mucho más reducida que en montajes anteriores, no por ello menos efectiva, Ríos Cantú sabe explotar las fortalezas de la dramaturgia para que la comedia se potencialice hasta sus últimas consecuencias. Falta de ritmo, solidez en el trazo y un mejor flujo general de la puesta en escena son elementos que se irán solidificando a lo largo de la temporada, aseveración posible dado el conocimiento que se tiene tanto de trabajos del director como de todo su equipo de trabajo.




“Amaos los unes a les otres.”

De la madre anciana de el mesías, cargando el cuerpo inerte de su hijo emulando a la Piedad de Miguel Ángel, a una sexoservidora orgullosa de sus habilidades orales; de un humilde carpintero homófobo a un judicial que le habla demasiado cerca al hijo de Dios; un regordete Cristo que se obsesiona con las selfies, con publicar todo en twitter y con sacar a unos cuantos miembros del público del closet. El elenco de “El Evangelio Según Juan Gagá” conformado por Marcela Morett, Enrique Galván y Rob Gutierrez consigue buenos resultados en la puesta en escena, a pesar de ser necesario terminar de afianzar los diálogos para no sacrificar ritmo y darle mayor libertad a la improvisación tan necesaria y agradecida en el cabaret. Una vez dicho esto, resulta delicioso ver a Morett rescatando uno de los mejores personajes de su carrera, ahora convertida en la sierva del mesías, y a Galván como un corrupto servidor público. Vale de igual manera la pena mencionar que ambos actores en sus papeles de María y José crecerán sus interpretaciones si dejan de lado las voces de ancianos en favor de hacer uso de sus capacidades histriónicas más que demostradas. Por su parte, Rob Gutierrez saca a relucir sus mejores dotes humorísticas como Juan Gagá, principalmente al momento de interactuar de manera irreverente con el público sin el menor empacho.

“Vamos a la última cena, que viene siendo la última escena.”

Vivimos en tiempos políticamente correctos donde cualquiera con una cuenta de redes sociales puede clamar su enorme ofensa ante cualquier tipo de hecho que no vaya de acuerdo con sus códigos morales. El resultado de esto: censura. Bendito cabaret que vive en los límites de lo permisivo, que no teme a ofender, a gritar la verdad a pesar de quien sea, siempre usando el humor como su arma más filosa. Que su voz nunca se pierda, que su fuerza no se pierda, que su sentido del humor sea por siempre el más filoso y punzante, sin miedo a atacar a los políticos, a la sociedad en general y, por qué no, hasta Dios, su hijo y, por encima de todo, su iglesia.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “El Evangelio según JuanGagá”

DRAMATURGIA: Humberto Robles

DIRECCIÓN: Juan  Ríos Cantú

ACTÚAN: Marcela Morett, Enrique Galván y Rob Gutierrez.

DÓNDE: El Bataclán

DIRECCIÓN: Amsterdam 10, Colonia Condesa. Dentro del restaurante La Bodega.

CUÁNDO: Sábados 21:00 hrs.

COSTO: $350. Boletos en taquilla o en www.taquillacero.com

DURACIÓN: 120 minutos con un intermedio de 10 minutos.

DATOS DE LOS TEATROS: Cuenta con valet parking. Hay servicio de alimentos y bebidas.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *