EL BUEN SAZÓN

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren reír a carcajadas con los agridulces sueños que se cocinan en una fonda.

EL BUEN SAZÓN

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

30695856016_b3758f1c12_k

“Yo puedo sacar una receta con sólo probarla.”

30100476494_b1a2b750ff_kEntre picar cebollas, rayar zanahorias y ponerle muchísima sal al guisado, Magos y Chelo sueñan con una vida diferente. Atrapadas en una muy colorida cocina, preparando diferentes platillos para el menú del día y siempre listas con un cafecito para el policía del barrio, dos mujeres imaginan como serían sus vidas si no tuvieran que lidiar con el muy desagradable encargado de la fonda, si una madre enferma por fin pasara a mejor vida, si un esposo desobligado mágicamente desapareciera o si de chiripa logran ganar el concurso que las volverá parte de su telenovela favorita.

“No lo maté, sólo le subí la presión.”

30644476621_178327d524_kLa comedia, el humor negro y una pizca de sátira se concatenan exitosamente con una honesta crítica a la lamentable situación que vive la clase trabajadora de este país, una donde la única posibilidad de escape se encuentra en evadirse de la realidad con la telenovela de moda, en “El Buen Sazón”, la más reciente mancuerna creada por el dramaturgo Joserra Zúñiga y el director Alonso Íñiguez, adaptación de la obra «Menú del Día» de la escritora española Marilia Samper. Lo que en un inicio comienza como una muy ingeniosa y divertida burla a los melodramas televisivos poco a poco va revelando toda una serie de capas subyacentes que muestran historias de soledad, ambiciones frustradas e incluso de abuso y violencia que comparten las protagonistas. Eso sí, sin que en ningún momento se pierda un constante flujo de humor que arranca grandes carcajadas desde las butacas.

“¡Tenemos que ganar el concurso!”

30695862006_8164152c68_kDos cocineras de fonda frustradas y obsesionadas con el más reciente capítulo de la telenovela ficticia “Rafael y su Alma” es el ambiente perfecto para que Zúñiga explote su vena cómica en la adaptación que da vida a “El Buen Sazón”, consiguiendo momentos verdaderamente hilarantes. Sin embargo, a esto se le añade una fuerte dosis de humor negro, donde las carcajadas son provocadas por sangrientas situaciones que no debieran de ser tan divertidas, y por entrañables momentos en que los dos personajes revelan su vulnerabilidad ya sea por no poder liberarse de un castrante cordón umbilical o por las manos lascivas del encargado del changarro. El resultado de esta mezcla de diferentes estímulos es exquisito, aunque un trabajo de síntesis fortalecería aún más la narrativa y el flujo del arco dramático en la obra ya que a momentos el argumento se estanca al ahondar en temas ya establecidos con anterioridad, cayendo así en lo repetitivo.

“Yo no pienso perder mi trabajo e irme a la cárcel en el mismo día.”

30432324290_d0bfd50e5d_kApoyado por un vistoso y cuidadoso trabajo de escenografía e iluminación a cargo de Mauricio Ascencio, el director Alonso Íñiguez consigue establecer el balance perfecto entre los diferentes tonos que “El Buen Sazón” demanda, manteniendo así la puesta en escena en el justo medio entre la comedia y el melodrama, la fársico y lo patético, lo hilarante y lo enternecedor. De tal manera que una simpatiquísima pero acalorada discusión entre Chelo y Magos sobre quién es el hombre con quien se debe de quedar la protagonista de la telenovela que miran resulta tan efectiva como una devastadora escena donde el espectador se entera del porqué una de ellas terminó sola. La evidente sensibilidad y sentido del humor de Íñiguez consiguen que cada uno de los diferentes momentos en el montaje sean efectivos y poderosos, a nivel críticos y reales o fársicos y desquiciados.

“¡No estamos en una telenovela!”

30100469834_1f3c60d6b4_kUna mujer llora en silencio el acoso vivido a manos de su patrón para minutos después gritar desquiciada ante la ínfima posibilidad de ser parte de su “comedia” favorita. El coraje que una cocinera siente porque su compañera llega siempre tarde no es la rabia que expresa cada vez que habla de su madre. Sin duda el mayor atractivo que existe en “El Buen Sazón” radica en la presencia de Marcela Morett y Montserrat Marañón en los papeles de Chelo y Magos respectivamente. Dos experimentadas y talentosas actrices que son capaces de vulnerarse y herirse en el escenario con la misma facilidad con la que se convierten en dos clowns capaces de arrancar verdaderas avalanchas de carcajadas son el platillo fuerte de la puesta en escena dada sus capacidades para ser encantadoras, graciosas y entrañables al mismo tiempo, sacando a brillar lo mejor del texto, claramente entendiendo la visión del director y aportando lo mejor de sí mismas para el éxito absoluto de la puesta.

“Las mujeres ya podemos escribir nuestro final de telenovela.”

30644482131_f285fed392_kComo todo buen mexicano que vivió la década de los ochentas, recuerdo haber estado pegado a la televisión, junto con el resto del país, viendo el final de Cuna de Lobos o Vivir un Poco. Las telenovelas son el escapismo perfecto de una realidad nacional miserable, donde millones de personas viven encadenados a trabajos que aborrecen para poder ganarse un sueldo miserable. Sin embargo, también son fuente de inspiración para la creación de pequeñas joyas teatrales que nos recuerdan de la vital importancia que tiene la risa dentro de la cartelera de nuestra ciudad. El arroz con mole o las enchiladas verdes que me coma la siguiente vez que visite una fonda serán dedicadas a un estupendo montaje que me deja con un exquisito sabor de boca.

 30432316770_87871bba92_k

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

[AFG_gallery id=’396′]

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “El Buen Sazón”

DRAMATURGIA: Joserra Zúñiga

DIRECCIÓN: Alonso Íñiguez

ACTÚAN: Marcela Morett y Montserrat Marañón

DÓNDE: Foro Shakespeare.

DIRECCIÓN: Zamora 7, Colonia Condesa. A dos cuadras de Metro Chapultepec.

CUÁNDO: Martes y Miércoles 20:30 hrs.

COSTO: $350 entrada general. Boletos en taquilla y ticketmaster.

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *