ASATIA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes quieren emprender un agridulce camino hacia la insatisfacción detrás de un cello.

ASATIA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

“Estoy a punto de terminar la carrera y veo un abismo frente a mí.”

El concierto con la Orquesta Sinfónica fue todo un éxito. Ahora, es hora de seguir persiguiendo todos y cada uno de sus sueños profesionales, a costa de lo que sea. Paula siempre tuvo muy en claro lo que quería conseguir en la vida, y nada va a detenerla, ni el amor de su familia, mucho menos la promesa de encontrar el verdadero amor junto al mar. Ella siempre creyó que en Berlín se encontraba la felicidad, lo que encontró fue algo sumamente diferente.

“¿En qué momento nos convertimos en adultos?”

La más profunda de las insatisfacciones es el tema que el escritor Eduardo Orozco desarrolla en “Asatia”, un melodrama desgarrador y enternecedor basado en una idea original del Colectivo Berenjena donde se confrontan las metas profesionales que una mujer se pone para su vida con las frustraciones que siempre aparecen en el mundo real. Con un claro entendimiento de las expectativas con las que toda una generación ha crecido y ha visto frustradas, la obra es un viaje doloroso, aunque con ciertos tintes cómicos, que obliga a la reflexión sobre las decisiones que cada persona ha tomado a lo largo de su vida.

“Si quieres nos acompañamos hasta que se bifurque nuestro camino.”

Discusiones que se antojan eternas sobre el arte conceptual, un viaje de carretera al ritmo de Shakira, los Ángeles Azules, Michael Jackson y Andrea Boccelli y confesiones hechas en la más absoluta soledad o en los brazos de quien podría significar la felicidad. Planteado como una historia de amor fallida escrita por un anónimo autor, “Asatia” brilla por la honestidad de sus diálogos que llegan al corazón de todo aquel que entiende los sacrificios que conlleva la persecución de los sueños. A pesar de una parte media sobre extendida que ciertamente alenta el flujo de la narrativa, la dramaturgia brilla por la inteligente manera en que se recorren los años de una cellista que tenía todo para triunfar pero que se encontró con el peor de todos los enemigos: ella misma.





“Si nos despedimos hoy seremos siempre perfectos.”

Desesperada por la imposibilidad de alegrarse por lo que ha conseguido en su vida, Paula reclama al vacío todos los sacrificios que ha tenido que asumir, dejando al público la decisión de si esos gritos son dirigidos al instrumento que tiene enfrente, a ella misma o al universo en general. La propuesta de dirección a cargo del Colectivo Berenjena apuesta por un espacio casi minimalista conformado únicamente por un sillón, dos sillas y un tapete que serán reinterpretados una y otra vez para dar vida a los diferentes escenarios donde la protagonista se enfrentará con su propia e inagotable insatisfacción. Con un ritmo que siempre mantiene la atención, una sólida musicalización e iluminación y un tono que se aleja de lo chantajista y que sabe cuándo inyectar pequeñas dosis de comicidad, “Asatia” es un buen ejemplo de que cuando se cuenta con un buen texto y con sólidas actuaciones, menos es mucho más.

“El precipicio está dentro de ti.”

El cansancio que se ve en la cara de Paula al principio de la obra, resultado de haber dado un concierto con la sinfónica nacional, poco a poco va transformándose en todo un despliegue de matices que van de la incredulidad a la sorpresa, de la más total alegría a la decepción, de la rabia a la derrota con un cambio en la mirada o con una absoluta descomposición de su faz. El nivel de verdad y fractura que Verónica Bravo ofrece al interpretar a la protagonista de “Asatia” es sencillamente exquisito, un despliegue de emociones encontradas que no necesita de muchos aspavientos para ser contundente, entrañable y elegante. A su lado, Eduardo Orozco se hace cargo de interpretar a todos los personajes que cruzan el camino de Paula, desde ambos padres hasta su compañera de cuarto belga en Alemania o aquel dueño de una galería de arte con quien podría haber sido feliz si se hubiera dado la oportunidad. Orozco toma la muy atinada decisión de interpretar cada uno de estos caracteres con pequeños cambios e inflexiones sin tener que recurrir a falsos o innecesarios recursos como serían imitar diferentes voces o afectar sus movimientos. Una vez dicho esto, es digno también de enfatizar la verdadera magia teatral que se consigue en los momentos en que ambos interactúan, ya sea jugando a ser villanos de Harry Potter o en silencio, cuando el diálogo desaparece y los dos actores se dejan llevar por la química que existe entre ambos, ya sea para seducirse sin palabras o para destrozarse el alma. Sin duda, “Asatia” es un gran logro actoral que se funde a la perfección con la sensibilidad del texto y de su propuesta escénica.

“A veces me veo en el espejo y sólo veo mi curriculum.”

Profesor, crítico teatral, dramaturgo, coach, asesor, tantas y tantas etiquetas que buscado adherir a mi persona en una búsqueda incansable por lo que entiendo como éxito. Sin embargo, siempre me he sentido orgulloso de que en medio de todos esos títulos nobiliarios siempre he sostenido que el más importante de todos, aquel que nunca es negociable, es el más simple de todos: mi nombre. No importa que esté dando una clase o analizando una puesta en escena, ayudando a un cliente con su próxima presentación o sumergido en las palabras que escribo frente a la computadora, siempre es Juan Carlos quien está ahí, un hombre que ha sabido encontrar la felicidad en lo que tiene, bendiciendo lo que la vida le ha brindado y jamás maldiciendo de lo que carece.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Asatia”

DRAMATURGIA: Eduardo Orozco

IDEA ORIGINAL Y DIRECCIÓN: Colectivo Berenjena

ACTUACIÓN: Verónica Bravo y Eduardo Orozco.

DÓNDE: Teatro la Capilla.

DIRECCIÓN: Madrid 13 en Coyoacán.

CUÁNDO: Martes 20:00 hrs. Hasta el 29 de Agosto.

COSTO: $200. Disponibles en taquilla y en www.redticket.com.mx

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *