ARRULLOS PARA BENJAMÍN

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes saben que el amor entre hermanos no compensa la ausencia de un padre.

ARRULLOS PARA BENJAMÍN

Por Juan Carlos Araujo
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“¿Dónde está mi papá?»

Nunca lo conoció pero sueña con él, lo extraña y lo necesita a pesar de no saber siquiera por qué no está a su lado. ¿Todo niño debe de tener un papá, qué no? Su hermano Hugo lo tuvo, aunque sólo fuera por ocho años, justo la edad que tiene el pequeño e ingenuo Benjamín. La magia que puede crear el amor fraternal es capaz de muchas cosas: hacer que las sirenas existan, que las mariposas de metal alcen el vuelo y conceder los más fantasiosos deseos. Lo único que quiere Benjamín es aquello que nadie, ni su hermano ni las dos lunas que bailan en el firmamento, pueden conseguir. Benjamín quiere que regrese su papá.

“Dicen que los hijos tienen la cara de su papá.”

El profundo amor que existe entre hermanos y el dolor provocado por la ausencia de un padre es tratado con honestidad, poesía, un poco de crudeza y mucha hermosura en “Arrullos Para Benjamín” del dramaturgo morelense Hasam Díaz. A través del juego, la fantasía y la ilusión Hugo trata de hacer feliz a su hermanito Benjamín que vive obsesionado con su padre, quien los abandonó el mismo día de su nacimiento. A través de diálogos que capturan la inocencia del habla de los niños, al mismo tiempo que crean bellas imágenes de lagos pacíficos donde nadan las sirenas, Hasam invita a los espectadores a un viaje que toca fibras muy profundas en el alma al enfrentarnos con el sufrir de un niño que vive con una ausencia irreparable en su corazón. Un pastel de cumpleaños con sabor a soledad, una figura materna que no ayuda de mucho y un sudor frío en la frente conducen a un final que arrebatará lágrimas dulces cargadas del sentimiento provocado por el pesar de una criatura y de la gran lírica creada por el autor para contar tan terrible historia.

“Mi papá quería que los sueños de mi mamá volaran muy alto.”
 

La dirección de “Arrullos Para Benjamín”, a cargo del mismo Díaz, hace uso de tan sólo unos cuantos elementos escénicos como apoyo para el desarrollo de la anécdota. Un par de cofres de madera, dos pequeñas sillas y una de tamaño descomunal, para recrear el tamaño del personaje titular, son manipulados de manera eficiente y creativa para la creación de diferentes espacios e imágenes en la mente del público, de tal manera que unas literas, una balsa en un lago o el área de juego de estos dos hermanos se fabrican en la imaginación de cada uno con buenos resultados. El ritmo del montaje es el requerido por el tono de la obra, lo cual podría resultar un poco pesado para un público menor de edad; sin embargo, una mayor agilidad pondría en peligro el delicado balance que se crea entre la realidad de la situación que viven los personajes y el mundo de fantasía que se ha creado para Benjamín.

“Los peces ya no estarán solos porque ahora los acompañarán los sueños de mi mamá.”
 
Posiblemente el mayor riesgo de dirección en “Arrullos Para Benjamín” se encuentra en la elección del elenco. Tanto Christian Cortés como Abraham Jurado son actores talentosos, capaces de interpretar sus papeles con veracidad y entrega. Eso no quita que estén totalmente fuera del rango de edad apropiado para representar a un par de niños, de la edad que sea, lo cual implica un ejercicio de suspensión de la incredulidad por parte del público. Una vez dicho esto, Christian efectivamente logra capturar la esencia de Benjamín en su mirada, gestos y movimiento, convenciéndonos de sus miedos, de la alegría que le puede provocar un pastel de cumpleaños de limón o la desesperación por saltar al lago en busca de una mariposa perdida. Por su lado, Jurado se convierte en el arquetipo del hermano mayor, aquel que quiere pero tortura al mismo tiempo, que puede hacer reír o llorar en un abrir y cerrar de ojos, que guarda los secretos más deseados en el interior de su mente. Ambos actores realizan una magnífica labor, invitándonos a seguirles el juego y creer que son tan sólo un par de niños jugando a ser magos.

“Una noche le pedí un deseo a la luna para que tú y tu hermano fueran muy felices.”
 

El teatro infantil evoluciona y apuesta por discursos mucho más reales, directos y honestos que logren tocar el corazón de sus más jóvenes espectadores y no meramente entretenerlos con espectáculos banales llenos de bombo y platillo y nada más. Hace un par de semanas lloré profundamente con “Adiós Querido Cuco”, obra para mayores de cuatro años que trata sobre las fases del duelo a través de la muerte de un perrito, y la semana pasada salí impactado de “Kiwi” al enfrentarme a un montaje para mayores de doce años tratando el tema de los niños de la calle (ambas críticas en www.entretenia.com). “Arrullos Para Benjamín” se sugiere para mayores de ocho años y lo único que puedo garantizar es que los adultos saldrán conmovidos y maravillados. ¿Los niños? Son mucho más inteligentes de lo que creemos y entienden las cosas aunque no las puedan expresar correctamente. Nunca es demasiado pronto para acercarlos al arte, generarles el amor por el teatro, quién sabe… tal vez mañana ya no estén para llevarlos.

 

Búscanos en Facebook como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Arrullos Para Benjamín”
AUTOR Y DIRECCIÓN: Hasam Díaz
ACTÚAN: Christian Cortés, Abraham Jurado y Hasam Díaz (alternando funciones).
DÓNDE: Foro «El Bicho»
DIRECCIÓN: Colima 268, esquina con Insurgentes, Colonia Roma. Estación de Metrobús Durango.
CUÁNDO: Sábados y Domingos 13:00 hrs
COSTO: Cooperación voluntaria (adultos $100, niños $50). Reservaciones en foroelbichomexico@gmail.com o al celular 55 3707 3135.
DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio
DATOS DEL TEATRO: Un foro independiente en el corazón de la Roma que apuesta por un teatro diferente e innovador. No cuentan con lugar para estacionarse, pero hay estacionamientos públicos en el área.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *