45 MINUTOS EN EL DIVÁN

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren ser testigos de un par de terapias psicológicas en la intimidad de un departamento.

45 MINUTOS EN EL DIVÁN

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“Hoy amanecí con ganas de ser infiel.”
 

La sala de espera del doctor está a reventar esta noche. Toda una colección de inseguridades, neurosis, psicopatías y  traumas reunida en un mismo lugar con el propósito de mejorar y quizás poder ser feliz con la realidad. Entre un mar de manchas de tintas, preguntas íntimas y problemas lógicos imposibles de resolver, dos mujeres sobresalen. No por su belleza o por su simpatía, sino porque claramente ambas tienen algo que decir que ya no puede esperar. El reloj da la hora esperada, es tiempo de que empiece la terapia.

“¿Puede quitarme el instinto de supervivencia?”
 

El Movimiento de Teatro Íntimo para Departamentos, bajo la dirección de Xavier Villanova, vuelve a adentrarse en los oscuros rincones de la mente con “45 Minutos en el Diván” de David Olguín, Felipe Rodríguez y Kenia Abril Lara. Dos mujeres que han sido profundamente afectadas por su relación con los hombres de formas absolutamente distintas son el marco de donde los tres dramaturgos construyen un universo caótico que sólo existe en el cerebro de ellas y que se revela durante su sesión de terapia con el psicólogo.

“Le pagué una fortuna en consultas que no funcionan.”
 

Ambas historias, presentadas en un inicio como segmentos separados para más adelante entremezclarse e incluso empalmarse, combinan de forma efectiva la risa que puede producir la histeria femenina con la pena que se siente por el nivel de patetismo que ambas pacientes manejan. La diversión de ver a una compulsiva limpiando desesperadamente una silla o cepillándose los dientes o las carcajadas que el público suelta con una mujer fingiendo un orgasmo muy al estilo de “Cuando Harry Encontró a Sally” se contrapone directamente con un manifiesto de liberación femenina que pide a gritos que las mujeres tomen el control de su cuerpo. “45 Minutos en el Diván” engaña al espectador de manera inteligente al hacerle creer que la obra es un simple divertimento, esperando el momento justo para revelar su naturaleza mucho más profunda.

“Usted oye y oye, y pareciera que no le importa.”
 

La propuesta de dirección de Kenia Abril Lara en “45 Minutos en el Diván” se puede dividir en tres segmentos claramente identificables. El primero se encuentra en el hábil aprovechamiento de un departamento real para convertirlo en una sala de espera. Pruebas psicológicas que sirven como programas de mano y la neurótica presencia de las actrices en el mismo lugar mientras se da la tercera llamada son elementos que mantienen al asistente en un constante sentimiento de expectativa muy bien logrado. El segundo segmento se da con la presentación de los dos personajes, cada una por separado, durante sus sesiones con el doctor. Con buen sentido del humor y una mejor interacción con el público, el montaje fluye con un ritmo adecuado y los asistentes casi de inmediato se interesan en ambas mujeres, queriendo descubrir aún más de ellas. Sin embargo, aproximadamente a la mitad de la función, la directora toma la decisión de romper con el esquema establecido para entremezclar las intervenciones de una forma mucho más confrontacional y con un trazo escénico menos convencional con resultados un tanto disparejos ya que el humor se difumina y los diálogos se oscurecen. El montaje, sin duda, se beneficiará mucho bajo la premisa de menos es más, sobre todo hacia el final del mismo.

“Creo que es mucha responsabilidad hacerte cargo de tu propio coño.”
 

Uno de los factores que más fortalece a “45 minutos en el Diván” es la presencia de dos muy talentosas actrices. Tanto Amaranta Getino como Laura Camés abordan sus propios personajes de lleno, entregándose a sus compulsiones, neurosis e histeria con credibilidad y mucha simpatía. Así como Getino logra encantar al público con el simple hecho de ponerse crema en las manos o con describir su muy perversa relación con un piromaniaco, Camés provoca risas muy poderosas con un hilarante orgasmo y provoca a cada uno de los presentes al declarar la responsabilidad que tienen con su propio coño. En la medida en que el tono entre ambas actrices se balancee, ya sea hacia la comedia o hacia la farsa, se conseguirá una mayor comunicación y unidad entre ambas, fortaleciendo el resultado final.

“¿Qué hace con todo lo que escucha?”
 

Tras haber vivido y ovacionado varias veces la perturbadora pieza psicológica “Para Eliza” tanto en algunos departamentos como en mi propia casa (crítica en www.entretenia.com), resulta sorpresivo descubrir que el tema de la disfunción mental humana, así como el de la terapia psicológica y el empoderamiento femenino, regresen al Movimiento de Teatro Íntimo para Departamentos, pero ahora en una tónica totalmente distinta en “45 Minutos en el Diván”. El ser humano es complejo, plagado de fantasmas y telarañas que sólo existen dentro de su cerebro, un verdadero remolino de temores y traumas. Es por ello que siempre será necesaria la terapia, ya sea con un psicólogo, con un buen amigo, escribiendo en un diario o, como en mi caso, encontrando respuestas en el escenario.

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com
[AFG_gallery id=’83’]

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “45 Minutos en el Diván”
DRAMATURGIA: David Olguín, Felipe Rodríguez y Kenia Abril Lara.
DIRECCIÓN: Kenia Abril Lara
ACTÚAN: Amaranta Getino y Laura Camés.
DÓNDE: La función sucede en un departamento diferente cada semana.
DIRECCIÓN: Para asistir se puede reservar por 3 vías diferentes:
          Facebook del movimiento Teatro ïntimo para Departamentos: https://m.facebook.com/profile.php?id=808623419189730&_rdr
          Twitter: @movteatro y @tedeartes
          Celular: 55-3571-0043
CUÁNDO: Viernes 21:00 hrs.
COSTO: Cooperación voluntaria sugerida de $150.
DURACIÓN: 50 minutos sin intermedio.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *