LOS EQUILIBRISTAS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes quieren ver una historia de la Revolución que merece ser recordada, aun cuando no haya pasado.

LOS EQUILIBRISTAS

Por Juan Carlos Araujo

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“Yo peleé para Zapata pero pudo ser para los otros.”

 

Las nubes de polvo que se levantaron en el camino marcaron la llegada de la Revolución al pueblo. ¿Serían los Zapatistas o el ejército quienes entraban? ¿Tal vez ambos? En una guerra donde nadie quiere morir las oportunidades siempre existen para volver a ver a un padre, convertirse en héroe, suplantar la identidad de un general, dejar atrás los lujos y comodidades, defender al país, encontrar el amor, clamar justicia por el país o simplemente dejar de existir al momento de entrar en contacto con una bala. En este enfrentamiento sin sentido quien más se divierte es un pedazo de metal que sale volando a toda velocidad en busca de piel, huesos, músculos y órganos que penetrar y destruir.

 “Yo no quería ser Zapata.”

 

Posiblemente una de las características más interesantes de la dramaturgia de David Gaitán es su habilidad para transitar libremente entre estilos y géneros de forma exitosa. En lo que va del año, Gaitán ha llevado a su público a  viajar al espacio exterior con una escalofriante historia de suspenso, lo ha hecho reír sin parar con los enredos que provoca la hipocresía y la corrupción y lo ha involucrado en una serie de asesinatos dentro de un macabro hotel donde la sangre corre por sus pasillos. Ahora, tras haber aplaudido “La Velocidad del Zoom del Horizonte”, “Simulacro de Idilio” y “Romeos” (críticas en www.entretenia.com), se nos invita a volver en el tiempo, a la época de la Revolución Mexicana, con su más reciente obra “Los Equilibristas”, para presenciar un encuentro histórico entre los Zapatistas y el ejército de Porfirio Díaz que nunca sucedió pero que pudo ser.

“Ni modo de llevarle la contraria a un pueblo.”
 

“Los Equilibristas” es un balance exquisito entre lo trágico y lo cómico, lo poético y lo prosaico, lo simbólico y lo tangible, para conseguir una obra que confronta al espectador con imágenes tanto conmovedoras como divertidas. Dentro de los confines de este ficticio enfrentamiento bélico, Gaitán presenta a cada uno de los involucrados que incluyen a la encargada de la tienda de raya, un soldado haciéndose pasar por el general Zapata, la esposa de un rico hacendado, el héroe involuntario, un padre que busca despedirse de su hija, la soldado que decidió unirse al primer bando que se cruzó en su camino, entre otros, e incluso a la bala que vuela por los aires en busca de a quién matar. Gaitán narra una historia de sangre y dolor con ironía y seriedad, donde los muertos hablan de lo que pudo ser, los vivos gritan sus deseos por no dejar de serlo, un sombrero podría ser la línea entre la guerra y la paz y una bala se divierte de lo lindo.

“Era una buena historia, podría haber sido histórico.”
 

La conceptualización escénico/estética a cargo del director Damián Cervantes es de gran efectividad a partir de una economía de recursos y una sencillez en el trazo que consigue potencializar tanto el texto de Gaitán como el trabajo de los catorce actores en escena, al mismo tiempo que es propositiva e impactante a nivel visual y emocional. Un semicírculo donde trece de los catorce involucrados pasan la mayor parte del montaje sentados, narrando su personal punto de vista de lo acaecido ese trágico día, es el marco de donde parten toda una serie de cuadros teatrales que involucran al espectador con la acción y con el sentimiento que aqueja a cada uno de ellos. El miedo a morir, el deseo de ser parte de algo más grande, la adrenalina que provoca avistar al enemigo o el pánico que se siente cuando se está a punto de morir son sensaciones que se proyectan hacia el espectador desde el escenario gracias, en gran parte, a la fuerte labor que claramente Cervantes ha realizado con todo el elenco. La presencia de trece veladoras al frente del escenario, que serán acompañadas de trece pares de huaraches, zapatos y botas, logra profundizar la propuesta del autor y dar sentido al montaje entero.

“Mi debut en el pueblo fue espectacular.”
 
El trabajo escénico que realiza el elenco entero de “Los Equilibristas” es sólido, por lo que resultaría injusto destacar la labor de uno por encima de otro. Sin embargo, dada la muy particular naturaleza del personaje que interpreta, vale la pena mencionar la actuación de Mari Carmen Ruiz la cual resulta tanto macabra como cómica y exquisita en el muy surreal papel de la bala. Ruiz, quien me arrancó grandes risotadas en la deconstrucción de Chéjov “Ese Recuerdo ya Nadie te lo Puede Quitar” (crítica en www.entretenia.com), es una bala fresca, ligera de carácter pero energética y apasionada, que da un recuento de los hechos desde su muy peculiar punto de vista con una fuerte carga de humor negro al mismo tiempo que es casual sobre su capacidad destructiva mientras come una manzana. Catorce muy buenas actuaciones se unen bajo la visión de una elegante dirección para conseguir que la dramaturgia de Gaitán brille con todo su ingenio y capacidad.

“¿Vale la pena contar la historia por trece?”
 

Hay historias que deben ser contadas, escuchadas y recordadas. La caída de trece almas, de padres e hijas, de enamorados y héroes, de impostores o idealistas, soldados o soñadores, todos muertos por la imparable trayectoria de una bala, es un hecho terrible y lamentable que debe trascender la llama de una veladora para llegar a los corazones del mayor número de personas en esperanza de que esto nunca vuelva a suceder. El pequeñísimo detalle de que nada de esto sea verdad, que la Revolución Mexicana en “Los Equilibristas” existe únicamente en la mente de David Gaitán, es peccata minuta. A fin de cuentas, el equilibrio que existe entre la realidad y la ficción presente en el teatro es la mejor herramienta que tiene el artista para cambiar el mundo, aunque las balas opinen lo contrario.

 

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “Los Equilibristas”
DRAMATURGIA: David Gaitán
DIRECCIÓN: Damián Cervantes
ACTÚAN: José Concepción Macías, Mari Carmen Ruiz, Jyasú Torruco, Marco Vidal, Daniela Baltazar, Carlos Komukai, Sol Sánchez, Gabriela Ambriz, Francia Castañeda, Diana Magallón, Elizabeth Pedrosa, José Rafael Flores, Enrique Aguilar y Verónica Bravo.
DÓNDE: Teatro La Capilla
DIRECCIÓN: Madrid 13, Colonia Del Carmen Coyoacán.
CUÁNDO: Domingo 18:00 hrs.
COSTO: $150 entrada general, aplican descuentos.
DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio.
DATOS DE LOS TEATROS: La Capilla tiene una extensa cartelera toda la semana. Les recomiendo revisar las demás opciones que ofrece. No cuenta con valet parking o estacionamiento.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *