ELEFANTES

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren emprender un vuelo en globo hacia una dolorosa realidad.

ELEFANTES

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 25477099734_47dd19100d_k

“El gran elefante, la bestia volando sobre el mundo.”

26015509631_86409b3e8c_kEl globo está a punto de levantar el vuelo para conquistar el viento, la inmensidad de la nada, para convertirse en dueño y señor del reino de los elefantes voladores. Sin embargo, antes de soltar los amarres y dejar la tierra atrás, habrá que ver que es lo que quiere esa extraña mujer de aspecto un tanto familiar, que lleva una maleta y que pareciera que quiere ser parte de tan única travesía. Si alguna vez hubo un lazo entre el capitán y ella, él ya no lo recuerda. Mejor dicho, escoge hacer a un lado esos recuerdos, fingir el olvido y empezar a navegar en un viaje con destino a ningún lado.

“Voy a seducir al viento con mi dicha.”

26015464411_c5431dfeea_kLa disfuncional relación entre un padre y su hija, el deseo de escapar de una vida que sencillamente no es buena y el dejarse llevar por los aires de la imaginación para dejar atrás la realidad y el pasado son algunos de los temas que el escritor Cristian David toca en su más reciente obra de corte quijotesco “Elefantes”. Este melodrama con ligeros toques absurdistas lleva al espectador a emprender un viaje en globo aerostático comandado por un hombre que ha decidido olvidarse del mundo de los hombres para dejarse llevar por su propia “locura” y a lado de una mujer simplemente buscando algún tipo de conexión con quien alguna vez fue su padre.

“Usted no puede subir a mi globo.”

25477064684_fc48e1f05d_zCon toques surreales y a la vez lúdicos, con un profundo aroma a nostalgia y a melancolía y con un una loable construcción de dos personajes que se perciben como tangibles e inexistentes a la vez, Cristian David logra que el asistente de “Elefantes” se compenetre con una anécdota que en un principio se antoja como entrañable, incluso graciosa, y que a partir de un par de giros de tuerca en la historia se vuelve patética y lamentable.

“¿No se extraña la gente acá?”

26015501481_3d066d15df_kLo primero que impacta al público en “Elefantes” a nivel escénico es el bello trabajo de escenografía realizado por Alejandro Magallanes junto con la compañía Idiotas Teatro convirtiendo el escenario en el hangar donde se halla el decadente globo aerostático donde sucede toda la historia. A esto se une un hipnótico trabajo de musicalización por Juan Pablo Villa, el vestuario de Azucena Galicia y la iluminación de David Castillo, todo esto bajo la dirección de Fernando Reyes Reyes quien logra conjuntar todos estos puntos para crear un montaje que asalta los sentidos de forma exquisita. A nivel dramático, la propuesta se elevará por los cielos una vez que el ritmo se encuentre en mejor armonía con el tono de la obra y se sienta una verdadera cohesión entre todos y cada uno de los elementos que conforman la obra.

“”La soledad es buena… pero no a su edad.”

25477053464_bfbdb6e5e8_kEl objetivo de “Elefantes” debería ser el de convertir al espectador en cómplice absoluto del viaje que emprenden capitán y asistente, padre e hija, para así poder llevarlo de la mano por un muy doloroso camino hacia el abandono que pretende dejar a uno completamente devastado. Esto se podrá lograr una vez que las actuaciones del mismo Fernando Reyes Reyes y de Lucía Pardo se encuentren justamente en esa línea de vulnerabilidad, de verdad absoluta, de compenetración total con la tan patética situación que ambos personajes están viviendo aun cuando aparenten felicidad mientras surcan los cielos. Sin embargo, resulta de gran admiración el trabajo que ambos actores realizan durante la primera parte de la obra, cuando la ilusión y las apariencias son lo que dominan el vuelo. Estoy convencido de que este equilibrio actoral se conseguirá en poco tiempo en cuanto Reyes y Pardo se atrevan a verdaderamente herirse junto con sus personajes.

“En un principio, el cielo estaba lleno de elefantes.”

25808940240_3d5b63e7cc_kQue fácil sería dejar todo atrás, olvidar lo que nos duele, decirle adiós a las responsabilidades y simplemente dejarse llevar por el vuelo de los elefantes que nos observan desde arriba. Sin embargo, la realidad es que aquí estamos, tratando de conectarnos con quienes amamos, de alguna manera o de otra, para poder tomarnos de la mano y caminar juntos hacia el futuro. Yo confieso que no llegué a conocer a mi padre lo suficiente antes de que él se convirtiera en una estrella. Quizás porque yo era demasiado chico cuando murió, quizás porque él estaba demasiado ocupado en su despacho de contadores, volando en su globo aerostático de números e impuestos. Esa falta de unión entre él y yo es algo que lamento todos los días, es algo que me hace falta hoy en día, es algo que ya nunca tendré, pero siempre puedo mirar al cielo e imaginar que está allá a lo lejos, volando entre elefantes.

26055866096_eac1473dae_z

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

[AFG_gallery id=’283′]

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Elefantes”

DRAMATURGIA: Cristian David

DIRECCIÓN: Cristian David y Fernando Reyes Reyes

ACTUAN: Lucía Prado y Fernando Reyes Reyes

DÓNDE: Teatro La Capilla

DIRECCIÓN: Madrid 7, Del Carmen Coyoacán.

CUÁNDO: Domingo 18:00 hrs.

COSTO: $200 entrada general. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 45 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *