BABILONIA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes entienden que la violencia de género es un tema ancestral que, lamentablemente, sigue teniendo eco en nuestros días.

BABILONIA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Cortesía de la Producción

“¿Cómo pueden llamarme criminal?”

Ella ha sido detenida y ahora se encuentra en una sala de interrogación. El policía delante de ella la cuestiona, la imputa, posiblemente con la misma fuerza con la que la desea. Ella no tiene nombre y los tiene todos; apenas tiene 20 años y es eterna; los hombres la han levantado de la calle con la misma facilidad con que ella ha levantado y destruido imperios a lo largo de la historia. Ella es una mujer, dueña de su cuerpo y de su placer, a pesar de que los hombres le han dicho desde los inicios de la historia que no es más que un objeto para ser usado, desechado y, por supuesto, violentado.

“Cuando una se siente vacía, el mundo entero cabe dentro.”

Bajo el marco de una detención policiaca a una prostituta, quien es interrogada acerca de sus actividades “delictivas”, Mauricio Martiarena construye el monólogo “Babilonia”. Haciendo una clara referencia bíblica a los capítulos 17 y 18 del apocalipsis en donde se habla de la llegada del juicio a la Ramera de Babilonia, la dramaturgia explora la postura de la mujer, su sexualidad, su libertad y su empoderamiento al mismo tiempo que denuncia la masculinidad que ha tratado históricamente de someterla a su voluntad.

“Todos somos seres sexuales.”

La prostituta detenida insulta al nunca visible policía con la misma facilidad con que lo trata de seducir. A veces temerosa y frágil, en otros arrebatada y retadora, la dama de la noche expone su realidad sin disculpas ni justificaciones, desde un lugar en el que se adueña de su propio universo. Desde María Magdalena hasta Mata Hari, pasando por Elena de Troya y Dalila, la prisionera se apodera de todas sus antepasadas para, más que contar una historia lineal, realizar una exposición y denuncia a la violencia de género. A nivel construcción dramatúrgica, “Babilonia” ofrece una mirada más al tan presente tema de la violencia a mujeres, pero no desde la victimización o la súplica, sino desde una fuerza que resulta congruente con la realidad que actualmente se vive en nuestro país, una donde las mujeres han dejado de agachar la cabeza para tomar las calles con violencia. Esta postura del monólogo, interesantemente escrita por un hombre, es una fuerte invitación a la reflexión de tan delicado problema, así como de temas satelitales como podría ser el del placer femenino en una sociedad sexofóbica que se ha llenado hasta el colmo de tabúes en cuestiones de la sexualidad de la mujer.

“Son ustedes los que mienten para obtener sexo.”

La transmisión en vivo comienza y dos pantallas se habilitan. En cada una de ellas, una mujer baila haciendo alusión al medio oriente al ritmo de música original compuesta por Orlando García. Mientras danzan, ambas se ponen esposas en las muñecas y se sientan en una silla frente a una mesa creando el ambiente de una sala de interrogatorio. Es ahí que el monólogo a dos voces comienza. Dos actrices, una en Campeche, la otra en Ciudad de México, encarnan a la misma mujer desde sus propios hogares. Cada una de ellas aborda el rol desde aristas distintas, ofreciendo dos visiones complementarias al texto, dos voces femeninas denunciando el mal de millones. La directora Yajaira Cardeño aborda el montaje de “Babilonia” desde el tecnovivio, asumiendo la nueva normalidad, aprovechando incluso la tecnología para poder mostrar el trabajo de dos actrices que originalmente iban a presentar el monólogo de manera presencial es sus propias ciudades, y explorando diferentes lenguajes escénicos además del actoral, como el canto y la danza. Aun cuando no todos los elementos digitales están sólidos, específicamente cuestiones de audio en las que se tiene que tomar en cuenta que cuando una actriz grita el sonido se distorsiona a niveles inteligibles, la propuesta escénica de Cardeño arriba a buen puerto, apoyada por un sólido trabajo de Aida Segura y Luz Solares quienes dan vida a la narradora de la historia.

“Soy la gran puta oficial.”

Parece increíble que en pleno 2020 el sexo siga siendo un tema tabú, tal y como lo ha sido por siglos. Me resulta lamentable y verdaderamente medieval el que a las mujeres se les siga pensando como seres inferiores en una época en que el hombre ha perdido por completo su soberanía económica, política o social. Puedo pensar muchas cosas, opinar otras tantas, pero la verdad es que las siguen matando y es por ello por lo que hoy, más que nunca, todas y cada una de las mujeres deben levantar la voz en un grito de liberación y empoderamiento al mismo tiempo que deben salir a las calles a reclamar el espacio que por derecho les pertenece.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Babilonia”

DRAMATURGIA: Mauricio Martiarena

DIRECCIÓN: Yajaira Cardeño

ACTÚAN: Aida Segura y Luz Solares.

CUÁNDO: Sábado 14 de Noviembre, 20:00 horas a través de la plataforma digital Zoom.

COSTO: $70-$100. Boletos a través de las redes sociales de la Compañía Teatral S.O.R. Teatro.

DURACIÓN: 50 minutos sin intermedio.Principio del formulario

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *