XOLOMEO Y PITBULIETA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes quieren disfrutar de una versión canina, clown y penitenciaria del clásico de Shakespeare.

XOLOMEO Y PITBULIETA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

“La frontera: el marco de esta historia.”

Xolomeo López Chávez se fue de mojado al otro lado de la frontera en busca de una mejor vida. Lo que encontró entre todo el glamour de Joliguau fue el amor en la bella y un tanto agresiva Pitbulieta, hija del terrible dueño de la Trump Pitbull Company. Entre perros o humanos, sin importar de razas o clases, en libertad o en el encierro de una penitenciaria, el amor siempre será capaz de vencer los peores obstáculos, de tirar cualquier muro que busca separarnos, de contar una muy graciosa historia.

“Yo le voy a devolver la dignidad a nuestra estirpe canina.”

La tragedia romántica por excelencia de William Shakespeare Romeo y Julieta se convierte en una farsa con tintes de clown, así como en una sólida crítica a las políticas divisionistas del actual presidente de los Estados Unidos bajo la adaptación intitulada “Xolomeo y Pitbulieta”. Convirtiendo la tragedia isabelina a un universo canino donde los mexicanos xoloitzcuintles y los gringos pitbulls son las dos familias divididas por sus insolubles diferencias de la historia original, esta adaptación escrita por Jesús Natanael Pulido, proveniente del estado de Oaxaca, fue la obra ganadora del concurso de dramaturgia penitenciario 2017.

“Xolomeo, Xolomeo, ¿dónde estás que no te veo y tampoco te olfateo?”

Tras cruzar la frontera, y en el camino salvarle la vida a un muy despistado San Bernardo, Xolomeo llega a una elegante casa en Los Ángeles donde su tío trabaja haciéndose pasar por Argentino ya que el patrón aborrece a los mexicanos. Es ahí donde, tras olerse las colas, cae rendido a las patas de la “hermosa” Pitbulieta, quien tendrá que burlar a los guardias, dos feroces pastores alemanes, para tener encuentros clandestinos con su perro amado. Tanto por su original sentido del humor como por su inteligente adaptación a la tragedia isabelina, “Xolomeo y Pitbulieta” sorprende en gran medida por ser la primera propuesta de la Compañía de Teatro Penitenciario auspiciada por Foro Shakespeare que no tiene como tema central la cárcel. Lejos de buscar una concientización, una catarsis u ofrecer una nueva perspectiva sobre la vida en el interior y el exterior de las paredes que conforman Santa Marta Acatitla, lo que Pulido busca, con ayuda de la dramaturgista Mariana Hartasánchez es contar una buena historia que provoque risas y nos recuerde la atemporalidad y relevancia de Shakespeare en un mundo donde una persona como Trump puede llegar a ser presidente.





“No quiero ver tu nariz cerca del trasero de la señorita.”

Dos perros barren y limpian una casa en un número musical que de inmediato recuerda las películas de Gene Kelly, una pregunta diseñada para descubrir mexicanos en una escena que podría encontrarse en la mejor comedia de Bugs Bunny, un cruce por el Río Bravo de toda una manada de perros creada a partir de la iluminación. Montada en diferentes frentes, incluyendo dos escenarios distintos, todo visible gracias a las butacas movibles que son manipuladas por el elenco, “Xolomeo y Pilieta” es dirigida con gran éxito por Camila Brett y Jerónimo Best al explotar al máximo el potencial clown en el texto así como la exageración inherente de la farsa. El resultado es cómico y ligero, un divertimento a todas vistas que usa la canción Who Let the Dogs Out para bailar perreo, que musicaliza un rescate con el tema de Indiana Jones  o una pelea entre dos manadas con West Side Story. No por ello menos contundente en su crítica al sistema norteamericano o en su calidad escénica.

“A su papá no le va a gustar que se ande juntando con estos frijoleros.”

El lenguaje de la farsa y del clown borran todo tipo de barreras en sus intérpretes. De tal manera un hombre curtido por el tiempo en prisión es capaz no sólo de convertirse en un animal, sino en una dulce y femenina pitbull en espera de que su Xolomeo venga a su rescate. La compañía de teatro penitenciario conformada por Antonio Escalera Rosas, Juan Antonio Santillán, Juan Luis Hernández, José Francisco García, Juan Luis Hernández, José de León Arellano, Cándido Alberto Herrera, Fidel Gómez Pérez, Fidel Detor Escobar, Antonio Hernández López, Jorge Reyes, José Luis Padilla, Rafael Martínez, Óscar Lara, René Hernández López y Javier Cruz Ledezma se entregan de lleno a “Xolomeo y Pitbulieta” con los muchas o pobres herramientas con las que cuentan a nivel actoral. Sin embargo, es tal la entrega que tienen, así como el evidente nivel de diversión que gozan, respetando en todo momento el montaje, que se les aplaude de buena gana, libre de toda condescendencia, en un reconocimiento a la labor que el llegar a la tercera llamada implica.

“Ahora si vas a ir a la perrera para pagar por todos tus delitos.”

Seis son ya los trabajos escénicos que he aplaudido en Santa Marta Acatitla, cinco bajo el programa creado por el Foro Shakespeare. Con cada nueva visita mi fe en la humanidad se renueva, mi convicción del poder transformador del teatro se fortalece, mi capacidad de asombro se intensifica. Entre las paredes de la penitenciaria me he enfrentado la cultura queer y he disfrutado de un buen cabaret, he llorado esperando a Godot o pidiéndole un deseo al Mago Dioz. Sin embargo, nunca había reído tanto como con las aventuras amorosas de dos perros, inspirados por la inmortal magia del bardo inglés.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Xolomeo y Pitbulieta”

DRAMATURGIA: Jesús Natanael Pulido

DRAMATURGISTA: Mariana Hartasánchez

DIRECCIÓN: Camilla Brett y Jerónimo Best.

ACTÚAN: Antonio Escalera Rosas, Juan Antonio Santillán, Juan Luis Hernández, José Francisco García, Juan Luis Hernández, José de León Arellano, Cándido Alberto Herrera, Fidel Gómez Pérez, Fidel Detor Escobar, Antonio Hernández López, Jorge Reyes, José Luis Padilla, Rafael Martínez, Óscar Lara, René Hernández López y Javier Cruz Ledezma.

DÓNDE: Teatro Juan Pablo de Tavira, Penitenciaria del D.F., Santa Martha Acatitla.

DIRECCIÓN: La salida es desde el Foro Shakespeare, ubicado en Zamora 7, Colonia Condesa.

CUANDO: Sábados 11:30 hrs. (previo registro y confirmación).

COSTO: $250. Se paga a la llegada del Foro Shakespeare el día de la función.  Incluye transportación.

DURACIÓN: La obra tiene una duración de 60 minutos aproximadamente. La salida es a las 11:30 am y el regreso se calcula aproximadamente a las 16:30 hrs.

 

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *