TÓXICO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes entienden que el veneno más ponzoñoso reside en el interior de cada uno.

TÓXICO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
“Conozco mi cuerpo, algo no está bien.”
 

Lo que Elena vivió ese día en el autobús fue terrible, una experiencia verdaderamente espeluznante, haya sido un ataque terrorista o lo que sea. Había otros presentes, pasajeros también, pero nadie vivió la pesadilla con la misma intensidad, con el mismo horror que ella. Lo que haya sido que mató al conductor ahora está en ella. No importa que los análisis digan que está limpia de toda sustancia ajena, Elena sabe perfectamente que algo fluye por sus venas matándola lentamente. El veneno que recibió en ese percance ahora se ha alojado en su casa, contagia a su familia, y todos habrán de convivir con esa ponzoña. Lo que Elena vivió ese día en el autobús fue absolutamente nada.

“En los tejidos de sus pulmones solo hay… no hay nada.”
 

El renombrado dramaturgo canadiense Greg MacArthur explora con ironía, humor negro y mucho patetismo la disfuncionalidad humana y familiar en “Tóxico”, un perverso drama psicológico que muestra como una mujer puede llegar a envenenar todo su entorno a partir de un desafortunado incidente en un autobús. La necesidad de ser alguien, de ser vista o escuchada, la desesperación por alcanzar sus quince minutos de fama y el vacío que queda cuando todo acaba son algunos de los temas que MacArthur presenta en su personaje principal, una ama de casa desesperada, al mismo tiempo que nos muestra al resto de la familia, un esposo abnegado tratando de hacer lo mejor para su esposa y dos hijos pavorosamente egoístas y desinteresados en cualquier cosa que no tenga que ver con ellos.

“Las memorias a veces pueden crear nuevas memorias.”
 

El gran logro dramatúrgico en “Tóxico” radica en la horrenda plétora de personajes que se muestra dentro de esta familia de clase media, encabezada por la madre supuestamente enferma del veneno que aspiró en el desafortunado incidente que sufrió. La deliciosa complejidad con que MacArthur ha construido a cada uno de sus personajes, aparentes víctimas de sus circunstancias y sus propios defectos de carácter, poco a poco se revelan como una muestrario de todo aquello que está podrido en nuestra sociedad. Aun cuando la trama pueda a momentos perderse de foco, sobre todo cuando se centra en los problemas que viven cada uno de los hijos, la fascinación y morbo que produce ver el proceso de descomposición de cada uno de los personajes es hipnótico.

“Usted no entró en contacto directo con ese veneno.”
 

Tras el rotundo éxito de “Aquí y Ahora”, una de las mejores obras del año pasado (crítica en www.entretenia.com), el afamado director Hugo Arrevillaga regresa al Foro Lucerna con una propuesta escénica interesante para “Tóxico” que sorprende por su aparente sencillez, misma que encierra una complejidad mucho mayor que la aparente. Lo primero que llama la atención es una mesa de comedor colocada al centro del escenario, parte de la escenografía a cargo de Auda Caraza y Atenea Chávez, que refleja el caos que existe en el centro de esta familia. A partir de ahí, Arrevillaga se encarga de compartir con el espectador el horrendo viaje emocional que vive cada uno de los personajes con un trazo escénico que los pone a dar vueltas alrededor de esta mesa, seres humanos que revolotean alrededor de sus problemas tratando de escapar, sin darse cuenta que de que nunca se han alejado de ellos. Un fortalecimiento del ritmo, sobre todo en los momentos en que la dramaturgia es más débil, así como una mayor limpieza en la iluminación, podrán robustecer la propuesta de Arrevillaga, llevándola hasta su mayor potencial de impacto.

“Su esposa se está ahogando a sí misma.”
 

Una de las características siempre presentes en un montaje a cargo de Hugo Arrevillaga, una de sus rúbricas más emblemáticas, es su capacidad de conseguir actuaciones verdaderamente poderosas en cada uno de los actores participantes en sus montajes. El trabajo  que Gabriela Murray realiza en su interpretación de Elena, una mezcla de rabia, patetismo y desesperación, atrapa al espectador desde la primera escena y no lo suelta a lo largo de todo su camino hacia la decadencia absoluta. Con cada grito que Murray lanza a su esposo, cada ridículo intento de ser escuchada por las autoridades o por los médicos, cada bocanada de aire que respira con una máscara de oxígeno en la cara, Gabriela consigue una espléndida actuación que repugna al espectador al mismo tiempo que maravilla.

“Debemos de dejar de tratarla como si fuera una bomba a punto de explotar.”
 

A su lado, Víctor Hugo Martín, Ana González Bello y Andrés Torres Orozco completan maravillosamente el egoísta y detestable cuadro familiar donde se proyecta con gran oficio que es más importante un examen que la vida de una madre, es más relevante salvar a un niño en África que interesarse por la adicción de un hermano o sencillamente es más fácil disfrutar de una película de Gus Van Sant que aceptar que todo lo que se ha construido en el hogar no es más que un castillo de naipes a punto de colapsarse. Completando el elenco, María Gelia Crespo sorprende realizando un triple papel como la doctora, la detective y otra “sobreviviente” del incidente, dando carácter y vida a cada uno de sus personajes con oficio y verdad. Sin duda, “Tóxico” es un espléndido montaje en gran parte gracias al sólido trabajo que realiza cada uno de los actores sobre el escenario.

“Odio la persona que soy en esta casa.”
 

Siempre he pensado que no hay mayor infierno que el propio. Cada quien piensa que sus dolencias, sus vivencias, sus problemas y circunstancias son las más difíciles, las más duras, las más importantes. ¿Cómo se atreven los demás a pensar que “mis” problemas no son monumentales? El ser humano es egoísta por naturaleza, el egocentrismo nos caracteriza más que la generosidad. Este es el veneno que ha matado los sueños, las ilusiones y la alegría de millones de personas en este planeta. Todos los días trato de ser mejor persona, de ayudar a los demás con mi trabajo, de ser un engrane útil dentro de esta maquinaria que llamamos sociedad. Trato, sin embargo me equivoco. Mis propios intereses, ambiciones y beneficios interfieren con mis mejores intenciones. Todos tenemos ese veneno adentro, tenemos que encontrar el antídoto.

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com
[AFG_gallery id=’70’]

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “Tóxico”
DRAMATURGIA: Greg MacArthur
TRADUCCIÓN: Humberto Pérez Mortera
DIRECCIÓN: Hugo Arrevillaga Serrano
ACTÚAN: Gabriela Murray, María Gelia Crespo, Andrés Torres Orozco, Víctor Hugo Martín y Ana González Bello.
DÓNDE: Foro Lucerna
DIRECCIÓN: Lucerna 64 esquina con Milán, Colonia Juárez.
CUÁNDO: Viernes 20:45, Sábado  21:30 hrs.
COSTO: $300. Boletos en taquilla y ticketmaster.
DURACIÓN: 70 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: Cuenta con valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera así como las obras que se presentan en el Teatro Milán, dentro del mismo edificio.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *