SOMBRAS EN EL PARAÍSO

Por  |  1 Comentario
COMPARTE!




Para quienes desean entrar al infierno de una enfermera atrapada por tres cerraduras y su propia madre.

SOMBRAS EN EL PARAÍSO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“¿Por qué siempre tengo que decir que sí, si es tan bonito decir que no?”

Los días en el hospital cuidando enfermos y diciendo que sí a todo se han convertido en un macabro reflejo de su vida atendiendo las necesidades de su madre cuadripléjica. Alma alguna vez tuvo el deseo de ser feliz, se atrevió a fantasear con tener un salvaje amorío, quiso sencillamente ser libre para hacer lo que quisiera. Ahora, atrapada en su sencilla habitación, siguiendo la mecánica rutina de todos los días, escuchando los exacerbantes trinos de tres pájaros y perdiendo cada vez más la paciencia, la enfermera espera una señal, la que sea, que la lleve a abrir las tres cerraduras que encadenan su existencia.

“Cuando llegan las cargas todo el mundo se echa a correr.”

La sensación de una mujer de edad madura de estar atrapada en una vida que no desea es la base sobre la que Alberto Estrella construye “Sombras en el Paraíso”. Este monólogo lidia con temas duros como la enfermedad, la soledad, los deseos frustrados y la co-dependencia a partir de la inmensa insatisfacción que experimenta una enfermera que pareciera estar condenada a cuidar de enfermos dentro y fuera de su trabajo. Ya sea compartiendo una historia que involucra una sopa de champiñones muy especial, la rutina de los problemas que implica ir de compras o la cruda manera en que la mujer decide lidiar con los trinos de sus pajaritos, la fortaleza del texto radica en la construcción del personaje de Alma, quien con cierto dejo de humor negro comparte todas y cada una de las maneras en que su vida es miserable.




“¿Cómo justificar el paso por esta vida cuando una no se ha realizado?”

El suelo del escenario se ha convertido en una cuadrícula de 9×8 en la que Alma se mueve. Del techo penden a distintas alturas una serie de focos que se van prendiendo o apagándose a medida que el personaje se mueve. Al centro del lugar, una silla donde un sweater representa a la anciana madre. Con un mínimo de elementos, Víctor Carpinteiro dirige “Sombras en el Paraíso” con una propuesta que enfatiza exitosamente la rutinaria soledad de Alma a través de trazos escénicos mecánicos ya sea para transitar de un lado a otro del escenario o hasta para bailar la canción Nocturnal de Daniel Santos. Adicionalmente, uno de los puntos más destacables se encuentra en el vestuario, mismo que transforma a una enfermera en una bestia cargada de sexualidad a partir de ir despojando al personaje de capas que van cayendo por el suelo.

“¿Qué hiciste para alejar a tus hijos?”

Como si fuera una especie de robot, al principio de la obra Alma se mueve de forma mecánica, sin expresión, hablando de su día en el hospital con un profundo cansancio. A medida que la obra avanza, y el personaje se libera de sus máscaras, la mujer saca a la luz su furia contra su madre, la frustración por la vida que nunca llevará, culminando en un acto de éxtasis imaginario con el hombre que nunca la tomó. “Sombras en el Paraíso” encuentra en Ángeles Marín su elemento más fuerte, encarnando a Alma con fractura emocional y el desparpajo que demanda el personaje. Aun cuando su interpretación de la madre llega a caer en lo caricaturesco a nivel gestual y vocal, se aprecia su lenguaje corporal en manos y pies que efectivamente retratan el cuerpo deformado de una mujer que padece de cuadriplejia.




“Tú sabes que podríamos desaparecer en este instante y a nadie le importaría.”

Tuve oportunidad de ver “Sombras en el Paraíso”, con la misma Ángeles Marín y con Teresa Selma, en el 2015. No fue una puesta en escena afortunada. Resulta fascinante constatar una vez más como la dirección de un montaje, la interpretación que se le da a un texto dramático por un director, puede cambiar por completo una propuesta y darle sentido. El trío conformado por Alberto Estrella, Víctor Carpinteiro y Ángeles Marín ha sido responsable de varias producciones exitosas, me es grato aplaudir una más ahora en el Centro Cultural El Hormiguero.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Sombras en el Paraíso”

DRAMATURGIA: Alberto Estrella

DIRECCIÓN: Víctor Carpinteiro

ACTÚA: Ángeles Marín

DÓNDE: Centro Cultural El Hormiguero

DIRECCIÓN: Gabriel Mancera 1539, Colonia del Valle.

CUÁNDO: Domingo 18:00 horas. Hasta el 29 de Marzo 2020.

COSTO: $250. Boletos en taquilla y www.boletopolis.com Aplican descuentos.

DURACIÓN: 55 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con valet parking o estacionamiento.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *