RICHARD VIQUEIRA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

ENTREVISTA A RICAHRD VIQUIERA

“UMBILICAL”

 El faquír odia las caricias.

Después de ver “Umbilical”, me queda claro que Richard Viquiera practica lo que predica. Al poco tiempo de haber empezado la función, el escritor, director y protagonista de la misma se cortó un dedo manipulando una cinta métrica. La obra nunca se detuvo y tampoco lo hizo la sangre.

El actor no sólo debe de ofrendar el alma, sino poner en riesgo su físico, su presencia, para que todo su trabajo sea integral.

Acabada la función, tuve que esperar unos minutos en lo que le atendían su herida, que hasta ese momento, no terminaba de entender si había sido un accidente o si era parte del espectáculo.

En el tipo de obras que hago, siempre hay un elemento de riesgo y descontrol.   Me gusta ya que habla de un compromiso con lo que estamos haciendo.

Ya sentados junto a una ventana en el segundo piso del nuevo espacio teatral “Carretera 45” ubicado en la colonia Obrera, yo confieso que resultó desconcertante encontrarme con un hombre de franca sonrisa y actitud amigable. Después de ver el monstruo violento que es “Umbilical”, uno esperaría que su creador fuera un poco más retorcido, pero en verdad que Viqueira resulta un hombre agradable y fácil de tratar, sin ningún empacho para contestar todas mis preguntas. El llamada “kamikaze del teatro” es más humano de lo que creemos.

¿Por qué “Umbilical”?

El título “Umbilical” se debe a que, justamente, el cordón umbilical es algo que nos suministra de alimento, de lo que somos dependientes y que conforma nuestro ser desde otro ser.
En principio, tiene que ver con algo personal. Yo vengo saliendo de una serie de relaciones complicadas y me parece que la mejor manera de exorcizar lo que uno  trae dentro es a través del arte. El tratar de ponerlo en escena es una manera, yo no diría de curación, sino de exploración. A mí me interesaba explorar este tema, en este punto de mi vida.

El tema a explorar es la codependencia. Un títere y su titiritero remueven fibras para encontrar hasta donde dos seres son capaces de destruirse y de amarse al mismo tiempo. La puesta en escena es violenta e impactante tanto en forma como en fondo. Forma debido, en parte, a la manera en que ciertos elementos que se utilizan en la obra como cintas métricas, estambre y papel de baño son reinterpretados y reutilizados en distintas formas. La cinta métrica son cadenas y el papel de baño una soga de ejecución. Una cinta de cassette son vísceras y el estambre se vuelve una mortaja.

Los objetos en la obra no tienen un uso funcional, sino que se convierten en elementos plásticos. El uso de la cinta métrica, de la cinta del cassette y del estambre busca que estos sean mucho más que simples cosas y sean tan abiertas como la mente del espectador.

La primera escena que escribí era sobre el cordón umbilical y las distancias que tiene que recorrer una madre.  La cinta métrica me parecía un elemento que marca distancia y que también es efímero pues aparece y desaparece. Me gustó mucho usarla ya que es un objeto muy noble. Es metal flexible.

Metal flexible me parece que se aplica también para los personajes que aparecen en “Umbilical” quienes se muestran duros e inflexibles con su pareja, violentos e iracundos hasta ser quebrados por el otro y el torturador se vuelve el torturado. Madre-hijo, esposo-esposa, secuestrador-víctima, títere-titiritero.

Yo concebí la obra más desde las artes visuales que del teatro.

El fondo de la obra viene a partir de una exploración sobre los niveles a los que se puede descender en cuestiones de codependencia. Tortura física y psicológica, amores y odios entrelazados.

A lo que aspiro es a que algunos espectadores se pregunten cómo se sienten sobre este tipo de relaciones. Yo creo que a algunos les gusta dominar, mientras que a otros les gusta ser dominados. Es la simbiosis de lo que ocurre en muchas relaciones. Y esto sucede en lo micro o en lo macro, ya sea de manera doméstica o de estado. Para muchos es más fácil ser gobernados y asumir ese papel de títere. Lo que busco es que cada quien piense a qué tipo de lazo está conectado.

El propósito del teatro experimental es hacer lo que no se hace en otras salas y ver quien lo resiste. Tiene que ser una apuesta que vaya en contra del teatro convencional.

¿Quién es el titiritero de nuestras vidas?

Cada uno tiene uno distinto. Ni siquiera tenemos uno para toda la vida. Van cambiando, e  incluso cambian los títeres. De ambas partes jalamos cuerdas.

No puedo discutirle. Estoy de acuerdo con él. No me gusta admitirlo pero tiene razón. Richard Viqueira habla con franqueza y candor de temas de los cuales normalmente no queremos ni pensar. Pero lo hace, y lo lleva a la escena, e impacta. Lo único que puedo pedirle a este gran creador sería… más. Mucho más. Excelente propuesta plástico-visual de un innovador teatral. Me quedo con la esperanza de que esto, sólo es el principio. 

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia
Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com
www.entretenia.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: Umbilical
AUTOR: Richard Viqueira
DIRECTOR: Richard Viqueira
ACTUAN: Richard Viqueira y Valentina Garibay
DÓNDE: Centro Cultural Carreter 45
DIRECCIÓN: Juan Lucas Lassaga 122. COlonia Obrera. Atrás del Metro San Antonio Abad.
CUANDO: Viernes 20:30, Sábado 19:00 y Domingo 18:00
COSTO: $150 general, $75 estudiantes. Boletos en taquilla
DURACIÓN: 75 mins sin intermedio, más 40 mins si se quedan a ver “Penélope y su rueca”. Cada quién decide.
DATOS DEL TEATRO: Carretera 45 es un nuevo foro que apuesta por un teatro arriesgado. Apoyémoslo.
FUERA DE TEMPORADA
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *