FIERCE

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes entienden que el amor es un baile feroz, libre de etiquetas, miedos o virus.

FIERCE

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“¡Bienvenidos, bienvenidas, bienvenides!”

La categoría de esta noche es cara. Al ritmo de música electrónica y bañado por luz neón roja, un hombre se mueve de manera hiper estilizada sobre la pasarela demostrando que no hay rostro más perfecto en todo el universo que el suyo. En una conferencia, ese mismo bailarín demuestra su fragilidad, una que lo ha llevado a los encuentros anónimos, a cerrar su cuerpo y su alma a los afectos verdaderos, a usar el humor y el sarcasmo como arma contra alguien que lo único que quisiera es darle su más honesto afecto. El virus que ha infectado al mundo no es aquel de tres letras y del que cantó Mecano; el virus es el miedo, es el odio, y el problema es que la pandemia ha infectado a demasiados.

“Somos el espejo de nuestras entrañas.”

C, un bailarín urbano no binario llegado a la Ciudad de México desde Los Ángeles para participar en una demostración de baile ,así como en una conferencia sobre el VIH en la actualidad, está buscando el amor. Más bien, y para ser específicos y honestos, está buscando con quien tener un encuentro sexual sin compromisos. Sin embargo, en esa búsqueda se topará con Bonita frente a una Cristo negra y las cosas cambiarán su curso de inmediato e irremediablemente. Vogue, el baile que nació entre las comunidades negras y latinas gay y trans de Nueva York entre las décadas de los sesentas y ochentas, es uno de los marcos referenciales eje sobre los que se construye “Fierce (Fiera)”, un espectáculo multidisciplinario bajo la dramaturgia y dirección de César Enríquez y Myrna Moguel. A través del arte vivo de la danza, la música y el teatro se busca denunciar tanto la discriminación que aún existe contra la comunidad LGBTQ+ y contra las personas que viven con VIH, como el profundo odio que existe en el interior de esa misma comunidad contra sus miembros, sentimiento arraigado por haber nacido fuera de los cánones establecidos por una sociedad incapaz de aceptar la diversidad.




“A veces me hablo en masculino, a veces me hablo en femenino, así es mi vida.”

Una relación amorosa entre personas serodiscordantes, una conferencia donde se abre una cándida sesión de preguntas y respuestas con el público asistente, un trío de jóvenes adolescentes plagados de prejuicios y adictos al celular critican todo a su alrededor usando peyorativos cargados de odio, y un hombre que ha aprendido a canalizar su rabia contra el mundo hacia la pista de baile. La raíz de “Fierce (Fiera)” se encuentra en la crítica social, en querer abrir conversaciones para que la ignorancia pierda terreno, en gritar a todo el pulmón que el amor siempre es bello no importa la manera en que se manifieste. El trabajo que logran a nivel dramaturgia Myrna Moguel y César Enríquez, creador de poderosos espectáculos de cabaret como La Prietty Guoman y Por Jodidos y Hocicones Mataron a los Actores, tiene la capacidad de ser divertido en su humor ácido, conmovedor en sus momentos más melodramáticos, incluso alcanzando contundencia emotiva que se traduce en lágrimas entre las butacas. No obstante, el collage de estímulos narrativos de los que hace uso la dupla de creadores no es capaz de llevar la línea dramática de manera cohesiva y ascendente hacia un verdadero clímax. La razón se encuentra en un abanico de temas y propuestas abierto de forma demasiado amplia, así como en una necesidad de reiterar estos mismos de manera constante, estancando la progresión. Síntesis de los muchos puntos a tratar sería un factor a que la historia se cuente de forma mucho más sostenida.

“A usted no se le juzga por gustarle el sexo, a nosotres sí.”

Un escenario en pasarela se convierte en un museo de arte en el centro de la Ciudad de México. A lo alto de un extremo del teatro, una mujer semidesnuda se ha convertido en una Jesús negra crucificada, una pieza de arte viva en contra de la violencia. Mientras que dos hombres admiran la pieza, se seducen, se conocen, y sus pensamientos hacen rompimientos en la escena mientras que luz neón los baña. La dirección que Enríquez y Moguel establecen para “Fierce (Fiera)” es una de plástica sumamente cuidada, donde luz, música, baile y vestuario se amalgaman en un despliegue estético que remite a un club nocturno de la escena ball neoyorquina, donde todo es permitido y posible, y donde lo que importa es ganar la categoría de baile anunciada. Apoyado por el diseño de escenografía, iluminación y vestuario de Mauricio Ascencio, así como de la musicalización en vivo de Alina Maldonado, el montaje cobra mayor vida cuando se convierte en una orgánica celebración a la diversidad, a la sexualidad y al amor, no tanto cuando el adoctrinaje y la manipulación emocional se vuelven el eje motor de la narrativa.




“¿Tienes miedo a que te amen?”

C explica con gran ironía los procesos de ligue a través de una app de encuentros. Cuando se ve cara a cara frente a la posibilidad de una relación verdadera, el sarcasmo se pierde y aparece un ser vulnerable, frágil, temeroso de ser lastimado una vez más. Durante una conferencia, el bailarín de Vogue responde a varias preguntas del público con la misma facilidad en que se transforma en cuestión de segundos en un imberbe adolescente lleno de prejuicios y desinformación. El eje actoral detrás de “Fierce (Fiera)” se encuentra en César Enríquez quien da gala de sus dotes histriónicas, de bailarín, de su capacidad de fractura sobre el escenario y del gran sentido del humor que lo caracteriza. A su lado, el resto del elenco conformado por Myrna Moguel, Omar Lozano y Jesús Giles hacen su mejor esfuerza con sus recursos actorales, sin llegar a estar al mismo nivel que el protagonista, provocando un desbalance general en la propuesta. Una vez dicho esto, se aplaude y se reconoce el nivel de honestidad y compromiso con el que claramente cada uno de los involucrados opera.

“La categoría es: ¡Love!”

Pareciera que el universo se ha alienado para decirme algo. No tiene más de dos meses desde que leí La Rabia de Terciopelo de Alan Downs y desde entonces me he enfrentado a casi una decena de propuestas escénicas en torno a la temática del odio que aun existe tanto dentro como fuera de la comunidad LGBT+. Esto no es una coincidencia, es el pulso de una sociedad que clama por un cambio, que vocifera con rabia la necesidad de abandonar el miedo, el prejuicio y la ignorancia en favor de un entendimiento de lo más simple: que el amor es amor, no importan las etiquetas. Hace diez años esto habría sonado a una utopía casi imposible de alcanzar. Hoy, dos pasos de una nueva década, este sueño se puede alcanzar si, y solo si, nos aprendemos a ver a los ojos con respeto y sin buscar qué juzgar.

 

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




 DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Fierce”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: César Enríquez y Myrna Mogel

ACTÚAN: César Enríquez, Myrna Moguel , Omar Lozano y Jesús Giles.

DÓNDE: Teatro La Capilla

DIRECCIÓN: Madrid 7, Del Carmen Coyoacán.

CUÁNDO: Viernes 20:00 horas. Hasta el 13 de Diciembre 2019.

COSTO: $250 entrada general. Boletos en taquilla o https://boletopolis.com/es/

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *