FANDO Y LIS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren ver lo absurda que es la codependencia en la era digital.

FANDO Y LIS

 
“Cuando llegues a Tar, conocerás la eternidad.”
 

Ella lo ama profundamente; él la dejó de ver hace tiempo por tener la mirada en otro mundo, para ser más precisos por tener su vista clavada en su Ipad, en internet, en otro lado. Ella busca huir de donde están, ir a un lugar mejor, encontrar la tierra prometida llamada Tar y vivir la utopía de la felicidad absoluta; él no se puede mover de donde está, atrapado en una silla de ruedas. No es paralítico, simplemente no se puede mover. Las cadenas físicas le han lastimado, los golpes la han hecho llorar amargamente, pero se va a quedar con él hasta la muerte, aunque él no llore en su funeral.

“Fando, te quiero mucho, no me hagas sufrir.”
 

Escrita en 1955 por el dramaturgo español Fernando Arrabal y convertida en una cinta de culto en 1968 por Alejandro Jodorowsky, “Fando y Lis” se ha convertido en una especie de elefante blanco casi intocable dentro del mundo del teatro. Pensar en un nuevo montaje es atrevido, pero la idea de siquiera adaptarla a una época actual resulta impensable, casi aberrante. Emmanuel Morales muestra arrojo y decisión al estrenar en El Círculo Teatral su interpretación de “Fando y Lis”, ubicada en un mundo obsesionado e idiotizado por las redes sociales, atrapado en sus aparatos electrónicos y enfrascados con el voyerismo de exhibir cuerpo y alma ante el mundo entero a través de una pantalla pero sin mostrar el más mínimo asomo de cariño a la persona que se tiene a lado.

“Siempre eres muy bueno conmigo.”
 

La temática de “Fando y Lis” es cruda y fascinante al mismo tiempo. El camino que se emprende para llegar a Tar, una utopía que los conducirá a la felicidad absoluta, es un sueño que claramente no existe, menos cuando los protagonistas viven una relación enfermiza y destructiva, llevando al límite nuestro concepto de codependencia. Fando y Lis se aman, nadie pone eso en duda, pero la violencia se ha convertido en un aspecto inseparable entre ellos y el sexo se ha ido pervirtiendo hasta convertirse en un verdadero circo donde ningún límite será suficiente para satisfacerlos.

“Me haces mucho daño pero no me quejo.”
 

La dirección de Emmanuel Morales es de gran interés en muchos niveles. Siempre he sido de la opinión de que el uso de proyecciones y video en una obra de teatro es muy delicado pues se corre el riesgo de depender demasiado de ellas y restarle foco a lo que está sucediendo en vivo en el escenario. En el caso de “Fando y Lis”, Emmanuel emplea la cámara digital de un Ipad y proyecciones en la pared del fondo de manera inteligente y sobrecogedora. Facebook, Farmville y redes sociales pornográficas hacen su aparición en distintos momentos de la obra con gran efectividad, salvo por un momento cómico involuntario que me parece está totalmente fuera de tono con la obra, culminando cuando Fando prende la cámara del Ipad para crear uno de los momentos teatrales más fuertes que he visto este año.

“Lo que quiero es que siempre me trates bien.”
 

Aunado a esto, la dirección física que Morales le imprime a “Fando y Lis” me pareció fascinante, aun cuando ciertamente es ambiciosa en sus pretensiones, brindándole un nuevo significado a la silla de ruedas donde Fando comienza la función y donde terminará postrada Lis. La inmovilidad, la parálisis, la imposibilidad de seguir adelante es reflejada de forma escalofriante a cada nuevo momento en que uno de los personajes toma asiento en esa silla. Estas ocasiones se contrastan duramente con cada malabar, pirueta y marometa que Enrique Alguibay, interpretando a Fando, da durante la función.

“Todos te pueden ver, pero yo soy el único que puede tocarte así.”
 

La confianza entre los actores es vital para el éxito de cualquier montaje. Ésta es patente entre los protagonistas de “Fando y Lis” quienes entran en dinámicas físicas, a veces incluso violentas, que dependen del buen desempeño de cada uno para evitar un accidente. María del Carmen Félix nos rompe el corazón mientras que nos desespera como Lis, una mujer golpeada, humillada y rebajada a menos que nada bajo el yugo del objeto de su amor. Alguibay nos provoca lástima e ira como un hombre presa de sus propios instintos, amando y destruyendo profundamente. Ambos actores impresionan en escena, María del Carmen con un profundo trabajo interno y emocional mientras que Enrique lleva su fisicalidad a expresar todo lo podrido que existe en su interior. Un trabajo profundo entre los dos actores y su director es evidente para poder desentrañar toda la oscuridad que encierra “Fando y Lis”.

“Todos están muy ocupados buscando la manera de engañarse a sí mismos.”
 

“Fando y Lis” es un viaje perturbador, violento y erótico que dejará la mente revolucionada para quienes se den permiso de explorar los rincones oscuros que habitan dentro de cada uno. Hace mucho años, menos de los que quisiera, me acerqué desesperado a un grupo de autoayuda que me fue recomendado por mi psicólogo. Todos los días, durante seis meses, fui a ese lugar para escuchar y a veces hablar de la manera en que los humanos somos capaces de destruir lo que más amamos. Hace mucho años, menos de los que quisiera, atendí a Codependientes Anónimos para tratar de resolver mis problemas de relación. Hace muchos años, menos de los que quisiera, yo era Fando y espero nunca más acercarme a él, a menos de que sea en los escenarios.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “Fando y Lis”
DRAMATURGIA: Fernando Arrabal
ADAPTACIÓN Y DIRECCIÓN: Emmanuel Morales
ACTÚAN: María del Carmen Félix y Enrique Alguibay.
PARTICIPACIÓN ESPECIAL EN VIDEO: Liz Gallardo, Alberto Estrella, Eréndira Ibarra, Hugo Catalán, Edmundo Vargas, Diego de Tovar, Leonardo Mackey, Hernán Romo.
DÓNDE: El Círculo Teatral
DIRECCIÓN: Veracruz 107, Colonia Condesa. Enfrente del Hotel Condesa DF.
CUÁNDO: Martes 20:30 hrs
COSTO: $150 entrada general $100 maestros, estudiante e INAPAM. Boletos en taquilla.
DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: El Círculo Teatral, dirigido por Alberto Estrella, ha sido remodelado y cuenta con una extensa cartelera que merece ser revisada. No cuenta con estacionamiento o valet parking.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *