COSAS DE PAPÁ Y MAMÁ

Por  |  Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean reír con una comedia que nos enseña que en el amor la tercera no es la vencida.

COSAS DE PAPÁ Y MAMÁ

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

 

“Creo que ya me morí y nadie me vino a avisar.”

Este caso clínico es digno de estudiarse. Todo empezó inocentemente en una sala de espera entre corazones que se detienen, piernas que no responden, pulmones que apenas respiran y toda una colección de achaques producto más de la soledad que de la edad. Rigoberto y Elena llevan demasiado tiempo solos, el flechazo fue casi de inmediato y es por todos bien sabido los poderes curativos del champagne. Sin embargo, sus hijos tienen una opinión un poco diferente a ellos sobre la edad en la que se puede amar.

“Se me acaba de parar el corazón, espérame.”

Tras enterarse que el color favorito de Elena es el verde, Rigoberto manda decorar su casa por completo de ese color en preparación a su primera cita. Una vez que ella llega, luego de hábilmente mandar a los dos hijos a ver una película de más de tres horas de duración al cine, los piropos aparecen al igual que los fantasmas de las relaciones pasadas. Nada de que preocuparse pues el champagne relaja las barreras y permite que el deseo fluya. El amor como un sentimiento atemporal y la forma en que los roles entre padres e hijos cambian con la edad son la base sobre la que el escritor español Alfonso Paso desarrolló su comedia “Cosas de Mamá y Papá”. Con un humor encantadoramente blanco y sumamente ingenioso, el dramaturgo consigue sendas carcajadas desde las butacas gracias a su habilidad para construir dos personajes por demás entrañables y a dos hijos que se niegan a aceptar que sus padres tienen derecho a enamorarse, igual que ellos si tan sólo se dieran cuenta.




“Te voy a durar menos de lo que duró Margarita Zavala de candidata.”

Una conversación creada a partir de slogans de productos farmacéuticos, constantes chistes referentes a la política mexicana, particularmente en favor del nuevo presidente electo y largos diálogos entre los personajes principales que a momentos podrían parecer una rutina de stand up cargada de referencias a la cultura pop más que una obra de teatro. La adaptación que realiza Óscar Ortiz de Pinedo a “Cosas de Papá y Mamá” se enfoca en explotar el colmillo escénico y la vena cómica de los protagonistas de la obra, muchas veces consiguiendo grandes carcajadas, otras innecesariamente extendiendo el montaje. Desde repetidas y muy obvias inserciones de productos hasta divertidísimas escenas de seducción y coquetería entre Rigoberto y Elena, el texto adaptado podrá ser demasiado largo, sin duda, pero es en las constantes risas del público que se demuestra que el texto funciona a manos llenas.

“El Omeprazol y yo somos uno mismo.”

Mientras esperan a que los atienda el Dr. Juan G. Bolaños, Rigoberto y Elena esperan pacientemente sentados en un sillón al centro del escenario. En sillas aparte, cada una de ellas en los extremos, hijo e hija se dan cuenta de que ambos son maestros y que comparten el mismo sueño de abrir una escuela. Después de que estos últimos salen de escena, bajo la excusa de tener que hacer unas llamadas telefónicas, papá y mamá se quedan solos para contarse sus respectivas dolencias. La dirección del mismo Jorge Ortiz de Pinedo para “Cosas de Papá y Mamá” es clara y directa, enfocada en contar su historia, en la mejor usanza del teatro de comedia de los ochentas. Entrada de los actores con espacio para que reciban sus aplausos, diálogos dirigidos hacia las butacas en vez de a los personajes y una propuesta visual clásicamente a la italiana son algunos de los elementos que demuestran esta propuesta,  hecho que no se debe de tomar como algo negativo pues funciona completamente dentro del espacio en el que existe la obra, un divertimento para toda la familia que nos recuerda sobre la posibilidad del amor en cualquier edad.




“¡Yo soy su ligue!”

Luego de disfrutar de unas cuantas copas de bebida burbujeante, Elena se relaja. Lo que en un inicio era una mujer nerviosa y recatada se va volviendo en una loba hambrienta por su presa. Rigoberto entre encantado y sorprendido no deja de rellenar la copa. La culminación de esta escena llega con una encantadoramente hilarante rendición de una de las canciones más icónicas de Broadway mezclada con un clásico de Chava Flores. No cabe duda de que la primordial razón para ver “Cosas de Papá y Mamá” radica en la oportunidad de ver a Jorge Ortiz de Pinedo y a Susana Alexander sobre el escenario haciendo lo que mejor saben hacer: provocar enormes risas en las butacas con la mayor seriedad del mundo. Tanto como un par de ancianos esperando la llegada de la parca o como dos enamorados Ortiz de Pinedo y Alexander demuestran ser dos fuerzas escénicas incomparables que se ganan la ovación final del público a pulso gracias a sus carismas y años de experiencia puestos al servicio del montaje. El resto del elenco lo conforman Daniela Luján, Sergio Zaldívar y Ricardo Margaleff, este último siendo merecedor de una mención especial ya que es capaz de conseguir sus propias carcajadas de parte de los espectadores con su estupendo sentido del timing cómico y la más delirante imitación de la señora Alexander.

“Los árboles viejos dan los frutos más dulces.”

Siempre he creído en el amor, sin importar en qué momento llega. Esto es debido a que mi mamá encontró al nuevo amor de su vida, tras la muerte de mi papá, ya bien entrada en sus cincuentas. Es cierto que no me encantó la idea de ver a mi madre con otro hombre, no puedo negar que en su momento me negué, pero tal y como lo dice “Cosas de Papá y Mamá” la tercera edad no es la vencida y todos, sin importar que tengamos 20, 40 0 100 años, tenemos derecho a amar c

 

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Cosas de Papá y Mamá”

DRAMATURGIA: Alfonso Paso

DIRECCIÓN: Jorge Ortiz de Pinedo

ACTÚAN: Jorge Ortiz de Pinedo, Susana Alexander, Daniel Luján, Ricardo Margaleff y Sergio Zaldívar.

DÓNDE: Teatro Royal Pedregal.
DIRECCIÓN: Periferico Sur 4363, Colonia Jardines de la Montaña.

CUÁNDO: Viernes 19:00 y 21:30, Sábado 18:00 y 20:30, Domingo 17:00 y 19:30 horas. Hasta el 7 de Octubre.

COSTO: $700, $600, $450 y $300. Boletos en taquilla y en www.ticketmaster.com.mx

DURACIÓN: 150 minutos con un intermedio.

DATOS DEL TEATRO:  Cuenta con valet parking.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

2 Comments

  1. Judith Hinojosa

    9 octubre, 2018 at 11:51 pm

    Hola. Solo quiero comentarte que la dirección de esta extraordinaria comedia es del señor Jorge Ortiz de Pinedo. Oscar Ortíz de Pinedo, su hijo, solo hizo la adaptación, así están los créditos en el programa de mano de la obra.

    • admin_entretenia

      10 octubre, 2018 at 11:46 am

      Tienes toda la razón. Ya está hecha la corrección en la crítica. Gracias por leernos y por tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *