¿CÓMO SE LLAMA?

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren descubrir, junto con los niños,  el nombre de ese sentimiento que llena los ojos de lágrimas.

¿CÓMO SE LLAMA?

Por Juan Carlos Araujo

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“Hace tiempo perdí a alguien muy querido y eso trasformó mi vida.”
 

Despierta, abre los ojos y como por arte de magia esa cosa que le inunda el alma, que le oprime el pecho y le acongoja el corazón se hace presente. Su andar ya no tiene la misma energía, su mente ha dejado de ver hacia las casas de los vecinos con curiosidad e imaginación, ahora sólo sigue su día en automático, como si un reflejo distorsionado de sí mismo fuera el que se encargara de su propia vida. Tal vez un buen baño ayudaría, quizás una semilla es la que guarda la solución a eso que le humedece los ojos a la menor provocación y que sencillamente no sabe qué es. Paciencia buen hombre, lo que sientes es aquello que todos han sentido en algún momento y, aunque parezca que no, el trabajo volverá a tener sentido, los colores volverán a ser bellos, el pan tendrá un exquisito sabor a arándanos y la vida habrá de continuar.

“El doctor me dijo que respirara cuando sintiera esto.”
 

El proceso de la pérdida es retratado con absoluta honestidad, poeticidad, muchísimo humor  y gran teatralidad en “¿Cómo se Llama?” del autor y director Leonardo Ortizgris, quien sorprende con un texto que evidencia el profundo vínculo que el autor tiene con el tema, muy posiblemente hablando a partir de sus propias vivencias. El ir y venir de un hombre que ha perdido a alguien que amaba, día tras día, de casa al trabajo y de regreso sin la menor motivación que lo ayude a salir del estado de depresión en el que se encuentra es retratado a partir de la creación de un alter-ego que sirve como el espejo de alguien que ha dejado de existir por completo y ha sido sustituido por una carcasa vacía que sólo quisiera permanecer en la cama por el resto de sus días.

“Esto que siento lo metieron en el cajón de las enfermedades.”
 

Esto podría ser sin duda el planteamiento para una obra profundamente oscura; sin embargo, Ortizgris consigue un muy bien logrado equilibrio en “¿Cómo se Llama?” entre la sinceridad de sus palabras al momento de exponer lo doloroso que resulta la pérdida de ese alguien amado, con una dosis de inocencia, humor e ingenio que provoca la constante risa tanto de niños como de adultos en medio de sentir un duro nudo en la garganta que amenaza con ganar la batalla en contra de las lágrimas. Cada diálogo, cada escena, cada personaje y cada situación vienen desde el interior de Leonardo, quien ha conseguido sacar lo mejor de sí para crear una obra de enorme belleza, mezclando la dura realidad de no volver a ver a alguien, reflejado en la soledad de un parque lleno de gente, con verdaderas carcajadas provocadas por el simple hecho de preparar un café o enfrentar al terrible enemigo que es la oficina.

“La vida me sabe a flores.”
 

La dirección escénica del mismo Ortizgris se desarrolla a partir de la creación de un escenario conformado por cajas de cartón que encierran, o mejor dicho compartimentan, diferentes aspectos de la vida de un hombre que ha dejado de ver el color o el sentido mismo de la vida. La manipulación de este espacio que poco a poco revela toda una serie de sorprendentes universos, un uso de lo más imaginativo y atractivo de imanes y proyecciones para deleite de chicos y grandes, un ritmo que eleva los trazos escénicos a niveles coreográficos precisos, la presencia de elementos clown graciosísimos a lo largo de la obra y toda una serie de minúsculos elementos que aportan detalles de enorme significancia al montaje son un claro reflejo del gran cuidado con que Ortizgris ha elaborado su visión para que tenga el mayor impacto posible sobre cada uno de los asistentes, independientemente de su edad. “¿Cómo se Llama?” a nivel dirección es una lección de todo lo que se puede lograr con un mínimo de recursos, una sobreabundancia de imaginación y un claro sentido de lo que conforma el buen teatro.

“Sigo sin saber cómo se llama esto que tengo adentro.”
 

La presencia del siempre simpático Alfonso Borbolla se ha convertido en una garantía de calidad y diversión para los montajes en que participa. En el caso de “¿Cómo se Llama?”, Borbolla, quien ha sido responsable de mis múltiples carcajadas en obras como “¡Atrápalo si Puedes!” o “Improbeach 2014” (críticas en www.entretenia.com), aporta toda su fuerza interpretativa, tanto seria como cómica, para servir como apoyo y reflejo de los sentimientos de pérdida que el personaje está compartiendo en escena. Con su siempre presente capacidad de hacer reír a los asistentes, pero ahora también con un claro compromiso por proyectar los sentimientos de dolor que se están tratando en escena, Borbolla se ve inundado durante la obra por el peso de todas las opiniones de sus amigos por estar mejor con la misma facilidad con la que enarbola un estuche para planos como si fuera una lanza durante un duelo a muerte contra sí mismo.

“Hoy intento que mi día cambie.”
 

El trabajo actoral de Leonardo Ortizgris, quien recientemente terminó una muy exitosa temporada de “Tom en la Granja” (crítica en www.entretenia.com), es  digno de admiración, respeto y grandes aplausos a partir de una entrega absoluta, descarnada y hermosa a su propio texto, a las imágenes que él mismo ha propuesto como director, hasta dejar absolutamente al descubierto sus sentimientos, su alma y corazón, en una interpretación que mueve al público muchas veces a la risa antes de contagiar sus ojos rojos, atestados de lágrimas, sobre el espectador que quisiera bajar al escenario, rodearlo con los brazos para asegurarle que todo estará bien. Leonardo se desmorona y reconstruye en escena una y otra vez dejando a los niños asistentes fascinados con su habilidad para usar imanes, con la manera en que un portafolios se convierte en un escudo, mientras que los adultos contienen un sollozo ante un relajante baño que consigo trae la paz.

“Ese árbol nunca va a suplir mi pena.”
 

Cuando mi papá murió yo tenía doce años. Ante la magnitud de tan terrible realidad a la que me enfrentaba, mi cerebro decidió darle la orden a mi cuerpo de que se apagara, de que muriera, sumiéndome en una depresión clínica que duró seis meses. Ese niño de doce años no sabía exactamente lo que le pasaba, lo que sentía, pero entendía que era algo terrible, que lo ahogaba por completo y que le robaba todo deseo de ver el inicio del siguiente día. Un buen día me sentí mejor, le pedí a mi mamá que me llevara a la escuela, y la vida prosiguió. Nunca volvió a ser igual, pero ha sido buena, he sido profundamente feliz y ahora vivo en paz con su ausencia física, nunca la espiritual. El sabor de pan de arándanos es verdadera ambrosía en mi paladar pues me recuerda que estoy vivo, que mi única misión es ser feliz, pues yo sé que eso es lo único que mi papá espera de mí dondequiera que esté.

Búscanos en Facebook como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “¿Cómo se Llama?”
DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Leonardo Ortizgris
ACTÚAN: Leonardo Ortizgris y Alfonso Borbolla.
DÓNDE: Foro “El Bicho”
DIRECCIÓN: Colima 268, esquina con Insurgentes. Colonia Roma. Estación de Metrobus Durango
CUÁNDO: Sábado y Domingo 13:00 hrs.
COSTO: Cooperación voluntaria sugerida de $140 Reservaciones en elbichoreservaciones@gmail.com
DURACIÓN: 55 minutos sin intermedio
DATOS DEL TEATRO: Un foro independiente en el corazón de la Roma que apuesta por un teatro diferente e innovador. No cuentan con lugar para estacionarse, pero hay estacionamientos públicos en el área.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *