CASI TRANSILVANIA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean divertirse con una cómica historia de suspenso protagonizada por vampiros energéticos.

CASI TRANSILVANIA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“Usted se está muriendo.”

Los análisis de laboratorio no podrían contener peores noticias: su sangre lo ha traicionado. Por ello, la película debe completarse lo antes posible o de lo contrario podría ser demasiado tarde. Francisca la mesera cree en el poder del destino, en los secretos ocultos en las líneas de la mano, mientras que Julia la escritora tiene que lidiar con su vampírica madre, dos perras y una revelación que pone en tela de juicio todo lo que creía sobre su matrimonio. Sin embargo, la que verdaderamente vendrá a chuparle la sangre la todo aquel que se le acerca será… alguien cuyo nombre realmente no es importante.

“Soy yo el que se está desvaneciendo en los espejos.”

Se ha llevado a cabo un crimen esta noche. Una limítrofe niega rotundamente haber sido participe, la bien intencionada mesera admite de inmediato su culpabilidad, el director de cine recién nominado no termina de entender lo que ha pasado. Nada es lo que parece. Los vampiros, aquellos que no se alimentan de sangre sino de la energía de los demás, es una de las piezas fundamentales sobre la que se basa “Casi Transilvania”, una comedia con tintes de suspenso de la reconocida dramaturga mexicana Bárbara Colio. Haciendo gala de humor negro, uno donde el público puede soltar una carcajada a partir de la enfermedad crónica de un personaje o del verdadero trance de otro por encontrar su identidad dentro del universo, la dramaturga hilvana con destreza una telaraña narrativa que presenta a cuatro personajes profundamente fallidos tratando de salir adelante a pesar de las carencias emocionales o físicas y que los llevan ya sea a ser vampiros o víctimas.




“Te pediría que no me chupes la sangre.”

Engaños y secretos, traiciones y chantajes, psicopatías fuera de control y enfermedades crónicas, todo ello envuelto en una historia que poco a poco va revelando sus giros de tuerca, mostrando que las cosas son mucho más oscuras, y divertidas, de lo que se pensó en un principio. Ciertamente “Casi Transilvania” explora toda una serie de vertientes con inteligencia y profundidad como lo son la codependencia, la búsqueda del ser, la intervención del destino en la vida de las personas o la necesidad de reconocimiento a toda costa. Sin embargo, resulta refrescante y verdaderamente digno de aplaudirse que esto se haga a través de una muy buena trama, con personajes complejos y verdaderos, donde el espectador se va compenetrando cada vez más con la trama hasta encontrarse al filo de la butaca en un montaje que ante todo busca su entretenimiento. Discursiva a momentos, sí, demasiado larga en su parte media, también, pero a pesar de ello Colio demuestra ser una gran contadora de historias, combinando diestramente la profundidad de los trances humanos con la comedia y el divertimento que puede provocar una psicótica queriendo que se repita su escena de la película veinte veces o con una escritora atormentada por una diva que jura no ver su reflejo en los espejos del hotel en el que se hospeda.

“Qué hermoso es el color de tu sangre.”

En la banca de un parque Hugo fuma un cigarro nervioso. En sus manos, un sobre con malas noticias que él no sabe interpretar pero que la mujer sentada a su lado sí. A cambio de la lectura, la joven le pide ver la palma de su mano para indagar sobre que le depara el destino. El resultado de este intercambio, uno que sucede mientras una palmera está siendo destrozada por un inepto con una sierra eléctrica, es la posibilidad de que ambos trabajen juntos en la película que Hugo esta filmando. Apoyada por un interesante y eficaz trabajo de escenografía e iluminación a cargo de Matías Gorlero, donde las sombras son las encargadas de crear los distintos espacios y ambientes a lo largo de la obra, la dirección de Bárbara Colio en “Casi Transilvania” es, en su mayor parte, enfocada en contar la historia y en conseguir un involucramiento con cada uno de los personajes. A pesar de una innecesaria y no justificada escena de tango entre Julia y Hugo, donde el vampirismo emocional de Hugo cae en lo ilustrativo y condescendiente hacia el espectador, la propuesta de Colio consigue un ritmo sostenido, crea tensión dramática en crescendo y consigue risas constantes en medio de una situación que en verdad no es nada graciosa.




“¿Cómo te atreves a escribir personajes tan insignificantes?”

Tres mujeres se encuentran cara a cara en medio de una desesperada búsqueda por recuperar a Frida y Gala, las dos perritas de una verdadera leyenda de la pantalla. La que inventa esta siendo apuntada con una pistola por la que hace, mientras que la que es se encuentra paralizada de terror. Cada una de ellas encapsula en un momento de silencio las diferentes emociones que las han embargado ese día y que las han llevado a ese momento cumbre de la puesta en escena. “Casi Transilvania” se fortalece por el trabajo actoral del elenco femenino conformado por Lumi Cavazos, Sophie Alexander-Katz y Martha Mega. Mientras que Cavazos encarna de manera veraz la exasperación de una escritora agotada por el peso de sus múltiples complicaciones, madre castrante incluida, Martha Mega consigue ser una inocente y frágil mesera aficionada al cine y capaz de creer en el destino a pesar de estar condenada. Sin embargo, las palmas las consigue Alexander-Katz como una pseudo-actriz limítrofe que poco a poco va perdiendo el piso y el contacto con la realidad a medida que nadie tiene la menor conciencia de su propio nombre. El trabajo que realiza Tomás Rojas como el director de cine Hugo queda atrapado en la forma, en la pretensión de las emociones, un contraste poco afortunado frente a sus contrapartes femeninas.

“Es tu guion, pero es mi vida.”

Es verdaderamente agotador lidiar con aquellos que se alimentan de la energía de los demás, hoy comúnmente llamados personas tóxicas. En redes sociales, en el trabajo, miembros de la familia o incluso amigos, muchas veces nos encontramos rodeados de seres de la noche que, al no encontrar las mieles del placer en sus propias existencias, recurren a otros para satisfacerse. No, no estamos en Transilvania, el ajo no los aleja y es muy posible que podamos ver sus reflejos en el espejo. Eso no les quita de ninguna manera lo vampiros.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Casi Transilvania”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Bárbara Colio

ACTUA: Tomás Rojas, Sophie Alexander-Katz, Martha Mega y Lumi Cavazos.

DÓNDE: La Teatrería.
DIRECCIÓN: Tabasco 152, Colonia Roma.

CUÁNDO: Viernes 20:30, Sábado 18:30 y 20:30, Domingo 17:30 y 19:30 horas. Hasta el 9 de Junio.

COSTO: $450. Boletos en taquilla y www.lateatreria.com

DURACIÓN: 80 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *