YANGA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes desean acercarse al legado e historia de los afrodescendientes en nuestro país.

YANGA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

“En un pliego pienso cifrar nuestra libertad.”

La Nueva España a principios del siglo XVII. En medio de la Villa Rica de la Vera Cruz un esclavo decidió serlo no más, un hombre tuvo el valor de romper sus cadenas en busca de su libertad. No más marcas de fuego sobre el cuerpo o cara de los negros que, en contra de su voluntad, fueron traídos a tierras desconocidas para ser vendidos como mercancía, no más revisiones de dentaduras como si se trataran de jamelgos o vacas, no más humillaciones por hacendados que se creen dueños de otras vidas humanas. Su nombre es Gaspar Yanga y la historia lo habrá de recordar.

“No, no es cosa, es persona.”

La historia de los afrodescendientes que habitan en nuestro país, una plagada de sangre y violencia, de abusos y esclavitud, es un tema prácticamente desconocido por la sociedad mexicana. El dramaturgo Jaime Chabaud ataca esta profunda ignorancia con su obra “Yanga” una pieza de teatro histórico que narra de manera ficcionalizada la historia de Gaspar Yanga, hombre quien fuera líder de una banda de esclavos que logró escapar de sus amos y que construyó la primera colonia libre de América en medio de las remotas montañas de difícil acceso de Veracruz.





“¿Hay negro al que no lo marquen con fuego?”

Negociaciones turbias entre hacendados donde 50,000 monedas son intercambiadas por 20 negros y una garantía difícil de aceptar, la intervención de la iglesia en la lucha por los derechos de los negros que llega hasta oídos del virrey y un triángulo amoroso entre el personaje titular, una bella esclava y su dueño, Don Pedro González de Herrera. A través de la inserción de algunas líneas argumentales paralelas a la lucha por la libertad de los negros, Chabaud consigue aligerar y hacer más amigable para el espectador casual lo que de otra manera podría ser una percibido como obra densa y lejana. Asímismo, la evidente presteza lingüística del autor da como resultado que “Yanga” sea un deleite gracias a bellos diálogos y, específicamente, a un monólogo inicial en boca de Santiaga donde se establece el universo en el que existe la puesta en escena.

“El vientre de negra sólo ha de producir esclavos.”

Con tan sólo el uso de hielo seco y una tela roja de gran tamaño, una hacienda arde en llamas. Esa misma tela ayuda, junto con unos palos de madera, a la recreación del palacio del virrey de la Nueva España. Ritmos y coreografías tribales basados en instrumentos de percusiones en su mayoría, incluidas unas campanas tubulares capaces de crear un llamado a misa con toda fidelidad. La traducción de “Yanga” que realiza la directora Alicia Martínez Álvarez de texto a escena potencializa las palabras de Chabaud a una fuerza contundente que mantiene al espectador en un constante estado de asombro ante las variadas e imaginativas formas en que la historia es teatralizada con tan sólo un puñado de elementos bien utilizados. De tal manera, una simple soga se convierte en los desesperados amarres que ponen a una mujer a la misericordia de su amo, unos cuantos palos colocados entre dos hombres es un confesionario y un poco de polvo blanco sobre rostros negros da paso a un detallado recuento del nefando e inhumano trayecto que vivían los esclavos en su trayecto de África a la Nueva España.





“Acércate mi princesa de Ébano.”

Fabrina Melón, en su papel del acotador, invita directamente a los espectadores a dibujar con los ojos cerrados una imagen del Veracruz de 1608. Más adelante, en cuello Victoriano y con polvo blanco en la cara, da clase magistral junto con Esteban Caicedo, de cada detalle del maltrato a los esclavos con exquisito humor negro. Marisol Castillo, en su rol como Santiaga, ruega desesperada por el bienestar de su hijo recién nacido ante el cruel Don Pedro, minutos después de haber confrontado con rabia a su amante negro por no querer tocar su vientre con hijo. “Yanga” brilla actoralmente gracias al sólido trabajo que realizan tanto Melón como Castillo, ambos realizados a partir de la entraña, la verdad y el talento. El resto del elenco, conformado por Jesús Delgado, Diego Garza, Jorge de los Reyes y Esteban Caicedo cumplen con sus personajes de manera solvente, destacando la vena cómica que Caicedo demuestra al momento de encarnar al virrey de la Nueva España.

“¿Por qué macular con sangre mi casa pretendes?”

Yo confieso no haber mostrado mucho interés en “Yanga” al momento de recibir la invitación a ver la obra. A pesar de fuertes credenciales entre los creativos involucrados, la historia de un rebelde de afrodescendencia en el siglo XVII no era algo que me resultaba necesariamente apetecible. Pocas veces el poder del teatro queda mejor en evidencia que cuando un gran montaje me cierra la boca, me demuestra que, sin importar cuál sea el tema, cuando hay talento siempre puede suceder la magia que me lleva a aplaudir con todas mis fuerzas. Gracias Mulato Teatro por recordarme que los prejuicios no llevan a nada y podrían ser detractores de una esplendida puesta en escena.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia





DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Yanga”

DRAMATURGIA: Jaime Chabaud

DIRECCIÓN: Alicia Martínez Álvarez

ACTÚAN: Jesús Delgado, Marisol Castillo, Diego Garza, Jorge de los Reyes, Esteban Caicedo y Fabrina Melón.

DÓNDE: Sala Xavier Villaurrutia dentro del Centro Cultural del Bosque.

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs. Hasta el 24 de Junio.

COSTO: $150. Boletos en taquilla y en ticketmaster.

DURACIÓN: 120 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra. Se encuentra detrás del Auditorio Nacional.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *