VORAZ

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes entienden que la peor de las jaulas es la que impone la sociedad.

VORAZ

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

“¿Les gusta verme así, amarrado y encerrado?”

Encerrado. Atrapado entre cuatro paredes que le impiden escapar. Amarrado. Atado a ligaduras de las que pareciera imposible liberarse. Hambre. Necesidad que carcome sus entrañas, devora su interior, que clama ser satisfecha. Como animal en una jaula se encuentra, exhibido como un monstruo antinatural. Su pecado es atreverse a ser diferente, a querer volar con sus propias alas, a querer ser sin tener que seguir los cánones establecidos por la bendita sociedad.

“Soy todo aquello que nadie quiere sentir.”

Una criatura, podría ser un ángel, se encuentra suspendido en medio de una jaula. Sus ataduras lo mantienen a flote. Trata desesperadamente de emprender el vuelo, de correr, de salir de donde se encuentra… todos sus intentos sin infructuosos. La incansable lucha contra lo establecido, por tratar de ser único bajo circunstancias que parecieran insuperables, es el eje principal sobre el que David Orci construye “Voraz”, una interesante exploración escénica donde la individualidad se pone en directo conflicto con los intereses del colectivo.

“Ustedes son los verdaderos salvajes.”

Ahora un ave, ahora un paciente que despierta de un coma de cinco años. Pérdida de identidad, una madre que pertenece al sistema y una supuesta bestia que debería ser amaestrada. Todo esto dentro de un marco de infinito apetito que nunca es saciado. Con ligeros ecos a Esperando a Godot a momentos y tratando el tema desde diversas aristas, “Voraz” es ambicioso en sus pretensiones dramatúrgicas pero con resultados positivos por la bien llevada poeticidad de las palabras y la clara urgencia que se logra permear en el texto de Orci.





“Aquí no importan las diferencias, sólo los resultados.”

Un cubo metálico de grandes dimensiones iluminado de manera cálida o gélida según las necesidades de la escena, telas que penden desde sus esquinas para crear poderosas imágenes que aluden al encierro, en el fondo y a lo alto una mujer toca el violín tanto de manera melódica como discordante. Sin duda, el verdadero atractivo de “Voraz” radica en la concepción espacial que el director Ricardo Enríquez utiliza para llevar un texto más conceptual que narrativo al escenario. De tal manera, las imágenes que se sugieren en la dramaturgia de Orci se vuelven contundentes en el imaginario de Enríquez quien logra traducir cabalmente a un lenguaje teatral que las empodera y lleva a nuevos niveles de significado. El hambre se vuelve clara, la necesidad de huir imperativa, el horror de las normas sociales abominables.

“Es más peligrosa tu rabia oculta que mi rabia expuesta.”

Trepando por la estructura metálica del cubo, un hombre que se declara como ave clama su ansia de emprender el vuelo. Un doctor le revela a su paciente una realidad casi imposible de comprender. Un ser encerrado y atado corre a toda velocidad sin avanzar un solo centímetro. Cada una de las vértices que “Voraz” toma, así como cada una de las decisiones escénicas que toma su director, requieren de dos aspectos absolutamente necesarios para que la puesta en escena funcione a nivel actoral: fisicalidad comprometida y honestidad emocional. David Orci e Ignacio Pereda cumplen cabalmente con el primer requisito, desplegando sus habilidades corporales para la interpretación. Sin embargo, es en el segundo rubro donde se debe de continuar trabajando en el caso de ambos actores para que las palabras tengan verdadera resonancia, para alcanzar una fractura verdadera y así que el público pueda compartir los sentimientos de encierro y desesperación. Una vez que se llegue a ese punto, “Voraz” tendrá un impacto de mayor contundencia.

“Les prometo que ya voy a ser como ustedes.”

A mis 44 años debo confesar que no ha sido fácil liberar mi identidad de los barrotes que las bellas imágenes públicas me han impuesto… que yo mismo he permitido ser impuestas sobre mí. Tratar de actuar, de ser, de aparentar. Mentir, bajar la mirada, callar. Hechos que no sólo yo, muchos, demasiados, somos culpables de haber hecho para que los demás acepten lo que en verdad es una mera fachada o no más que una charada. Sin embargo, me siento orgulloso de que esa prisión ha desaparecido en mi vida, no me interesa buscar el agrado de los demás si eso implica tener que no ser yo mismo. Hoy me encuentro fuera de la jaula, hoy mi hambre ha sido saciada.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Voraz”

DRAMATURGIA: David Orci

DIRECCIÓN: Ricardo Enriquez

ACTUAN: David Orci, Ignacio Pereda, Alberto Garmassi y Ana Florencia Pérez (alternan funciones).

DÓNDE: Teatro La Capilla

DIRECCIÓN: Madrid 7, Del Carmen Coyoacán.

CUÁNDO: Miércoles 20:00 hrs. Hasta el 25 de Abril.

COSTO: $200 entrada general. Aplican descuentos. Boletos en taquilla y en www.redticket.com.mx

DURACIÓN: 50 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *