VISCERAL

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes desean ovacionar un poderoso monólogo sobre la rabia que provoca vivir.

VISCERAL

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“Hoy es el día de la muerte de mi madre.”

6:15 de la mañana. La alarma suena y ya todo está mal. Ya sea porque la maldita vecina de enfrente está de chismosa en la ventana o porque el imbécil del camión no se pudo para unos cuantos metros antes de la parada para que se pudiera subir, sin contar por supuesto la mirada lasciva del gordo infeliz ese en la calle, todo es motivo para desencadenar su furia desbordada. El que hoy sea el día que muere su madre, que su padre los abandonó hace tiempo o que haya sido víctima de múltiples abusos.. esas sólo son pendejadas.

“Haré lo que me venga en gana hacer y punto.”

El fúrico camino que tiene que recorrer Verónica desde que despierta hasta que sale del hospital donde su madre tendrá una muerte asistida ese día es retratado con brutal fuerza en “Visceral” de Adrián Vázquez, uno de los dramaturgos de monólogos más interesantes dentro de la escena mexicana. Con su característico estilo narratúrgico de escritura, con un lenguaje que refleja el fuego interno que no para de quemar a la protagonista y un humor negro que arranca constantes carcajadas involuntarias, la obra se presenta como un verdadero tour de force emocional tanto para la actriz sobre el escenario como para el espectador que no puede evitar caer hipnotizado por la envolvente anécdota.

“Sus 30 centímetros se han convertido en un chiste.”

Cada vez que Verónica, el joven personaje que protagoniza “Visceral”, se acerca a cualquier sentimiento real que no sea el enojo, detiene de inmediato su narración y deshecha el resto de la anécdota como una pendejada. La manera en que Vázquez inyecta vida a la aguerrida joven, la dota de toda una gama de virtudes y defectos, mismos que son claramente vislumbrados durante una muy clara explicación de su vida sexual, son testimonio del gran trabajo dramatúrgico que el escritor realiza. De tal manera, la decisión de Verónica de tener toda una multiplicidad de amantes se puede leer como un acto de rebeldía adolescente, como una venganza personal contra todos los hombres o como un grito desesperado de ayuda de una muchacha que no puede lidiar con sus sentimientos de culpa, dolor y abandono mas que con una guerra perenne contra todo aquel que tenga el infortunio de cruzarse en su camino. Esta diversidad de interpretaciones es tan sólo una pequeña parte de un gran todo que conforma el texto de “Visceral”, un enorme acierto en el acervo dramatúrgico del también director y actor.





“Qué patéticos son los adultos cuando se comportan como adolescentes desenfrenados.”

Un sillón rojo de piel en el centro del escenario. A lo alto, una lampara que lo alumbra. El resto del escenario está vacío salvo por la actriz encargada de interpretar la obra. En una de las escenas más macabras de la puesta en escena, transiciones entre oscuros totales y una iluminación centrada en el antes mencionado sillón marcan una etapa siniestra de la protagonista en la que fue víctima de una serie de violaciones. Siendo absolutamente congruente con la línea de dirección establecida por su propia compañía teatral Los Tristes Tigres, donde se apuesta por completo por la construcción de montajes a partir de la actoralidad tanto vocal como corporal, Adrián Vázquez establece que sea la actriz quien lleve toda la carga escénica, con tan sólo unos cuantos elementos de escenografía e iluminación para apoyarla. Es así que el ritmo preciso, casi milimétrico, en que se entregan los diálogos, así como el cuidado extremo que se le da al tono para nunca caer en el terreno del chantaje o el exacerbado melodrama dan como resultado una dirección limpia, clara y precisa muy en línea con trabajo pasado de Vázquez y su compañía.

“Dale de comer a esa bestia y convive con ella.”

Con ojos desorbitados Verónica comparte su sentir al descubrirse desnuda en un cuarto anónimo con un desconocido a su lado; con una sorpresa que casi se convierte en franco terror, escucha a un anciano que le comparte como él también fue joven y que entiende perfectamente lo que pasa por su cabeza; con fragilidad y ternura, se abraza de un enorme doctor fanático de Metallica. Cada uno de los matices que la actriz Verónica Bravo imprime al personaje protagónico de “Visceral” es dotado de fractura, honestidad y gracia. Sus gritos de rabia son igual de veraces que sus lágrimas de impotencia, su débil sonrisa tras leer una carta de mamá rompe el corazón con la misma facilidad que su lamentable intento por cobrar venganza de su padre enseñándole los calzones a sus compañeros de clase causa una mezcla de ternura, simpatía y un toque de repulsión. Bravo demuestra su capacidad y rango actoral, su capacidad de sostener tan complejo texto enteramente en sus hombros, su compromiso total a un proyecto que sin duda tendrá larga vida por su exquisita calidad.

“¿Por qué la gente tiene que morir tan temprano?”

Vivir no es fácil. Menos cuando uno se tiene que enfrentar a la dura realidad de que la gente que amamos se puede enfermar, incluso morir, que los ídolos de nuestra infancia pueden caer con el peso de su llana humanidad. Los mecanismos de defensa que cada uno de nosotros establece para poder sobrellevar los reveses que nos da la vida son múltiples. Algunos escogen la rabia, como lo hizo Verónica, algunos la depresión clínica quedándose postrados en una cama tras la muerte de su padre como lo hice yo. Somos humanos, nos duele vivir, nos duelen los golpes y las pérdidas, y a veces lo único que nos puede ayudar a seguir adelante es un grito desquiciado de absoluta furia.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Visceral”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Adrián Vázquez

ACTUA: Verónica Bravo

DÓNDE: Teatro La Capilla

DIRECCIÓN: Madrid 7, Del Carmen Coyoacán.

CUÁNDO: Domingo 18:00 hrs. Hasta el 25 de Marzo.

COSTO: $300 entrada general. Aplican descuentos. Boletos en taquilla y en www.redticket.com.mx

DURACIÓN: 50 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *