UN BANQUETE PARA EL DIFUNTO DON QUIJOTE

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean atender a un velorio donde la comida manchega y el circo son los principales invitados.

UN BANQUETE PARA EL DIFUNTO DON QUIJOTE

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

 

“¡Qué bueno que ya llegaron las plañideras!”

Don Alonso Quijano ha muerto. Los deudos están a punto de llegar al velorio donde se honrará la vida y obra de tan gran hombre. Es por ello que el siempre fiel amigo Sancho Panza se ha dado a la tarea de organizarlo todo para que el evento salga tal y como merecería un hombre capaz de enfrentar a los más grandes gigantes sin el menor temor. ¡Que entren las plañideras y los malabaristas, que se baile y cante a viva voz, que se deleiten todos con los manjares que se habrán de servir! ¡Este funeral es la más grande celebración a la libertad!

“Este será un velorio muy especial.”

Quizás el más icónico de todos los personajes dentro de la literatura hispana, Don Quijote de la Mancha, creado por Miguel de Cervantes en el siglo, ha sido fuente de inspiración para un sinnúmero de creaciones artísticas. Desde adaptaciones cinematográficas o pinturas hasta un musical de Broadway, el ingenioso hidalgo y su misión caballeresca siempre ha encontrado la manera de mantenerse vigente y en la conciencia colectiva. La compañía teatral La Bomba Teatro hace su aportación al acercar a tan mítica figura a las audiencias más jóvenes a través de “Un Banquete Para el Difunto Don Quijote”, un espectáculo teatral que combina toda una gama de disciplinas escénicas como son el clown, el circo, la danza y el canto, añadiéndole un toque de gastronomía.




“Mejor recordemos al pie de la letra sus andanzas.”

Tres plañideras comparten anécdotas de velorios pasados, referencias constantes a la obra de Cervantes, un fuerte guiño a obras de Shakespeare, específicamente Macbeth y Hamlet y un gran número de actos circenses que incluyen dos muy bien logrados números de magia, un sumamente entretenido acto de malabarismo con platos girando y muchas acrobacias. Escrita por Alejandro Román y Luis Martín Solis, “Un Banquete Para el Difunto Don Quijote” busca adentrar al espectador a un universo quijotesco a través de la comida manchega y toda una serie de narrativas que a momentos se perciben como deshilvanadas entre sí. Más una excusa para presentar múltiples estímulos escénicos que una verdadera narrativa, la puesta en escena remite a momentos a “Corteo”, la propuesta para el Cirque du Soleil que realizara Daniele Finzi Pasca.

“¿Cuál es el plato que tenemos para Dulcinea?”

A los lados del escenario, dos largas mesas baroniales donde algunos miembros del público toman asiento y son convidados a ser parte del velorio. En el centro, una gran pintura que contiene tanto elementos pictóricos referentes a Don Quijote como al festín prometido. Parte del menú es una liebre, que en forma de títere saldrá corriendo por todo el lugar tratando de no ser cocinada. Otro animal que será cocinado es un guajolote, interpretado por uno de los actores, que causa gran diversión entre los asistentes mientras huye de un afilado cuchillo. Oligofrénica en sus niveles de energía, abigarrada en la cantidad de estímulos presentes, muy divertida en las partes circenses e incluso íntima en una escena específica de danza flamenca, la dirección de Luis Martín Solis para “Un Banquete Para el Difunto Don Quijote” es una conglomeración de diversas propuestas que consiguen, de alguna manera, coexistir dentro del desaforado mundo que la obra crea. En un mundo donde el déficit de atención en los jóvenes es un serio problema, este montaje puede resultar sumamente atractivo dado sus constantes cambios a diferentes lenguajes como son las máscaras, los títeres, la magia y un poco de comida. Punto a mejorar importante, la isóptica para los espectadores sentados arriba del escenario, ya que el montaje está hecho más para el frente que para aquellos convidados del banquete, dejándolos a momentos viendo meramente espaldas y sin poder apreciar los números de circo.




“Don Alonso no estaba loco, sólo encontró la manera de ser libre.”

Siguiendo la misma línea, el elenco de “Un Banquete Para el Difunto Don Quijote” conformado por Kenia Delgadillo, Judith Inda, Paola Herrera, Edgar Alonso, Horacio Arango, Cristobal Salcedo y Giulio Robert despliegan una energía desbordada en sus interpretaciones que a momento se traducen en gritos innecesarios. Sin embargo, es de admirar y aplaudir la calidad que cada uno de los actores demuestra en sus particulares áreas, ya sea bailando, cantando, apareciendo y desapareciendo botellas o haciendo cambios de vestuario en cuestión de segundos frente a una audiencia francamente maravillada.

“Finalmente todos terminamos como una calavera.”

En la interminable búsqueda de crear nuevos públicos, de sembrar la semilla del amor al teatro en los más pequeños, me parece que el circo es un lenguaje ideal para que este acercamiento sea el más positivo. Si entre platos voladores y hermosos títeres, incluido uno francamente arrebatador de Don Alonso Quijano, uno se encuentra con la historia de Don Quijote, qué mejor. Que la memoria de ese soñador caballero siempre siga siendo fuente de inspiración y maravilla desde su tumba, desde la memoria de quienes admiramos su misión imposible.

 

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Un Banquete para el Difunto Don Quijote”

DRAMATURGIA: Alejandro Román y Luis Martín Solis.

DIRECCIÓN: Luis Martín Solis

ACTÚAN: Kenia Delgadillo, Judith Inda, Paola Herrera, Edgar Alonso, Horacio Arango, Cristobal Salcedo y Giulio Robert.

MÚSICOS EN ESCENA: Alejandro Preisser y Gary Anzures.

DÓNDE: Teatro Del Bosque Julio Castillo

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Sábado y Domingo 12:30 horas. Hasta el 10 de febrero 2019.

COSTO: $80. Boletos en taquilla y www.ticketmaster.com.mx. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra. Se encuentra detrás del Auditorio Nacional.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *