TODOS LOS PECES DE LA TIERRA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes quieren conmoverse con un magistral montaje sobre deseos cumplidos y el dolor que provocan.

TODOS LOS PECES DE LA TIERRA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“Así se sienten los deseos cumplidos.”

Marina, junto con esa vocecita que siempre la acompaña, pidió con todas sus fuerzas para que sus deseos se hicieran realidad. Lo que la pequeña nunca imaginó es que, para que se le cumplieran, había que pagar un precio demasiado alto y doloroso, no sólo para ella, sino también para papá. La inmensidad del océano y un nada hermoso solovino de mar fueron el inicio de una aventura que la llevaría a convertirse en una sirena desesperadamente tratando de liberarse del ancla que la quiere arrastrar hasta el fondo del mar.

“Papá es experto en esquivar.”

La escritora Bárbara Perrín Rivemar presenta en “Todos los Peces de la Tierra” un conmovedor melodrama capaz de tocar fibras muy profundas en el alma y en el corazón de todos los espectadores. Lo que de primera instancia pareciera una historia de abandono, poco a poco se va revelando como el recorrido hacia la madurez de Marina, y de sus deseos, a lo largo de los años, pero que culmina con un exquisito aunque doloroso giro de tuerca que confronta al público con las anclas que cada quien carga en su vida.

“Al oxígeno no le gusta subir escaleras.”

Haciendo uso de la narraturgia como la principal herramienta para contar su historia, la autora de “Todos los Peces de la Tierra” revela una bellísima capacidad para el realismo mágico creando poéticas imágenes donde un teléfono es capaz de llorar o donde las flores y plantas de una casa se vuelven un reflejo de la angustia que siente una adolescente que no está lista a aceptar los drásticos cambios que la confrontan. Aunado a esto, Perrín Rivemar hace muy buen uso de algunos otros recursos dramatúrgicos como son un buen sentido del humor para hacer reír, desdoblar a un solo personaje en dos voces o el hacer uso del lenguaje del Tae Kwon Do como referencia a todo lo que sucede en su vida, consiguiendo una de los textos más delicados y sensibles con los que me he enfrentado en lo que va del año.





“Esto no puede ser lo más importante que te ha pasado en tu vida.”

Un gran columpio que viene y va en el centro de un escenario bañado en azul es el espacio donde Marina nada como la sirena que es en desesperada búsqueda de quien nunca la detuvo para que pudiera cantar en absoluta libertad. En “Todos los Peces de la Tierra” Alejandro Ricaño saca a relucir su calidad como director de escena al fortalecer y dar todo un sentido de teatralidad a un texto que, a pesar de no ser de su autoría, tiene todos los elementos necesarios para que el también dramaturgo se pueda sentir como en casa. Gracias a esto, y apoyado por un estupendo trabajo de iluminación a cargo de Roberto Paredes y un delicado vestuario por Mauricio Ascencia, “Todos los Peces de la Tierra” brilla en escena gracias a una sencillez que, con un ritmo sólido y sostenido, mantiene al espectador hipnotizado por el canto de una sirena que por decisión propia decidió convertirse en monstruo.

“El fondo puede alcanzarte en la cima del mundo.”

De niña a adulto, Marina tiene que hacerle cara a todos y cada uno de los desafíos que la vida le avienta, ya sea lidiando con el dolor que le implica ver cumplidos sus dos más grandes deseos infantiles a causa de la repentina partida de su madre o recibir ovaciones de pie por su éxito profesional al mismo tiempo que su existencia se desmorona. El reto actoral que presenta “Todos los Peces de la Tierra” resulta por demás interesante al proponer que dos actrices interpreten al mismo personaje, al mismo tiempo sobre el escenario, siendo cada una el eco y conciencia de la otra. Este desafío es asumido con talento, encanto y entrega tanto por Gina Martí como por Adriana Montes de Oca, quienes se transforman en las diferentes encarnaciones de Marina con verdadera honestidad escénica ya sea deseando con fervor toda una serie de maravillas justo a las 11:11,  cantando una melancólica versión de Fue en un Café o describiendo con rabia y dolor el por qué se deforman a propósito en busca de acallar el dolor mientras triunfan en Abismo, el Musical.

“¿Dónde estás ahora que puedo hacerte sentir orgulloso?”

Tenía 12 años cuando murió mi papá de un ataque cardiaco repentino durante unas vacaciones en Guanajuato. Hace ya 31 años que ese hombre dejó la tierra, pero su recuerdo sigue siendo un ancla que a veces me pesa terriblemente y que no es nada fácil dejar atrás. Sin embargo, soy feliz pues ese no ha sido el único evento que marcó mi vida., sino uno de tantos, algunos mejores que otros, algunos más felices otros más dolorosos. 31 años desde que no estás y yo confieso que sigo trabajando como loco por alcanzar logros que te hubieran hecho sentir orgulloso del más pequeño de tus hijos. No sé si lo estás, nunca lo sabré, pero en mi mente estás sonriéndome desde donde sea que estás.

 

 

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com





DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Todos los Peces de la Tierra”

DRAMATURGIA: Bárbara Perrín Rivemar

DIRECCIÓN: Alejandro Ricaño

ACTUAN: Gina Martí y Adriana Montes de Oca

DÓNDE: Teatro La Capilla

DIRECCIÓN: Madrid 7, Del Carmen Coyoacán.

CUÁNDO: Miércoles 20:30 hrs.

COSTO: $200 entrada general. Aplican descuentos. Boletos en taquilla y en www.redticket.com.mx

DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *