THE PILLOWMAN

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean atestiguar un interrogatorio donde la realidad y la fantasía se difuminan en un cuento aterrador.

THE PILLOWMAN

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“No es un crimen escribir un cuento.”

Había una vez un país bajo el yugo de una dictadura totalitaria. En él, dos hermanos se encontraban presos, acusados de cometer actos terribles de violencia inspirados por los cuentos que escribe el menor de ellos. Ninguna defensa parecía posible, el fusilamiento era inminente. Entre filosas criaturas habitando el interior de frutas rojas, un peligroso flautista, la más joven de los mártires y un cerdito verde, existía un acolchonado ser que podría salvar a uno de ellos con su mortífero abrazo. Es hora de tomar asiento y escuchar atentamente a los escalofriantes cuentos de un hombre que hará lo que sea con tal de salvarlos.

“En la noche de su séptimo cumpleaños comenzaron las pesadillas.”

Un interrogatorio llevado a cabo por dos detectives tratando de encontrar la verdad detrás de una serie de asesinatos a menores; una colección de cuentos donde la violencia a niños es escalofriante por decir lo menos; unos padres que realizaron un perturbador experimento con sus hijos que dejaron indelebles huellas en sus mentes; una historia donde la línea entre la realidad y la fantasía desaparece por completo y nada es verdaderamente lo que parece. “The Pillowman” del dramaturgo irlandés Martin McDonagh y estrenada en 2003 bajo la producción del Royal National Theatre en Londres, es un complejo rompecabezas narrativo que atrapa de inmediato al espectador dado su profundamente oscuro sentido del humor y toda una serie de giros de tuercas que desafían la capacidad de cualquiera por adivinar cuál será el siguiente paso en tan sorprendente trama.




“Durante 7 años a ti te han amado y a mí me han torturado.”

Katurian ha escrito toda una cantidad de cuentos. El cuento de las tres jaulas, Los hombrecitos de manzanas y El escritor y el hermano del escritor entre ellos. Claro que ninguno de ellos tan abominable como el de La pequeña Jesús. Cada uno de ellos es relatado a lo largo de la obra, cada uno aportando una nueva pieza que al unirse todas dejan la piel de gallina a cualquiera, incluyendo la de los detectives cuyos pasados también se encuentran manchados por sangre y muerte. No obstante, desde las butacas se llegan a escuchar múltiples carcajadas nerviosas. En la mejor tradición inglesa del sentido del humor macabro, “The Pillowman” remite a trabajos como Una Serie de Eventos Desafortunados de Lemony Snicket con la diferencia de que en este caso la situación planteada es abordada desde la más aterradora seriedad. Esto se consigue a través de la creación de cuatro personajes disfuncionales y fragmentados, cada uno lidiando con los fantasmas de antaño, buscando la manera de estar en paz con su presente sin realmente lograrlo. La obra de McDonagh ha sido descrita acertadamente por el actor norteamericano Jeff Goldblum, encargado de darle vida al personaje de Tupolski en Broadway, como un cuento de hadas de los hermanos Grimm escrita por Stephen King y dirigida por Quentin Tarantino. No podría haberlo descrito mejor.

“Cuando Pillowman era exitoso, un niño moría de manera horrible.”

En un intento por explicar cuán peculiar eran sus padres, el escritor decide contar uno de sus cuentos. La iluminación en el cuarto de interrogatorio se oscurece y por la puerta entran mamá y papá como si se trataran de juguetes de cuerda o marionetas sin hilos que cobraron vida. Mientras que ellos se encuentran en la más evidente fantasía, el hijo con quien interactúan no ha dejado el plano real en el que su vida corre peligro. Al término de la casi surreal escena, toda la utilería ha desaparecido y la acción continúa en el interior de la celda de Mikal, el hermano espástico de Katurian. “The Pillowman” es una pieza de dramaturgia de enorme complejidad, demandando la más absoluta atención del espectador. Por lo tanto, su escenificación tiene que ser capaz de sostener tal reto al mismo tiempo que consiga recrear el mundo de escalofriante fantasía en la que existen los cuentos de Katurian sin caer en el peligroso terreno de lo shockeante. El director y traductor Miguel Septien, responsable de montajes anteriores como Urinetown y Argonautika, consigue con creces el cometido al establecer un tono preciso entre lo cómico y lo oscuro capaz de aterrar o de producir carcajadas con la misma facilidad. Apoyado por un sólido diseño de escenografía e iluminación a cargo de Feliz Arroyo, así como por la música original de Dano Coutiño, Septién propone un tour de force emocional sobre la imaginación del espectador. El inicio del segundo acto, en el que se representa el cuento de La Pequeña Jesús es perturbador, por decir lo menos. Sin embargo, lo es, no por lo que se muestra, sino por la manera en que Septién lleva a los presentes a completar los terroríficos huecos en las imágenes escénicas que su ya aclamada capacidad estética logra crear. “The Pillowman” es hasta ahora, la pieza más alta en una muy prometedora carrera de un director al que no se le puede perder de vista.




“No siempre estoy en lo correcto, pero sé que estoy del lado correcto.”

Tras ser duramente golpeado por sus captores, Katurian es arrojado al interior de la celda donde se encuentra su hermano Mikal. La discapacidad mental que el hermano mayor padece es evidente desde el primer instante en que aparece, misma que también revela una pervertida inteligencia capaz de cometer las peores atrocidades. Una de las mayores fortalezas en “The Pillowman” se encuentra en el trabajo actoral de Alfonso Borbolla quien acciona el papel de Mikal desde una vulnerabilidad y una fractura absoluta, al mismo tiempo que es evidente el profundo trabajo de construcción de personaje que realiza. Lejos de cualquier estereotipo, Borbolla interpreta a un hombre espástico cerebral desde un lugar de total honestidad. Esta línea actoral es igualmente perceptible en Pablo Perroni como el cínico y violento detective Katurian. Perroni parte desde un lugar casi naturalista donde su personaje revela a través de una simple sonrisa o un feroz grito la vulnerabilidad de su personaje, misma que nunca será mostrada por completo. Dadas estas dos actuaciones tan poderosas, resulta imperativo que el trabajo que realizan Pierre Louis como el escritor de cuentos Katurian y el de Enrique Arce Gómez como el oficial Ariel partan desde el mismo lugar visceral y no desde la protección que ofrece el intelecto. “The Pillowman” es una obra de tal complejidad emocional que demanda que el fondo, y no la forma, sea lo que empuje a los personajes, mismos que tienen que experimentar verdaderos quiebres emocionales para que el público se comprometa de lleno con ellos. El elenco se completa exitosamente con las muy precisas y verdaderas intervenciones de Andrea Biestro, María Perroni Garza y Josué Guerra.

“No hay finales felices en la vida real.”

«The Pillowman» se puede considerar una obra maestra del teatro de suspenso. Una que le recuerda al espectador que a veces las pesadillas se pueden volver realidad, no a partir de monstruos debajo de la cama, sino de hombres que no entienden las líneas que dividen lo correcto de lo inadmisible. Las palabras inspiran, pueden motivar a las personas a ser mejores, pero también a cometer los más nefandos actos de violencia. Es en esa diferencia donde podemos llegar a ser mejores seres humanos o reducirnos a meras bestias salvajes.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “The Pillowman”

DRAMATURGIA: Martin Mcdonagh

DIRECCIÓN Y TRADUCCIÓN: Miguel Septién

ACTÚAN: Pierre Louise, Pablo Perroni, Enrique Arce Gómez, Alfonso Borbolla, Andrea Biestro, Josué Guerra, María Perroni Garza y Eduardo Siqueiros (alternando funciones).

DÓNDE: Foro Lucerna

DIRECCIÓN: Lucerna 64 esquina con Milán, Colonia Juárez.

CUÁNDO: Jueves 20.30 horas. Hasta el 12 de Septiembre 2019.

COSTO: $350. Boletos en taquilla y www.ticketmaster.com.mx

DURACIÓN: 160 minutos con un intermedio de 10 minutos.

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera, así como las obras que se presentan en el Teatro Milán, dentro del mismo edificio.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *