RISAS DE PAPEL

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean que los más pequeños entiendan que las plantas son mucho más importantes que el concreto.

RISAS DE PAPEL

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

 

Las plantas y los árboles crecen por doquier libres y felices. Todo era armonía con la naturaleza hasta que las máquinas llegaron, se levantaron los edificios y pareciera que ya no había espacio para que algo verde sobreviviera. Sin embargo, entre todo este concreto, una pequeña plantita sigue creciendo adentro de su abollada cubeta. Será misión de su muy simpático amigo el alimentarla, cuidarla y entender que no puede comer taparroscas.

Botón está buscando a su compañera Chowana quien vive plantada en una cubeta de metal. Al no poder encontrarla en el escenario, se va hacia las butacas donde comenzará su búsqueda en el interior de algún zapato o vaciando los contenidos de la bolsa de alguna incauta espectadora, provocando sendas carcajadas por toda la sala. Enfocada a un público a partir de los 4 años, “Risas de Papel” de la compañía teatral Circonciente es un espectáculo clown en busca de concientizar a los niños sobre la importancia de cuidar al medio ambiente a través del lenguaje universal de la risa.




Un acto de malabarismo con taparroscas, bolsas de plástico que vuelan por el escenario, un corazón manipulado por una miembro del público o un videojuego donde se apilan cajas de cartón. Dividida en cuadros claramente identificables, “Risas de Papel” es efectiva en mantener la atención de los niños casi durante toda la obra, poderosa en su manera de transmitir su mensaje y encantadora en el manejo del humor blanco. A pesar de que algunas escenas son demasiado largas – taparroscas que vuelan por los aires y son cachadas en un pocillo caliente de latón – o incluso completamente gratuitas – el juego con el corazón del protagonista clown que, aun cuando es entrañable, no aporta nada al desarrollo de la trama – resulta sorprendente la manera en que los chiquillos gritan su desaprobación al momento en que se pretende quitar a la planta de su caja o cuando Botón está a punto de usar unas tijeras en contra de la verde Chawana. Esta reacción es una prueba absoluta de la entrega del público, de la precisa manera en que los objetivos de la obra han sido alcanzados, de que los niños han aprendido a cuidar de las plantas a través de la risa.

A través de una cámara posicionada en la parte lateral del escenario, Isabel Go Guizar dibuja árboles y flores sobre un acetato que se proyecta sobre las cajas de cartón que conforman la escenografía del montaje. Con esta misma técnica, un camión de basura entrega taparroscas a Botón, truenos amenazan con atacar al protagonista o maquinaria pesada entra para destruir cuanta planta se cruce en su camino. Uno de los puntos destacables en “Risas de Papel” bajo la dirección de Camila Aguirre Beltrán, está en la manera en que se utilizan ilustraciones, elementos de papel y proyecciones sobre la escenografía para darle mayor vida y significado a la propuesta. De tal manera, la aparición de un fósforo proyectado sobre el pocillo de latón crea la ilusión de calor, así como es posible que un rascacielos se alce de una pila de cajas de cartón. Ciertamente la técnica de proyección se tiene que limpiar para que la imagen sea limpia y no en constante proceso de reenfoque, hecho que distrae o diluye la eficacia del recurso, y también es necesario precisar un ritmo que no decaiga hacia la parte final de la obra, principalmente a la hora del videojuego que no provoca tantas risas y se siente incluso repetitiva. Una vez dicho esto, es encomiable como la directora es capaz de crear verdadera magia con unas cuantas bolsas de plástico y un ventilador o la manera en que el recurso audiovisual es visualmente atractivo en su mayoría.




Comunicándose con una especie de lenguaje que podría remitir al de un infante, Botón da indicaciones entre algunos miembros de la audiencia para poder tomar una selfie. Algunos posan, otros mueven sus brazos de un lado a otro y una muy afortunada elegida asume una pose un tanto coqueta. La verdadera alma y gracia de “Risas de Papel” radica en el trabajo que realiza Jorge Reza Cisneros como el clown Botón. Encantador y entrañable, capaz de interactuar con desfachatez con el público pero, sobre todo, con la habilidad necesaria para mantener la atención de los más pequeños con su gran comicidad, Reza Cisneros entiende la delgada línea entre payaso y clown, se mantiene en el rango del último en todo momento, siendo también vulnerable y frágil en el cuidar de su amiga la planta.

Es de vital importancia enseñar a los niños el cuidado del planeta, eso nadie lo pone en duda. Sin embargo, es imperante que esto se haga de una manera no condescendiente, más inteligente y menos aleccionadora a la que comúnmente se utiliza para abordar tan urgente tema. Felicito ampliamente a la compañía Circonciente por entender esto a manos llenas, por provocar que un teatro lleno de niños gritaran desesperados tratando de proteger a Chawana, por sembrar las  semillas de lo que estoy seguro será un futuro más verde del que tenemos ahora.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Risas de Papel”

DRAMATURGIA: Creación colectiva de la compañía Circonciente.

DIRECCIÓN: Camila Aguirre Beltrán

ACTUACIÓN: Jorge Reza Cisneros

MAPPING ILUSTRADOS EN VIVO: Isabel Go Guízar

DÓNDE: Teatro Orientación dentro del Centro Cultural del Bosque.

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Sábados y Domingos 12:30 horas. Hasta el 16 de Diciembre.

COSTO: $80. Boletos en taquilla y ticketmaster. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 50 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra. Se encuentra detrás del Auditorio Nacional.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *