PROMETEO Y LA ELECCIÓN

Por  |  1 Comentario
COMPARTE!





Para quienes desean ser testigos de la decadencia humana a través de los ojos de los Dioses olvidados.

PROMETEO Y LA ELECCIÓN

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“No hay elección que no esté predeterminada por el deseo de la inmovilidad.”

El fuego, regalo divino a los hombres y que le costó una eternidad encadenado a Prometeo, ha traído consigo el olvido. Hoy todos los dioses han sido banalizados, nadie los recuerda son intrascendentes en la era moderna, son invisibles entre toda una multitud. Un encuentro entre quien fuera la máxima deidad y su enemigo convertido en mujer y un pacto secreto entre un traidor y la discordia harán que la tierra se mueva, el fin de los tiempos suceda y al final lo único que se pueda escuchar sea la nada.

“Lo que te ofrezco es el último gesto épico que nos enorgullezca.”

El mito de Prometeo y el panteón que conforma la mitología griega son la punta de lanza sobre la que la dramaturga Alaciel Molas construye “Prometeo y la Elección”. Este texto más discursivo que dramático, pero no por ello poco interesante o relevante, es una poderosa denuncia sobre la decadencia humana, el cinismo que impera actualmente en la sociedad ante lo divino y un llamado a dejar de buscar héroes que salven al mundo siendo que la respuesta se encuentra en uno mismo. Al mismo tiempo es una interesante visión metateatral hacia el teatro, siendo este el único lugar donde los dioses griegos tienen cabida.

“Nosotros ni siquiera figuramos en los paradigmas de esta nueva estructura.”

Hefesto, quien fuera el mejor de amigo de Prometeo y que ahora se ve reducido a un deforme y miserable poeta, se reúne con la Diosa de la Discordia Eris para pactar un fatídico acuerdo en aras de salvar a la humanidad de sí misma con métodos un tanto extremos. Prometeo, ahora liberado de sus ataduras y en forma carnal femenina, se encuentra con un Zeus humano que ignora por completo que se encuentra completamente solo en el Olimpo. Entremezclando lo poético con lo prosaico, lo ingenioso y cómico con lo literario, y con un eco a la literatura de Neil Gaiman, particularmente su novela American Gods, “Prometeo y la Elección” es una clara muestra del sólido entendimiento que tiene Molas del universo de la mitología al mismo tiempo que es una crítica social clara a un mundo que ha dejado de creer en lo que sea. A pesar de un cierto estancamiento en la progresión dramática en favor de la oratoria, Molas demuestra ser una dramaturga que podría dar mucho de que hablar en el futuro.





“No tengo amor por los hombres, sino por aquello que los devora.”

Una caja negra con una silla al centro del escenario. A lo largo del mismo una serie de cortinas hechas de hileras de cuentas metálicas que tendrán relevancia únicamente al final de la puesta. Al fondo, la estatua de un perro que distrae más de lo que aporta a la escena. Durante una fuerte discusión entre el personaje titular y Zeus, se escucha un pulso proveniente del suelo que pareciera ser un portento del desastre venidero sobre la humanidad. La complejidad discursiva de “Prometeo y la Elección” demanda una propuesta escénica que sea capaz de fortalecer las palabras con una estética teatral a la par. El trabajo de dirección de Javier Rojas Trejo en esta su ópera prima no llega a ser lo suficientemente arriesgado, no golpea al espectador con contundencia, salvo en el cuadro final de la segunda escena cuando el público aplaude pensando que el fin del mundo a manos de Eris con los demás personajes viendo hacia el infinito es el final de la obra. Se destaca el diseño sonoro y la música de Arturo Marruenda asó como el diseño de vestuario de Alan España.

“Yo sólo siento compasión por quien asiste a la caída de sus ídolos.”

Altiva y soberbia, la diosa Eris se divierte confrontando a sus enemigos. Con un simple pasar de sus largas uñas por unas cortinas trae el fin del mundo a la realidad. Prometeo, con fuego en la mirada y decisión en sus manos, convence a Zeus de unir sus fuerzas en matrimonio, sellando el pacto con un anillo que enarbola en su cúspide un pedazo de la piedra en la que estuviera encadenado por la eternidad. “Prometeo y la Elección” no podría ser posible sin actuaciones que consigan imprimirle un sentido de urgencia a sus palabras, que no proyecten la decadencia en la que se encuentran las deidades olvidadas. Tanto Tito Vasconcelos como Eris y la misma autora Alaciel Molas consiguen este cometido con creces en roles totalmente distintos, ambos profundamente interesantes. Mientras que Vasconcelos se regodea en su postura de Diva apocalíptica, Molas se deleita en mostrar los errores en los que el dios de dioses ha caído antes de mostrar su desesperación por salvar de alguna manera a la humanidad. El resto del elenco conformado por Luis Arturo García y Ángel Ancona deben encontrar verdad y fondo en sus interpretaciones para estar a la misma altura, ya sea explorando matices y fractura en el caso de García, alejándose de la forma y la pretensión escénica en Ancona.

“El absurdo es el nuevo Dios.”

Es cierto que el teatro es posiblemente uno de los muy pocos espacios donde el Olimpo todavía tiene cabida digna. El odio de Medea y los ojos sangrantes de Edipo, los lamentos de Ifigenia y la travesía de Orestes, historias que a siglos de haber sido escritas siguen siendo fuente de inspiración en escenarios de todo el planeta. Más allá de haber sido la cuna del teatro, sus historias siguen siendo relevantes, vitales y urgentes en nuestros días, aun cuando ya nadie tenga tiempo para dioses que alguna vez disfrutaron del vino de Baco.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Prometeo y la Elección”

DRAMATURGIA: Alaciel Molas

DIRECCIÓN: Javier Rojas Trejo

ACTÚAN: Ángel Ancona, Tito Vasconcelos, Alaciel Molas y Luis Arturo García.

DÓNDE: Foro de las Artes dentro del Centro Nacional de las Artes.

DIRECCIÓN: Río Churubusco 79, esquina Calzada de Tlalpan. Colonia Country Club.

CUÁNDO: Miércoles, Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs. Hasta el 25 de Marzo.

COSTO: $30 Jueves $100 los demás días. Boletos en taquilla. Aplican descuentos.

DURACIÓN: XXXXX

DATOS DEL TEATRO: El CENART cuenta con estacionamiento sin costo.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

1 Comentario

  1. Elia Islas

    12 marzo, 2018 at 11:27 am

    Sinceramente los felicito por el esfuerzo tan grande que es llevar a cabo algo tan bello como lo es el teatro en este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *