NO TAN KOSHER

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes quieren reír con cuatro simpáticas y poco ortodoxas anécdotas.

NO TAN KOSHER

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“¿Sabes el daño que hace una cara malintencionada?”

Nada peor para un negocio que una mala mirada, dos hermanos en riesgo de ser desheredados por sus elecciones, un juego perverso entre paciente y terapeuta y un pollo sin cabeza a punto de levantarse y andar. Cuatro historias que nos recuerdan que en la comunidad judía las costumbres son importantes, hay que saber seguir las reglas, pero a fin de cuentas todos somos humanos, en toda la ridícula extensión de la palabra.

“Hasta en lo prohibido existen matices.”

Las tradiciones, piedra fundamental sobre la que se sostiene la comunidad judía, son observadas con el lente de la comedia en el espectáculo de teatro breve intitulado “No tan Kosher”. Partiendo de la premisa de que no todos los judíos son completamente respetuosos de las leyes religiosas que los rigen, Jacobo Levy, Sharon Kleinberg, Hugo Yoffe y José Appo se dan a la tarea de escribir “Ojo Por Ojo”, “¿Gay o Goy?”, “Una Parte de Mí” y “El Mensaje” respectivamente. El resultado es un cuarteto de sketches, algunos más divertidos que otros, algunos mejor construidos que otros, todos con una cómica mirada a un pueblo que históricamente siempre se ha sabido reír de sí mismo.

“Ojalá eligiera mis parejas tan bien como elijo mis terapeutas.”

Un encuentro no tan casual en un restaurante donde una venganza se llevara a cabo a punta de pistola, un homosexual y un infiel a la fe esperando a enterarse quién ha sido desheredado, una onírica conversación con un prepucio y una serie de supuestos milagros que portentan la llegada de ya saben quién. A pesar de que los sketches presentados en “No tan Kosher” carecen de una verdadera construcción teatral, un sentido de la urgencia o una progresión dramática que los sustente como obras de teatro en forma, las cuatro propuestas consiguen el cometido de hacer reír. Sin duda “El Mensaje” de José Appo resulta la anécdota más hilarante, cierre perfecto para la noche, gracias a su gran sentido de lo absurdo y a su capacidad de llevar a sus muy ridículos personajes hasta los límites de lo ridículo.





“Tenemos que averiguar de una vez por todas si eres quien creo que eres.”

Un escenario blanco al centro, flanqueado por biombos que no esconden el muy atinado vestuario que el elenco estará utilizando a lo largo de las cuatro historias. En una copa de vino de sirve jugo de uva Jumex, recalcando que esto es una ficción y que se debe tomar como tal. La propuesta de dirección que Angélica Rogel trae a “No tan Kosher”, apoyada por la muy capaz escenografía, iluminación y vestuario de Mauricio Ascencio, es libre de parafernalias, directa y sencilla, elegante en la manera que es capaz de transitar de lo fársico a lo cómico, de lo inverosímil a lo seductor, con igual facilidad. De tal manera, “¿Gay o Goy?” tiene tintos mucho más serios dentro del ámbito de la comedia que maneja, mientras que “El Mensaje” y “Ojo Por Ojo” seducen más el terreno de la farsa, de lo satírico y lo ridículo. “Una Pareja de Mí” ciertamente queda en un punto intermedio indefinido que debe encontrar su propio lenguaje para que no afecte el ritmo general de la puesta en escena.

“No quiero que papá se muera, sólo sus ideas.”

Abrazado de un pollo refrigerado y listo para ser cocinado, Isaac llora desesperadamente ante la absoluta condición de muerto del ave. Esto tras haberlo intentado resucitar por diferentes métodos incluyendo respiración de boca a boca a pesar de que el pollo en cuestión ha sido degollado. Uno de los puntos más sólidos de “No tan Kosher” se encuentra en la actuación de Mario Alberto Monroy quien consigue encarnar con verdad a tres diferentes personajes de sumamente variadas personalidades. Con la misma facilidad con la que Monroy apunta un arma con mano temblorosa a la sien de un amigo, se convierte en un homosexual ligeramente amanerado y sumamente orgulloso de quién es, le pese a quien le pese. Sin embargo, es como el muy ingenuo Isaac en “El Mensaje” que Mario Alberto se roba la obra entera arrancando verdaderas carcajadas. El elenco se completa por Diana Bovio, Verónica Bravo y Fernando Memije, de donde se destaca el trabajo de Bravo quien también es capaz de entregar honestidad y realismo a su actuación no importa si es una seductora analista o una aterrada comensal en un restaurante.

“Yo soy judío, no soy tan kosher y así soy feliz.”

Recuerdo en mi infancia celebrar Hannukah con los amigos judíos de mis papas días antes de que ellos celebraran navidad con nosotros. Recuerdo comer Babkas con gusto y Borsht con un poco de asco cuando íbamos a comidas típicamente en Polanco o en Bosques. Hoy dedico esta crítica a la familia Merikanskas, a los Ostrosky, a los Liebshutz y a todos aquellos judíos que formaron parte de mi infancia, que mostraron tanto amor cuando mi padre murió, que aun son parte de mi presente y a quienes quiero con toda el alma.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “No tan Kosher”

DRAMATURGIA: Jacobo Levy, Sharon Kleinberg, Hugo Yoffe y José Appo.

DIRECCIÓN: Angélica Rogel

ACTÚAN: Diana Bovio, Verónica Bravo, Mario Alberto Monroy y Fernando Memije.

DÓNDE: Foro Shakespeare.

DIRECCIÓN: Zamora 7, Colonia Condesa. A dos cuadras de Metro Chapultepec.

CUÁNDO: Jueves 20:30 Hasta el 18 de Mayo.

COSTO: $350 entrada general. Boletos en taquilla y ticketmaster.

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *