LOS GRANDES MUERTOS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes desean ovacionar de pie un proyecto teatral tanto monumental como fascinante.

LOS GRANDES MUERTOS

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Cortesía de la CNT

 

“Se trata de un matrimonio entre haciendas.”

La historia comienza en 1862 en un puerto del Golfo de México. Específicamente, con Chona recibiendo el anillo de compromiso de Gervasio a través de las rendijas de una ventana en una de las tantas haciendas de la familia Santander. Sin embargo, la llegada del muy apuesto Juan José Fierro de Lugo a tierras mexicanas desencadena toda una serie de eventos que llevarían al acaudalado hacendado y a toda su estirpe por generaciones en un camino plagado de lágrimas y engaños, locura y enfermedad, de grandes bodas, romances secretos y amantes cínicamente mostrados a la luz del día. Entre razas, clases sociales, esclavos y gente muy adinerada el México del siglo XIX se revela en todo su esplendor y podredumbre.

“¿Todo esto por una mujer?”

Un español que se compromete a casarse con la más bella de las hijas de Don Sebastián Santander estando profundamente enamorado de otra mujer, una hija gorda y desparpajada que decide romper con las expectativas de su época como mujer y decide entregarse a los placeres del piano y de la carne, una niña obsesionada con volverse santa a raíz del profundo odio y rencor que siente contra su madre por no haber podido retener a su padre, mulatos afeminados, doctores enamoradizos o abusivos, indias yaquis prófugas y hasta una mujer sueca que queda viuda de un hombre que jamás la amó. “Los Grandes Muertos” de la gran dramaturga mexicana Luisa Josefina Hernández es una proeza dramatúrgica como ninguna otra. Conformada por once obras, de las cuales sólo se presentan en esta ocasión las primeras seis esta serie narra las aventuras y desventuras de la familia Santander a lo largo de varias décadas y generaciones en el mejor desarrollado melodrama que se puede encontrar dentro del teatro mexicano. El nombre de las obras que se presentan en esta ocasión bajo la producción de la Compañía Nacional de Teatro son: “El Galán de Ultramar”, “La Amante”, “Fermento y Sueño”, Tres Perros y un Gato”, “La Sota” y “Los Médicos”.





“Esta es una estirpe de locas.”

El valor de “Los Grandes Muertos” va mucho más allá de la narrativa que desarrolla, la cual transita de manera fluida entre momentos de gravedad y de comedia con diestra pluma que mantienen al espectador atento a la historia a lo largo de las más de nueve horas que duran las seis obras presentadas. Debajo de esa maravillosa superficie que demuestra cuán fascinante puede ser el melodrama cuando está bien hecho, se encuentra un retrato de corte costumbrista al estilo de vida que existían en las grandes haciendas de la época. De tal manera, la Maestra Luisa Josefina recrea un México que olía a gardenias y que apestaba a racismo, un pueblo típico mexicano donde las clases sociales y el qué dirán pueden orillar a una joven a casarse con un sinvergüenza, una sociedad donde un hombre podía tener cuantas amantes quisiera, sin siquiera intentar esconderlo, mientras que a la esposa de tal cínico se le tachaba de estar loca por estar en contra de tan inmoral acto.

“Usted no conoce a las mujeres engañadas de este lugar.”

Un mundo recreado a través de arcos y pilares de piedra que ocupan y deambulan por toda la inmensidad del Teatro Julio Castillo. En una escena de “Fermento y Sueño” el público puede ver hasta el fondo del escenario a Doña Dulcinea Brito de Santander tomando un baño de tina asistida por sus sirvientas. En la parte media del espacio, una hamaca donde descansa la muy enferma Chona, quien no ha logrado superar el abandono de su esposo Juan José. Al frente de lado izquierdo, su hija Sofía cometiendo el pecado de la gula y del lado derecho la narradora observando con cuidado la escena entera. Al final de la primera obra, “El Galán de Ultramar” Juan José y Amanda se preparan a disfrutar de la noche de bodas del primero en la parte trasera del lugar, mientras que al frente Chona se traga su ira y frustración realizando labores propias de una dama de su posición social. Dirigida por José Caballero, en conjunto con los adjuntos Octavio Michel, Mariana Giménez y Arturo Beristain, quienes por su parte le imprimen su propio sello a las obras donde participan como se puede apreciar en “Tres Perros y un Gato” donde Caballero y Michel convierten la obra en un interminable y encantador danzón, “Los Grandes Muertos” es un triunfo. Respetando cabalmente el tono melodramático, pero al mismo tiempo realista del texto, cuidando que cada una de las acotaciones se respeten tanto en utilería como en situación, mismas que son pronunciadas durante la puesta con toda seriedad por Laura Padilla para efectos tanto dramáticos como cómicos, las decisiones que toman los directores sobre la puesta en escena dan como resultado un bello homenaje a la obra de Hernández como un hito en la historia del teatro mexicano que sólo podría haber sido concebido y realizado por una institución de la envergadura de la Compañía Nacional de Teatro.





“¿Para qué sirven todos esos siglos si nada cambia?”

Hacia el final de “Fermento y Sueño”, Chona se incorpora de la hamaca donde ha estado postrada durante largo tiempo para tratar de vestirse. Se ha enterado de que su esposo, quien la abandonara para fugarse con su amante a Cuba, ha vuelto. En una mezcla dolorosa de rabia, angustia y profunda desesperación, la mujer trata de sacar fuerzas de donde ya no quedan para enfrentar a quien tanto detesta. Esta interpretación por parte de la actriz Ana Isabel Esqueira es un ejemplo claro de la calidad de actuaciones que se pueden disfrutar en “Los Grandes Muertos”, entre las que también destacan Julieta Egurrola como la supuestamente loca madre de las mujeres Santander y Azalia Ortiz como la candente, machorra y desparpajada Agustina Santander Brito quien proporciona la mayor cantidad de carcajadas de toda la obra. El resto del elenco conformado por Jorge León, Gabriela Nuñez, Antonio Rojas, Óscar Narvaez, Ana Paola Loaiza, Marta Aura, Eduardo Candás, Misha Arias de la Cantolla, Arturo Beristain, Blanca Loaria, Laura Padilla, Gastón Melo, Roberto Soto, Muriel Ricard, Ana Ligia García, Pilar Padilla, Rodrigo Vázquez, Adrián Aguirre, Carlos Orozco, Diana Fidelia, Miguel Cooper, Rocío Leal, Rodrigo Alonso, Violeta Sarmiento, Olaff Herrera, Paulina Treviño, Stefanie Weiss, Carla Soto y Alejandra Ricardez realizan en su mayoría estupendos trabajos actorales.

“Juan José, te dedico mi vida y mi muerte.”

El compromiso que implica ver un proyecto teatral de más de nueve horas a lo largo de dos o tres días es nada si se compara con la monumental misión que implica el montarlas. El aplauso rabioso de pie que todos y cada uno de los espectadores ofreció al final de “Los Médicos”, la última en la saga, es ofrecido con candor y amoroso agradecimiento a un proyecto que se pensaría imposible de lograr. Sin embargo, ahora existe un compromiso tácito entre la Compañía Nacional de Teatro y los espectadores que han tenido el privilegio de ver las primeras seis obras, pues todos ahora esperaremos pacientemente al estreno de las últimas cinco obras, donde recibiremos con otra ovación de pie el final de la saga. No nos hagan esperar mucho, se los suplicamos.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Los Grandes Muertos”

DRAMATURGIA: Luisa Josefina Hernández

DIRECCIÓN: José Caballero

DIRECCIÓN ADJUNTA:   PARTE 1- Octavio Michel

PARTE 2- Mariana Giménez

PARTE 3- Arturo Beristain

PARTE 4- Octavio Michel

PARTE 5- Mariana Giménez

PARTE 6- Arturo Beristain

ACTÚAN: Jorge León, Ana Isabel Esqueira, Azalia Ortiz, Gabriela Nuñez, Antonio Rojas, Óscar Narvaez, Julieta Egurrola, Ana Paola Loaiza, Marta Aura, Eduardo Candás, Misha Arias de la Cantolla, Arturo Beristain, Blanca Loaria, Laura Padilla, Gastón Melo, Roberto Soto, Muriel Ricard, Ana Ligia García, Pilar Padilla, Rodrigo Vázquez, Adrián Aguirre, Carlos Orozco, Diana Fidelia, Miguel Cooper, Rocío Leal, Rodrigo Alonso, Violeta Sarmiento, Olaff Herrera, Paulina Treviño, Stefanie Weiss, Carla Soto y Alejandra Ricardez.

DÓNDE: Teatro Julio Castillo dentro del Centro Cultural del Bosque.

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Miércoles 19:00 (Partes 1 y 2), Jueves 19:00 (Partes 3 y 4), Viernes 19:00 (Partes 5 y 6), Sábado 12:00 (Parte 1), Sábado 19:00 (Partes 2 y 3), Domingo 12:00 (Parte 4) y Domingo 19:00 hrs. (Partes 5 y 6).

COSTO: $150 entrada general. Boletos en taquilla y ticketmaster. Aplican descuentos.

DURACIÓN:        Parte 1 – 80 minutos.

Parte 2 – 100 minutos

Parte 3-  70 minutos

Parte 4- 90 minutos

Parte 5- 90 minutos

Parte 6- 105 minutos

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra. Se encuentra detrás del Auditorio Nacional.

 

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *