LAST MAN STANDING

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes desean descubrir que el ring de boxeo y el escenario son más parecidos de lo que aparentan.

LAST MAN STANDING

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“¡Bienvenidos al simulacro!”

¡Damas y caballeros, la pelea del siglo está por comenzar! En una esquina del cuadrilátero el teatro se prepara para defender su título como el campeón de los espectáculos. En la otra, el boxeo piensa demostrar que cuando los golpes no son fingidos y la sangre es real todo es mejor. El público se encuentra en sus butacas listos para disfrutar del encuentro, sin saber que ellos mismos jugarán un papel clave para definir el destino no sólo de la obra, sino del mundo entero.

“¿Por qué contar mi historia de derrota?”

Los puntos en común o en discordia entre el teatro y el boxeo son la punta de lanza sobre la que se construye “Last Man Standing”, una exploración escénica del Colectivo Teatro Sin Paredes bajo la idea original y dramaturgia de Jorge Maldonado. Disertaciones sobre los elementos que conforman ambas expresiones, la historia del boxeo, tanto en el mundo como en nuestro país, así como la condición de las mujeres en tan competitivo deporte son elementos que enmarcan una historia de rivalidad entre el Gallo y el Chacal, dos boxeadores que están dispuestos a jugarse el destino entero con tal de obtener la victoria.

“Necesito que me prepares para ganar, no para perder.”

El proyecto es interesante sin duda. La anécdota central de “Last Man Standing” que incluye traiciones románticas, una crítica a un sistema corruto dentro del lado empresarial del boxeo y el deseo por salir de la pobreza, contiene elementos suficientes para elaborar un estupendo y sólido montaje con personajes tanto entrañables como poderosos. Sin embargo, las ambiciones de experimentación del Colectivo provocan que a esta narración se le sumen toda una serie de elementos como una crítica a la supremacía norteamericana, un estupendo monólogo de un hombre encargado de la limpieza de un gimnasio, peroratas filosóficas sobre el teatro y hasta la recreación de una memorable pelea en 1923. El resultado es fascinante y bien logrado, no sin también ser un reto a la concentración y paciencia del espectador que se encuentra muchísimo más interesado y comprometido con los destinos del Chacal y el Gallo que en las pretensiones de Teatro Sin Paredes.





“No sólo sabes pelear, también sabes dar un buen espectáculo.”

Alzado en hombros, El Chacal es llevado alrededor del cuadrilátero, o el escenario, para recibir los vitores del público que poco a poco ha dejado su rol pasivo en la butaca para convertirse en fanáticos; proyecciones en los lockers del gimnasio narran la historia del boxeo en nuestro país, un paralelo que se debe unir a la historia del llamado guerrero invicto del pueblo; mientras que de un lado del ring el Gallo se entrena con furia para lo que podría ser su más importante victoria, del otro al Chacal le quitan amorosamente los guantes y  las vendas de las manos mientras se escucha una dulce y melancólica música de piano. No cabe duda que el deleite en “Last Man Standing” radica en la dirección que Davis Psalmon aporta al montaje sabiendo manejar el ritmo de la puesta con precisión para conseguir un flujo trepidante y constante que evita que la ambicón dramatúrgica empantane el resultado escénico. Apoyado por la buena escenografía e iluminación de Sergio López Vigueras, Psalmon consigue el cometido de crear la ilusión del boxeo, de siempre recordarnos que estamos viendo teatro, al mismo tiempo que los espectadores nos preguntamos en todo momento cuáles golpes son reales y cuáles actuados.

“El último golpe que sientes es el de tu cuerpo contra la lona.”

El Gallo, con un fuego imposible de calmar en la mirada, lanza una provocación al Chacal durante una presentación a los medios. El contrincante, mucho más experimentado en las peleas, le lanza una certera bofetada y le brinda consejos con cierta calma contenida. “Last Man Standing” es un duro reto para los actores que conforman el elenco tanto a nivel físico como anímico. Tanto Christian Diez como Rubén Olivarez como los boxeadores antes mencionados dan muestra de sus capacidades tanto actorales como de entrega en interpretaciones que justamente fluctúan entre la verdad y la ficción, la vulneración y la rabia dando como resultado verdaderas chispas en el escenario. El resto del elenco conformado por Gilberto Barraza, Miguel Ángel Barrera y Carmen Coronado hacen una buena labor por igual, destacando a Coronado en el papel de la Flaca.

“¿Dónde queda el arte en todo esto?”

Todo espectáculo vivo, ya sea una ópera, un ballet, una pelea de lucha libre o de box, tiene algo de teatro en su esencia. El suspender nuestra credibilidad por un cierto tiempo para permitir que se nos cuente una historia o meramente podamos disfrutar de alguna representación violenta o no es parte de la magia del teatro que lo hace tan exquisito manjar. Somos animales por disfrutar ver a dos hombres pelear, somos hermosas criaturas que pueden aplaudir la más frágil de las actuaciones. Hay un punto intermedio entre estas aristas, Teatro Sin Paredes las están buscando.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Last Man Standing”

DRAMATURGIA: Jorge Maldonado

DIRECCIÓN: David Psalmon

ACTÚAN: Gilberto Barraza, Rubén Olivarez, Miguel Ángel Barrera, Carmen Coronado y Christian Diez.

DÓNDE: Teatro El Granero dentro del Centro Cultural del Bosque.

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 19:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs. Hasta el 22 de Abril.

COSTO: $150. Boletos en taquilla y en ticketmaster.

DURACIÓN: 120 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra. Se encuentra detrás del Auditorio Nacional.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *