LA PRINCESA Y EL MINISTRO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes quieren escapar de la realidad a un mundo bizarro donde todo podría ser.

LA PRINCESA Y EL MINISTRO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 
“Nadie puede ser feliz por todo un año, ni siquiera en este reino.”

En un mundo de blancos y negros, la princesa y el ministro se encuentran. Aquí, donde el caballero reptil y el pastelito de la corte coexisten en perfecta armonía con las demás sinrazones del lugar, se hacen preguntas a las que no necesariamente se tienen respuesta. Todo parece ser un absurdo, nadie entiende lo que esta pasando, pero cuando la realidad es demasiado difícil para entenderla, se tienen que crear universos paralelos donde se pueda vivir en paz.

“Ministro, ¿cree usted que yo pueda ser un cometa?”

Construida en toda una serie de viñetas, aparentemente inconexas, “La Princesa y El Ministro” del autor y director Alonso Fiallega es una exploración a los mundos que la gente es capaz de crear para escapar de una realidad donde la felicidad pareciera imposible de alcanzar. Como si se tratara de una discusión entre dos personajes directamente sacados de una novela de Lewis Carroll, la monarca y el funcionario discuten sobre los días raros y sobre la naturaleza de la retórica, cantan canciones donde los maullidos son la letra y discuten la posibilidad de una cita entre el ministro y Mantequilla, hermana de la princesa. El resultado es un intento exhaustivo de abordar el absurdo sin llegar a buen puerto ya que el único sentido de la narrativa llega con un giro de tuerca final en el último minuto de la obra que busca reinterpretar una perorata que carece de toda progresión dramática, conflicto o elaboración profunda de personajes a lo largo de la puesta.





“Vivo rodeado de recuerdos donde ninguno me pertenece.”

Un universo paralelo creado con una paleta monocromática de blancos y negros, donde el escenario es cubierto por un plástico blanco que pudiera remitir a las paredes acolchonadas de un manicomio. En el centro del lugar, un baúl de donde saldrán copas martineras, popotes de corazón, una pelota o todo lo necesario para una buena rasurada. La dirección que propone Fiallega para “La Princesa y el Ministro” sigue la misma línea de sinsentido del texto, con transiciones entre viñeta y viñeta que empantanan el ritmo de un montaje que difícilmente logra capturar la atención del espectador, salvo por las sólidas actuaciones por parte de Daniela Luján y Mario Alberto Monroy. Ambos actores, evidentemente comprometidos con su trabajo y con la puesta, resultan encantadores y adorables como dos seres muy frágiles a quienes la vida han orillado a escapar de ella en un mundo que les resulte más amigable.

“Mi tiempo con alguien perfecto ha terminado.”

“La Princesa y el Ministro” se presenta los días lunes en el Teatro La Capilla hasta el 30 de Julio.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “La Princesa y el Ministro”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Alonso Fiallega

ACTUAN: Daniela Luján y Mario Alberto Monroy.

DÓNDE: Teatro La Capilla.

DIRECCIÓN: Madrid 7, Del Carmen Coyoacán.

CUÁNDO: Lunes 20:00 hrs. Hasta el 30 de Julio.

COSTO: $200 entrada general. Boletos en taquilla y en www.redticket.com.mx

DURACIÓN: 70 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *