LA AVESTRUZ

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes desean entretenerse con los lamentos de una futura dama de honor.

LA AVESTRUZ

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

“Inhala paz, exhala calorías.”

Embutida en un vestido talla 2 color amarillo Abelardo, en el interior de un pequeño vestidor en una tiende de novias, Regina no está teniendo un buen día. No es para menos. Tras pasar toda la mañana dedicándose a revisar junto con su mejor amiga recuerditos, pruebas de vino, pastel y maquillaje, esta desesperada futura dama de honor está agotada y lista para estallar. ¿Será que todo su malestar tenga que ver con que ella nunca se va a querer casar porque todo ese circo de tres pistas al que llaman boda le parece ridículo? ¿O será que guarda un secreto que la tiene con la cabeza debajo de la tierra, escondiendo sus verdaderos sentimientos?

“Mi amiga se va a casar, no a morir.”

Las vicisitudes por las que tiene que pasar una dama de honor de una boda son retratadas con gracia y cierto ingenio por Saúl Campos en “La Avestruz”, un simpático monólogo que explora el lado ridículo de las bodas y de la imperante necesidad de casarse que aun existe en ciertas mujeres. A pesar de caer en varios lugares comunes que han sido tratados ya en una infinidad de obras, novelas y películas y de tener una resolución gratuita, el texto es un bien elaborado divertimento cuya única intención es la de entretener.

“La gente no debería casarse, en serio.”

Cantar de manera oligofrénica una versión muy mexicana de una canción icónica de Mariah Carey, bailar con toda energía la más conocida canción de Beyoncé y la presencia de música en vivo para que el intérprete haga las veces de patiño. La presencia y mano del director César Enríquez se percibe a lo largo de “La Avestruz” no sólo en la puesta en escena sino como elemento para fortalecer la dramaturgia al usar ciertos elementos que de inmediato remiten a montajes anteriores del creador como La Prietty Guoman y Amor en la Obrera. Esto se debe tomar como elemento positivo ya que ayudan a que la comedia sea un tanto más sólida y a imprimirle un ritmo al montaje más cercano al del cabaret.





“¿Y tú para cuándo sales mi amor?”

El desprecio que la protagonista siente por el muy pequeño vestido amarillo con un muy elegante y nada excesivo tocado rosa de flores y mariposas es un evidente reflejo de todas las frustraciones y enojos que carga. Esta proyección es evidente gracias al buen trabajo cómico que realiza Crisanta Gómez en “La Avestruz”. Poniéndose en manos de Enríquez y explotando sus fortalezas tanto histriónicas como físicas, Gómez da vida a Regina con una equilibrada mezcla de humor cabaretero, farsa y un toque de absurdo. Ya sea empinándose una botella de vino, comiendo golosamente un pastel o peleando contra su vestido para poder quitárselo, Gómez invita a una buena risotada.

“En esta sociedad no eres nadie si no estás con alguien.”

“La Avestruz” se presenta los días viernes a las 21:00 horas en la Sala B de la Teatrería hasta el 31 de Agosto.

 

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “La Avestruz”

DRAMATURGIA: Saul Campos

DIRECCIÓN: César Enríquez

ACTUAN: Crisanta Gómez

MÚSICA EN VIVO: Álvaro Herrera Zacarías

DÓNDE: Sala B de La Teatrería
DIRECCIÓN: Tabasco 152, Colonia Roma.

CUÁNDO: Viernes 21:00

COSTO: $200. Boletos en taquilla y www.lateatreria.com

DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *