ESPERANDO A GODOT

Por  |  1 Comentario
COMPARTE!

Para quienes quieren admirar un poderoso montaje de la máxima obra del siglo XX.

ESPERANDO A GODOT

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 DSC05158_wtm

“¿Y si no viene?”

DSC05285_wtmVladimir y Estragón esperan. Ni el hambre, ni los golpes recibidos durante la noche, sin importar las piedras en los zapatos o el dolor en las piernas, nada los detienen de aguardar su llegada. Aunque es muy probable que sea hoy, realmente no saben cuándo será su arribo. Lo que es seguro es que será aquí, bajo este árbol, donde se encontrarán con él. Didi y Gogo están juntos y seguramente lo seguirán estando durante toda una eternidad ya que las cadenas que los unen son más fuertes que las que unen a un amo y a su fiel sirviente. Esperar y esperar… lo más seguro es que Godot nunca llegará.

“Aquí ya no tenemos nada que hacer, ni aquí ni en ningún otro lugar.”

DSC05209_wtmConsiderada la pieza cumbre del teatro del absurdo y la obra dramatúrgica más importante del siglo XX, “Esperando a Godot” del dramaturgo irlandés Samuel Beckett es posiblemente la máxima representante de la sinrazón humana que alguna vez haya sido escrita. Esperar a que algo suceda a sabiendas de que no pasará, sufrir vejaciones y humillaciones con tal de tener compañía, el profundo deseo de moverse sin dar un solo paso, esta indiscutible obra maestra lleva al espectador a reevaluar el significado de su propia existencia a través de Vladimir y Estragón, dos hombres que a a lo largo de dos actos esperan infructuosamente la llegada del mítico Godot, quizás uno de los personajes en la historia del teatro que más interpretaciones ha tenido en cuanto a su significado.

“Tengo curiosidad de qué es lo que tiene que decirnos.”

DSC05195_wtmAun cuando el elemento absurdista en “Esperando a Godot” pudiera llevar al público a sentir que la obra carece de toda trama, dado que la anécdota realmente puede ser sintetizada en dos hombres esperando a que llegue Godot sin que pase gran cosa, la maestría de Beckett para hilvanar elementos existencialistas dentro de su obra, tanto en los personajes principales como en los co-dependientes Potzo y Lucky, una pareja atrapada en una relación sado-masoquista de control y dolor, logra que cada uno de los presentes le brinde significado y sentido a la historia, ya sea dentro de un sentido psicológico, político, religioso, ético o incluso homoerótico. La respuesta a quién es Godot y el porqué de esta interminable espera es algo que Beckett se ha asegurado resida en lo más profundo de cada quien.

“¿Quién es ese Godot?”

DSC05296_wtmAl considerar a Godot como el tiempo que nunca termina, el director José Luis Cruz aborda el montaje de “Esperando a Godot” como una serie de juegos que dos marginales se tienen que inventar para poder llenar la nada que significa sus vidas. Esta visión se lleva a la escena con contundencia, sobre todo en el segundo acto, a partir de una propuesta que explota la fisicalidad de los actores quienes son capaces de realizar toda una serie de proezas sobre el escenario, la creación de cuadros escénicos de profunda teatralidad donde un ir y venir de sombreros puede significar la eternidad y un simple gesto facial encierra todo el dolor de la humanidad y gracias a una producción que ha cuidado los elementos de iluminación y vestuario con sumo cuidado. Con un ritmo y tono que permiten el avance de la obra de forma fluida y un evidente entendimiento de las palabras de Beckett, el director logra un montaje por demás exitoso, a pesar de una traducción que podría evitar ciertos localismos innecesarios y algunos elementos fársicos que podrían resultar demasiado obvios para el espectador más familiarizado con la obra. A pesar de esto, José Luis Cruz consigue una puesta en escena que muy bien podría servir de referente para aquellos que se atrevan a enfrentar el monstruo escénico absurdista que es “Esperando a Godot”.

“El último momento tarda en llegar pero vale la pena.”

DSC05274_wtmEl cuadro actoral que conforma la puesta en escena de “Esperando a Godot” consigue abordar el montaje con la necesaria mezcla de humor, patetismo, ridiculez y dolor presente en cada uno de los personajes. David Ostrosky y Josafat Luna se hacen cargo de Estragón y Vladimir, respectivamente, a momentos haciendo uso de ciertos elementos clown, a otros logrando capturar la profunda soledad que se alberga en el alma de cada uno de ellos. Sin embargo, es el trabajo de Sergio Acosta y Evaristo Valverde en los papeles de Potzo y Lucky, respectivamente, lo que eleva esta propuesta a niveles mucho más valiosos y dignos de ovacionarse. Ya sea devorando una pieza de pollo, o declamando una perorata teológica, ambos actores demuestran una capacidad de transformación y arrojo que podría servir de lección para futuras generaciones de actores. Una vez dicho esto, es el conjunto de estos cuatro actores lo que consigue que este “Espeando a Godot” sea la mejor versión que he visto a la fecha de esta monumental obra.

“El señor Godot me mandó a decirles que esta noche no vendrá.”

Todos estamos esperando a Godot. Quién es y qué es lo que nos viene a decir, si es que alguna vez llegara, es algo que reside en lo más profundo de cada uno nosotros, algo personal e íntimo que posiblemente ni siquiera nos atrevemos a confesarnos a nosotros mismos. ¿Dinero, poder, fama, inmortalidad, Dios mismo? No importa. Por más que esperemos Godot nunca va a llegar pues el ser humano siempre sigue anhelado, buscando y deseando sin cesar. ¿Suena esto como algo devastador? No lo creo. Mi visión de estar vivo es esta constante búsqueda de algo más, de nuevos sueños, de nuevas respuestas. Yo espero con una sonrisa a mi Godot.

 

DSC05240_wtm

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

 

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Esperando a Godot”

DRAMATURGIA: Samuel Beckett

DIRECCIÓN: José Luis Cruz

ACTÚAN: David Ostrosky, Josafat Luna, Evaristo Valverde, Sergio Acosta y Andrea Acosta.

DÓNDE: El Círculo Teatral

DIRECCIÓN: Avenida Veracruz 107, Colonia Condesa.

CUÁNDO: Miércoles 20:30 hrs.

COSTO: $200 Entrada general. Boletos en taquilla. Aplican descuentos. Las funciones del 14, 22 y 29 de julio serán gratis gracias al apoyo de Musbi A.C. Reservaciones al 5553-1383

DURACIÓN: 120 minutos con un intermedio de 10 minutos.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con valet parking o estacionamiento. Cuenta con una extensa cartelera por lo que les recomendamos revisar sus demás opciones.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

1 Comentario

  1. Josafat Luna

    15 julio, 2015 at 3:02 pm

    Una narración bastante mediocre. Estoy mas que seguro que esta persona, con irreverentes pretensiones de critico tenga la calidad como para calificar nuestra puesta en escena. Espero que por lo menos haya pagado el costo del boleto. Por tipos como estos es que hay que reglamentar quien si y quien no puede entrar a las obras de teatro serio y comprometido. Se dice productor de micro teatro, pues no nada mas es micro productor es un micro ser totalmente deleznable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *