EL DESIERTO DE LAS LEONAS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean unirse a una lucha revolucionaria y cabaretera contra la violencia de genero.

EL DESIERTO DE LAS LEONAS

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“Era la revolución de las mujeres y ya no queríamos estar calladas.”

El convento está en llamas. En su interior, la Cacahuata teme por su vida. La ayuda está por llegar en voz de un joven valeroso que esconde su verdad tras un bigote falso. Sin embargo, ninguna de las dos se puede ir sin antes salvar a la leyenda viviente, Juana Gallo, y el baúl que guarda el más preciado de todos los tesoros. Es hora de contar sus historias, de reconocerlas como las de tantas y tantas que viven lo mismo a diario. Es tiempo de alzar la voz y rugir como fieras pues la violencia rampante contra las mujeres no puede continuar ni un día más.

“Las mujeres de Salsipuedes estamos cansadas.”

Mujeres en armas que son violentadas y traicionadas por imbéciles incapaces de usar su propia pistola, una cantante en un tugurio de mala muerte que es seducida por un granuja que la olvida en cuanto queda encinta, una niña que no logra comprender como las agresiones que sufren todas las mujeres a su alrededor son recibidas con sumisión, silencio y, finalmente, la muerte. La compañía de teatro La Mafia Cabaret presenta su espectáculo “El Desierto de las Leonas”, escrito de manera colectiva junto con la directora Nora Huerta. En él, desde la trinchera de la Revolución Mexicana, de la disidencia, del humor y la rabia, se realiza una poderosa denuncia contra la cada vez mayor y brutal violencia contra las mujeres que existe en nuestro país a partir de figuras femeninas reales de principios del siglo XX.




“Amá, ¿ese es el futuro que me espera?”

Diálogos extraídos de canciones de Gloria Trevi, OV7 o José José, referencias a la cultura pop dentro de un contexto revolucionario, un sentido del humor ácido y confrontacional y una canción que clama con toda rabia cuán culero es uno de los bancos más grandes del país. “El Desierto de las Leonas” se beneficia profundamente del ácido humor que maneja, principalmente ya que ayuda a balancear el reiterativo mensaje de empoderamiento femenino que maneja la obra, así como el casi panfletario nivel de denuncia en el que llega a caer el discurso. En ningún momento se pretende minimizar la urgencia e importancia del discurso, meramente la manera en que a momentos se realiza. Una vez dicho esto, el final de la puesta en escena, apoyado por la música original de Hernán del Riego e interpretada en vivo por Sabrina Moyotorena, lanza un último golpe al estómago que impacta con toda fuerza y que es capaz de cimbrar los huesos de los espectadores quienes se entregan de lleno con una ovación final merecida.

“Traigo los óvulos contados y ninguno es para ti.”

El más visible elemento de utilería de la obra es un misterioso baúl que esconde un contenido por demás valioso. No es el único. Hay mil de ellos, la existencia de cada uno marcada por un golpe en el piso emulando el cierre del maletero. Elementos sencillos, sin complicaciones, una propuesta clara que apuesta por la esencia del cabaret, una que se basa más en la actoralidad y en la dramaturgia que en la parafernalia escénica. La dirección de Nora Huerta en “El Desierto de las Leonas” es pertinente con su género, no arriesgada ciertamente, pero es efectiva en su cometido y logros. Prueba de ello se encuentra en el buen manejo del ritmo que permite que la comedia fluya libremente. Es importante enfatizar el estupendo trabajo de vestuario que realiza Mauricio Ascencio en la puesta en escena, evocando trajes de época con un cierto toque de ironía.




“Tengo la boca seca de tanto exigir.”

Cacahuata platica con su hija, una niña que prefiere los cochecitos a las muñecas. Entra una vecina que narra sus vicisitudes con su hombre, hecho que incluye un acto violento. Esta escena se repite más de dos veces, cada una de ellas con vecinas diferentes, todas actuadas de manera similar. Las historias que se narran son reales, son terribles, carecen de una verdadera construcción dramática. Sin lugar a dudas, el trabajo que realiza Pako Reyes como la Cacahuata se lleva las palmas de la noche, destacando con ovación de pie la escena en que tiene que escenificar un diálogo grabado desde Veracruz, mismo que incluye mímica vocal a la perfección. Igualmente loable es el trabajo de Irakere Lima como la hija Martiniana. Liliana Papalotl en el personaje de Juana Gallo es solvente, aun cuando se deben diferenciar los distintos personajes que interpreta, así como enfocarse más en la víscera que en la garganta. “El Desierto de las Leonas” brilla gracias al trabajo colectivo de la Mafia Cabaret, un colectivo de quien sin duda se le deberá de seguir la pista.

“No se trata de callar para vivir.”

Resulta desconcertante a veces la desconexión social que puede existir entre teatros, entre propuestas escénicas, en la cartelera de nuestra ciudad. Mientras que en El Vicio, desde la trinchera política e insurgente del cabaret se lanza un rugido vociferante contra la violencia de género, en otro teatro se presenta una obra donde el único dilema de tres mujeres treintonas es el encontrar un hombre que pueda validar su existencia. Qué profundas son las diferencias, qué necesario es el cabaret para abrirnos los ojos. Las están matando y en la televisión se sigue glorificando el rol de la mujer como mera ama de casa, las están desapareciendo y en el cine las mujeres siguen apareciendo en roles secundarios, las están vendiendo, pero en un teatro de la colonia San Rafael las confesiones de unas mujeres de 30 siguen llenando la sala. Así nuestra triste realidad.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “El Desierto de las Leonas”

DRAMATURGIA: Nora Huerta y La Mafia Cabaret.

DIRECCIÓN: Nora Huerta

ACTUAN: Liliana Papalotl, Pako Reyes y Irakere Lima.

MÚSICA ORIGINAL: Hernán del Riego.

MÚSICA EN VIVO: Sabrina Mayotorena.

DURACIÓN: 70 minutos sin intermedio.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *