EL CONVIVIO DEL DIFUNTO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes desean asistir a una muy divertida celebración de un muerto que se niega a dejar de bailar.

EL CONVIVIO DEL DIFUNTO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Cortesía de la CNT

 

“Ha sucedido lo peor.”

De acuerdo con las pruebas realizadas por el eminente Doctor Ribadeneira, Mauricio está muerto. Es por eso que resulta tan desconcertante, tanto para su viuda como para sus mejores amigos, que ande por la sala bailando en pijama, bebiendo uno que otro highball y esté listo para un buen mole. Quizás tenga el alma atorada como bien lo sugiere Magda la sirvienta, quizás tenga asuntos pendientes que solucionar. Lo que es real es que esta noche todos los secretos saldrán a la luz mientras se prepara el más glorioso viaje a Venecia.

“Mauricio está muerto, pero sigue hablando.”

El matrimonio de Leonor y Mauricio enfrenta una de sus peores crisis ante la rotunda negación del marido a aceptar su muerte tras haber sufrido un fulminante infarto. Esta tan ridícula situación desemboca en una cena por demás absurda que esconde en su trasfondo un plan maquiavélico por desentrañar la verdad. Ambientada en la década de los setentas, “El Convivio del Difunto” del dramaturgo y director Martín Zapata es una comedia de humor negro con fuertes tintes fársicos y absurdistas que divierte enormemente ante el desenfado con que se trata la presencia de un muerto viviente a la mesa para cenar.





“Esto ya parece velorio y me están poniendo nervioso.”

Dos parejas adineradas, una la del occiso y la otra los mejores amigos, un médico ya entrado en añitos por un gusto por la servidumbre y una criada con copal y mota en su recamara son los protagonistas de “El Convivio del Difunto”. Entre diálogos sumamente civilizados a momentos, a otros sin sentido en la mejor tradición de La Cantante Calva de Ionesco, Zapata crea un universo aparentemente absurdo, que cuestiona nuestro entendimiento de la muerte, la manera en que manejamos la pérdida, el sentimiento de culpa que capaz de carcomer las entrañas de alguien que se sabe culpable  así como los secretos que uno guarda durante toda una vida. Ácida y negra en su humor, ingeniosa en su giro de tuerca y a momentos verdaderamente oligofrénica en su desarrollo, esta puesta en escena es sin duda una celebración a la ridiculez que conforma la sociedad civilizada ante la única certeza que nos da la vida: la muerte.

“Si ustedes dicen que estoy muerto, estoy muerto.”

Tras haber degustado una cena de arroz, frijoles y pollo con mole, todo ello servido de manera real en el comedor de madera que de inmediato remite a los setentas, y haber sobrevivido a una broma de humor muy macabro por parte del fallecido Mauricio, todos los presentes comienzan a bailar Can’t Take my Eyes Off of You de los Four Seasons. Mientras que el occiso baila desenfrenadamente con una muy borracha Silvia, Alfonso y Leonor bailan con incomodidad en la mirada pero con gran ritmo en las caderas. Por su parte, el doctor Ribadeneira aprovecha la ocasión para deleitarse bailando con Magda la muchacha con toda la intención de robarle un beso en el proceso. Apoyado por una buena escenografía por Alejandro Luna, un magnífico diseño de vestuario por Jerildy Bosch y el preciso maquillaje y peinados de Maricela Estrada, Martín Zapata es capaz de llevar la dirección de “El Convivio del Difunto” a niveles desaforados de diversión que potencializan de manera deliciosa tanto el absurdo como la farsa. Ya sea haciendo un homenaje al pintor surrealista René Magritte con una pala en la cara del personaje titular o rodeando toda la puesta en escena con un aura de irrealidad que se ve equilibrada con la presencia de comida real, Zapata es capaz de llevar su propuesta hasta las últimas consecuencias con resultados por demás positivos, hecho que se comprueba con la muy prolongada ovación que se levanta desde las butacas al final del montaje.





“No me voy a manchar las manos con la sangre de un traidor.”

Serio y angustiado por el milagro médico que está presenciando en un principio, desparpajado y seductor hacia el final, el Doctor Ribadeneira poco a poco va perdiendo la compostura. Lo mismo se puede decir de la propia y callada Silvia quien a medida que el alcohol fluye por sus venas se va liberando de sus ataduras sociales para bailar con total desenfado. Cada uno de los personajes en “El Convivio del Difunto” es representativo de un estereotipo dentro de los cánones más comunes de la comedia de enredos. Dentro de las etiquetas del ridículo y su sufrida esposa, el amigo y el objeto del deseo, el sabio y la criada, es que el elenco de la puesta en escena se deleita al llevar sus interpretaciones al máximo punto del absurdo fársico, sin dejar nunca de estar dentro de una comedia. Arturo Beristain, Mariana Giménez, Juan Carlos Remolina, Astrid Romo, Gastón Melo y Diana Fidelia se lucen en el escenario, cada uno disfrutando de momentos memorables e hilarantes, entre los que se destacan cada uno de los bailables a lo largo de todo el montaje coreografiados con hilarante locura por Dalia Balp.

“¿Puedo venir a tu funeral?”

Siempre se ha dicho que una de las características más fascinantes de los mexicanos es nuestra capacidad de reírnos ante la muerte. Ya sea con una icónica Catrina dibujada por José Guadalupe Posada o con una comedia donde los muertos comen, hablan y, sobre todo, bailan, las risas que le ofrecemos a la muerte siempre serán un bálsamo que ayuda a transitar hacia el inevitable último paso que hemos de dar en esta existencia. “El Convivio del Difunto” sin duda me ha hecho reír mucho, en el camino también me ha sanado.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “El Convivio del Difunto”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Martín Zapata

ACTÚAN: Arturo Beristain, Mariana Giménez, Juan Carlos Remolina, Astrid Romo, Gastón Melo y Diana Fidelia.

DÓNDE: Foro de las Artes dentro del Centro Nacional de las Artes.

DIRECCIÓN: Río Churubusco 79, esquina Calzada de Tlalpan. Colonia Country Club.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs. Hasta el 26 de Agosto.

COSTO: $30 Jueves $100 los demás días. Boletos en taquilla. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 100 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El CENART cuenta con estacionamiento sin costo.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *