DESPUÉS DEL ENSAYO

Por  |  Comentarios
COMPARTE!





Para quienes quieren convivir con los fantasmas que atormentan la mente de un director en decadencia.

DESPUÉS DEL ENSAYO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“Me asustas cuando hablas de tus odios.”

Entre vestigios de montajes anteriores, en el absoluto silencio que sólo se puede encontrar en un escenario vacío, un director deja que su mente vague libremente por los rincones oscuros que se esconden en su cerebro. Ahí, entre cátedras sobre el arte de actuar y la eterna complejidad del teatro, un hombre cansado dejará que sus fantasmas caminen libremente entre las tablas para seducirlo, atormentarlo y buscar un reloj que quizás nunca existió.

“Sé que tienes un lugar para mí en tu plan, pero no quiero participar.”

Madre e hija, ambas actrices, ambas quizás sólo producto de una mente agotada, se manifiestan ante el gran director teatral Vogler para hablar del pasado, de El Sueño de August Strindberg y sobre todo aquello que conforma el teatro. Filmada originalmente como una película para la televisión en 1984, “Después del Ensayo” escrita y dirigida por el afamado cineasta Ingmar Bergman y traducida al español por Humberto Pérez Mortera es una poderosa reflexión sobre las artes escénicas, los ciclos que comienzan y se repiten una y otra vez tanto sobre el escenario como en la vida y cómo pareciera que el pasado siempre regresa para invitarnos a imaginar aquello que nunca sucederá.

“No soy parte del drama, lo materializo.”

Claramente dividida en tres actos definidos, “Después del Ensayo” pareciera de primera instancia ser más una catedra sobre el quehacer teatral y una perorata sobre familia, odios, reclamos, rencores y errores cometidos, pero carente de todo conflicto. Sin embargo, en la profundidad del texto, entre disertaciones y platicas que se antojan eternas e hipnóticas, se revela una magistral disección de personajes, específicamente del director Vogler, que deja en evidencia toda una problemática interna que lo ha asediado por dos generaciones de mujeres que se pusieron en sus manos para ser enaltecidas o destruidas.





“Un director puede matar a un actor.”

De entre las sombras, el fantasma de una mujer que amó a Vogler y que las adicciones destruyeron se aparece para seducir al director al mismo tiempo que le reclama todo el daño cometido. Ella se mueve libremente sobre el escenario o invadiendo las mismas butacas de un teatro donde el público se ha vuelto invisible, mientras que al fondo dos pantallas proyectan imágenes de los mismos personajes en close-up. La escenificación que realiza Mario Espinosa a “Después del Ensayo” brilla a momentos con un ritmo que entiende a la perfección el nivel de intimidad que la puesta en escena demanda así como con la decisión de romper con la cuarta pared para llevar a los personajes a interactuar entre los espectadores dado que la premisa se lleva a cabo en un teatro vacío. Sin embargo, resultan desconcertantes ciertas decisiones como el sentar a los asistentes en tres frentes cuando claramente el montaje se realiza con una sola vista o al intentar proponer un homenaje al cine de Bergman con proyecciones que se filman al momento que, más que aportar a la propuesta, distraen y dispersan la atención. Una vez dicho esto, es necesario enfatizar de nueva cuenta que el verdadero mérito de dirección en este montaje se centra en la precisa recreación de una atmósfera digna del cine de Bergman donde los silencios y pausas se llenan de los fantasmas que habitan en el recinto vacío.

“Sólo alguien con talento puede actuar tan mal.”

Seductora en un momentos, dramática y egocéntrica en otro; en un segundo capaz de hacer reír o de conmover, juguetona en su mirada antes de que se inunde en lágrimas de verdadero dolor. El verdadero y absoluto goce que lleva a una verdadera ovación final en “Después del Ensayo” se encuentra en la magistral actuación que ofrece Julieta Egurrola, demostrando no sólo talento y experiencia, sino una entrega que abruma y sobrecoge al permitirse fracturarse por completo en un dominio total de sus emociones. A su lado, Juan Carlos Colombo brilla y también hace gala de toda su experiencia actoral, desarrollando toda una gama de matices en su personaje con tan sólo una ligera inflexión en la voz o con un elegante cambio en la mirada. Estos dos gigantes de la actuación brindan una verdadera clase magistral sobre lo que es hacer verdadero teatro, hecho digno de eme admiración. En la medida en que la contraparte joven encargada de interpretar a Anna se acerque, aunque sea de manera remota, a la calidad, verdad y fractura que ofrecen Colombo y Egurrola el montaje cobrará autenticidad y verdadera valía en los momentos en que ella se encuentra en escena.

“¿Crees que habría sido feliz en la vida si hubiera aprendido a ser cínica?”

Todos tenemos fantasmas, nos encontramos atrapados en el pasado, mismo que constantemente regresa para recordarnos que nunca podremos escapar de sus terribles garras. “Después del Ensayo” es la carta de amor que Bergman le escribe al teatro al mismo tiempo que busca exorcizar los demonios que lo acosan y que comparte con todo aquel artista que tenido la maldición de saborear las peligrosas mieles de trabajar sobre un escenario.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Después del Ensayo”

DRAMATURGIA: Ingmar Bergman

DIRECCIÓN: Mario Espinosa

ACTÚAN: Juan Carlos Colombo, Julieta Egurrola y Sofía Espinosa.

DÓNDE: Sala Xavier Villaurrutia dentro del Centro Cultural del Bosque.

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs.

COSTO: $150 entrada general. Boletos en taquilla y ticketmaster. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

2 Comments

  1. martha

    13 agosto, 2017 at 9:33 pm

    La obra es gremial en sus parlamentos es una garantía I. Berman , las actuaciones magistrales de dos instituciones del histrionismo el primer actor Juan Carlos colombo y julieta egurrola magníficos! , el enorme problema es que la actriz Soria espinosa es PÉSIMA, francamente es hartante escucharla, sus parlamentos son gritos repetitivos, sin mayor emoción en pocas palabras uno termina preguntando quien le dijo que es actriz, es una pena si es que esta chica está ahí por ser pariente del director..

    • admin_entretenia

      14 agosto, 2017 at 7:33 pm

      Gracias por tus comentarios!
      Las opiniones de nuestros lectores son valiosas para nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *