MACBETH

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes desean conocer la tragedia de ambición y culpa que cayó sobre el rey de Escocia.

MACBETH

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

 

“Salve Macbeth que has de ser rey en el futuro.”

Tres arpías lo vaticinaron en el camino y su destino quedó marcado como el futuro monarca. Sed insaciable de poder, no sólo por su parte sino también de su ponzoñosa esposa, mancharon de forma indeleble sus manos con la sangre de todos aquellos inocentes que osaron a interponerse entre su ambición desmedida y el tan anhelado trono de Escocia. Cuidado, la culpa lo ahoga, el bosque de Birnam se acerca y aquel que no nacido de mujer está próximo a reclamar su venganza.

“Serás padre de reyes, pero rey tú no serás.”

Considerada como la obra “maldita” de William Shakespeare, cuyo nombre es de mala suerte pronunciar en el interior de un teatro, “Macbeth” es una tragedia de caracteres y de orden moral alrededor de los efectos que puede provocar tanto la ambición política como el sentimiento de culpabilidad sobre la mente humana. Estrenada en 1606, la historia de la sangrienta ascensión del thane de Glamis hasta el trono máximo de Escocia a través de toda una serie de asesinatos detonados por el oráculo de tres brujas y empujado por la malévola Lady Macbeth es considerada una de las tragedias más representativas de Shakespeare a pesar de considerarse que el personaje titular carece de las dimensiones dramatúrgicas de seres mucho más complejos como Otelo o Hamlet.

“¿Es ese un puñal que veo con su mango hacia mis manos?”

La traducción y adaptación que realiza Alfredo Michel Modenessi a “Macbeth” condensa los cinco actos que conforman la obra original en uno sólo, enfocándose en el material sustantivo de la anécdota y dejando de lado la parte más retórica o que podría considerarse como redundante. El resultado es un material sólido que, a pesar de a momentos pareciera llevar la poeticidad de Shakespeare a terrenos más comunes, consigue transmitir la fuerza de la historia, los conflictos de sus personajes y el terror que sus fantasmas provocan.





“Nadie que de mujer haya nacido, a Macbeth puede hacerle daño.”

Un sillón de piel roja manipulado por todo el escenario al igual que todos lo hacen con el poder, el trono y la ambición, un espejo de agua sobre el piso de escenario donde se reflejan los más nefandos actos de Macbeth y su esposa, una tela roja que toma el lugar de los ríos de sangre que el rey de Escocia ha dejado en su camino hacia la corona y una iluminación a cargo de Víctor Zapatero que mimetiza las sombras en el alma del monarca y juega con las olas del agua cual el futuro que juega con el destino de Macbeth. Tras haber realizado una carnicería, un cabaret y un castillo de naipes, el renombrado director Mauricio García Lozano continúa su exploración de las obras de William Shakespeare con su montaje más sobrio y oscuro a la fecha. El “Macbeth” de García Lozano se encuentra lleno de símbolos, algunos más evidentes que otros, siendo dentro de la escenografía a cargo de Adrián Martínez Frausto el uso del agua como elemento de purificación o de muerte el más poderoso y efectivo sin duda. De igual manera es digno de mencionarse, sobre todo para quienes recuerdan su sanguinario Ricardo III, el uso de una tela roja como sustituto de la sangre, añadiendo un aire de elegancia y sutileza a toda la propuesta. A pesar de un exceso en el uso de la musicalización que a momentos impide una buena apreciación de los diálogos y un ritmo que aun se debe afianzar, toda una serie de elementos bien utilizados como una paleta de grises y cafés en el vestuario por Mario Martín del Río, una carta en llamas, coronas de dedos, violencia sugerida y una magnífica interpretación en el uso de las tres brujas hacen de esta puesta en escena una de las más interesantes en la saga shakesperiana que nos ha regalado en los últimos años Mauricio García Lozano.

  “No careces de la ambición, pero sí de la maldad que la acompaña.”

Tras el asesinato de Banquo, Macbeth atiende un banquete donde le es imposible tomar asiento pues el fantasma de su recién muerto amigo se encuentra postrado en su lugar. Lady Macbeth, una mezcla de terror y urgencia, reflejada desde en su mirada hasta su constante retorcimiento de manos, trata de mantener la calma a medida que siente que la culpa desea adentrarse en su alma. La complejidad actoral que demanda “Macbeth” es alcanzada con creces por la gran Lisa Owen, quien tiene la dicha de interpretar con precisión y verdad a Lady Macbeth, uno de los personajes femeninos más codiciados en el teatro. A su lado, Juan Manuel Bernal es el encargado de dar vida al rey de Escocia con resultados que, aun cuando son solventes, deben profundizarse aun más en su proceso de vulneración y fragmentación emocional para ser creíble en todo momento, tanto en su ambición como en su culpabilidad y no caer en la pretensión de sentimientos. Además de los dos personajes principales , resulta imperativo mencionar el feroz trabajo de Raúl Villegas como Macduff quien le imprime la urgencia en su personaje que hubiera sido preciso ver en el personaje titular. De igual manera, se aplaude la actuación de Assira Abbate quien, ya sea como una de las hermanas del destino o como un tanto precoz infante, le imprime un poderoso toque de maquiavélica y perversa inocencia a todo el montaje. El resto del elenco conformado por Julián Segura, Diego Jáuregui, Hamlet Ramírez, Miguel Santa Rita Sandoval y Paula Watson realiza un buen trabajo, aun cuando es necesario trabajar con algunos de los miembros del elenco en su proyección vocal.

“Fuera malditas manchas.”

El primer trabajo de crítica que hice en la carrera de Literatura Dramática y Teatro en la UNAM consistió en elegir una escena de “Macbeth” y escribirla en formato de novela. Fue durante el proceso de describir con lujo de detalle la manera en que Lady Macbeth lavaba sus manos tratando de quitarse el carmín que se negaba a dejarla, mientras un sudor frío se condensaba en su frente, que nació mi amor por la crítica. Escribir hoy sobre la gran obra del rey de Escocia, a manos de un creador a quien respeto por su visión y arrojo, simboliza un círculo que se completa en mi carrera, aun cuando estoy convencido que el ciclo de obras de Shakespeare de García Lozano continúa.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Macbeth”

DRAMATURGIA: William Shakespeare

TRADUCCIÓN Y ADAPTACIÓN: Alfredo Michel Modenessi

DIRECCIÓN: Mauricio García Lozano

ACTÚAN: Juan Manuel Bernal, Lisa Owen, Julián Segura, Diego Jáuregui, Hamlet Ramírez, Miguel Santa Rita Sandoval, Raúl Villegas, Paula Watson y Assira Abbate.

DÓNDE: Teatro Milán
DIRECCIÓN: Lucerna 64 esquina con Milán, Colonia Juárez.

CUÁNDO: Viernes 20:45, Sábado 17:30 y 20:00, Domingo 18:00 hrs.

COSTO: $450 y $350. Boletos en taquilla y ticketmaster.

DURACIÓN: 120 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera, así como las obras que se presentan en el Foro Lucerna, dentro del mismo edificio.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *