CAMILLE CLAUDEL

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes quieren adentrarse en la mente de una de las más poderosas escultoras de la historia.

CAMILLE CLAUDEL

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“Corrió al cuaderno… al mármol… a mí.”

Sus manos encontraban la verdadera felicidad entre la tierra mojada de cementerio hecha barro para suavizar el material; sus pies fueron tan bellos que el mismo genio los honró con su firma; su habilidad de transformar la piedra en movimiento inmortalizado tan única como terrible fue la sociedad, su familia y el mismo Rodin con ella. Ella fue una verdadera artista de la escultura, su vals incomparable, pero el objeto de su admiración y amor la traicionó, los médicos decidieron lanzar electricidad por todo su cuerpo y quienes decían quererla ocultaron sus cartas del mundo entero.

“Todo lo que es difícil me seduce.”

A pesar de no haber sido reconocida en su tiempo, la escultora francesa Camille Claudel es considerada en la actualidad como una verdadera artista, innovadora en las técnicas utilizadas y en los temas de sus obras, exquisita en la calidad de su manejo de la piedra. Su relación fracturada con el gran Auguste Rodin, su estancia en un hospital psiquiátrico debido a una supuesta esquizofrenia y toda una tormentosa vida buscando el reconocimiento que una mujer comúnmente no recibía en ese entonces son fuentes de inspiración sobre las que la dramaturga Gaël Le Cornec desarrolla “Camille Claudel”, un monólogo en voz de la creadora que se adentra en los rincones más profundos de la psique de la escultora.




“No se puede crear belleza sin sufrir un poco.”

Un diálogo en una sola voz entre escultora y modelo masculino que no pareciera respetar los límites que implican trabajar con una mujer; disertaciones sobre el amor conectadas con el peso de lidiar con Rodin, un hombre que fue incapaz de darle el crédito o la paga merecedora por su trabajo; comentarios a sotto voce por una sociedad pronta a juzgar sin entender el infierno vivido. “Camille Claudel” parte de bases sólidas, de un claro entendimiento del objeto de estudio por parte de la dramaturga, de la vida, obra y psique de la escultora. Sin embargo, la progresión dramática se empantana debido a una reiteración de puntos ya establecidos, una excesiva elocuencia literaria, en querer abarcar demasiadas aristas en vez de enfocarse en dos o tres aspectos de la vida de la artista. Ciertamente la vida de Claudel es fascinante, mucha tela de donde cortar, no hay necesidad de utilizarla toda.

“Firmó su nombre en mis pies.”

El escenario está cubierto por unas telas que parecieran emular el yeso con el que la escultora trabajaba en su taller. En una escena al inicio de la puesta en escena, la artista se oculta bajo ellas, emergiendo primero una mano, luego otra, una estatua viva que poco a poco se revela como la figura femenina que conforma la estatua El Vals. La estética visual que maneja el director Diego Vázquez en “Camille Claudel” es admirable durante la primera parte del montaje. Apoyado por la exquisita iluminación de Patricia Gutiérrez Arriaga, una capaz de proyectar la calidez provocada por la relación entre los genios escultores o la frialdad de un hospital, y la bien lograda escenografía de Edyta Rzewuska que invade hasta la primera fila de las butacas, la pretensión de la escenificación busca adentrarse en el complejo mundo interno de Claudel. Sin embargo, la búsqueda cae en un regodeo del esteticismo, uno que lanza estímulos escénicos visualmente arrebatadores pero incomprensibles en su aportación a la narrativa o que meramente llevan el ritmo a longitudes innecesariamente alargadas. Una declamación en micrófono con voz distorsionada es interesante, más no aporta a la propuesta; una carta que se pide sea entregada a un espectador en la cuarta fila no tiene eco con la puesta en escena; una estatua viva que se queda inmóvil por minutos en el escenario dejando a los espectadores en contemplación excesiva. Todos ellos ejemplos de la gran capacidad del director en crear cuadros interesantes pero que finalmente no aportan a la globalidad de la propuesta.




“Yo transmito con estas manos mi visión del mundo.”

Camille canta en un bar con amigos, espectadores a los que se les pide que canten junto con ella. En ese cantar poco a poco pasa de jubilosa a ebria y lastimera. Ella misma puede ser juguetona mientras juega el juego de la verdad con un espectador, hasta que se le cuestiona sobre su salud mental, o puede ser iracunda mientras increpa las injusticias a las que ha sido sometida por Rodin. El punto más sólido de “Camille Claudel” se encuentra en la muy comprometida actuación de Yuriria Fanjul quien aborda el controversial personaje histórico con las múltiples facetas por las que pasa a lo largo de la historia. Sin embargo, también asume el rol de algunos otros personajes con desenfado, con humor, con malicia o con sinceridad. Fanjul es sin duda la razón por la que una sobre ambiciosa puesta en escena es digna de ser aplaudida al término de la misma.

“Soy una medusa decapitada en busca de un cuerpo.”

Hace poco más de 15 años estuve en París y una de mis principales misiones del viaje era visitar el museo Rodin. El Beso, El Pensador, Las Puertas del Infierno tres piezas que necesitaba ver con mis propios ojos. Ahora recuerdo también haber visto manos en mármol, haber visto pies en bronce y no puedo evitar preguntarme si algunos de ellos no habrán sido esculpidos por las muy talentosas pero poco apreciadas manos de Camille Claudel.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Camille Claudel”

DRAMATURGIA: Gaël Le Cornec

DIRECCIÓN: Diego Vázquez

ACTÚAN: Yuriria Fanjul.

DÓNDE: Teatro La Capilla

DIRECCIÓN: Madrid 7, Del Carmen Coyoacán.

CUÁNDO: Viernes 20:00 horas. Hasta el 17 de Mayo.

COSTO: $250 entrada general. Boletos en taquilla y en https://boletopolis.com/es/

DURACIÓN: 80 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *