ARROJADOS AL MUNDO SIN COBERTOR DE LANA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren ver cómo evoluciona una relación bajo el crujir de las hojas secas. 

ARROJADOS AL MUNDO SIN COBERTOR DE LANA

Por Juan Carlos Araujo
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“Esta banca es mi favorita.”
 

Una banca de parque es un buen lugar para leer, relajarse, contemplar el mundo pasar o incluso entablar una conversación con un extraño. En el momento en que ese otro ser humano, un hombre o una mujer, se sienta a lado de uno la pregunta obligada salta a la mente: ¿de qué se puede hablar con un desconocido, sobre el clima? Ciertamente hay temas que la sociedad no permitiría tocar, pero… lo que se busca es una conexión real, ¿qué no? Todos necesitamos de algún tipo de protección en contra de un mundo sumamente hostil; algunos usarán armaduras y escudos imposibles de penetrar, otros simplemente un cobertor de lana que los mantenga calientitos, haciéndolos sentir seguros y en paz. A veces ese cobertor tiene cara, una voz, y puede ser el inicio de algo que será real.

“Me duele este clima.”
 
Con un estilo que remite directamente a “La Historia del Zoológico” de Edward Albee y una estructura propia del teatro del absurdo, Mario Cantú Toscano escribe “Arrojados al Mundo sin Cobertor de Lana”, una entrañable pieza dramática que busca hablar sobre el clima de violencia que se vive en nuestro país de manera poética, pero que termina siendo más una exploración sobre las reglas que rigen las convenciones morales, la profunda soledad omnipresente en nuestra sociedad y  la imperante necesidad del contacto humano.
 
“¿Te parece bien hablar de mierda con un desconocido?”
 

El encuentro fortuito entre un hombre y una mujer en la banca de un parque sirve como detonador para un diálogo entre dos almas solitarias en medio de un ambiente que produce miedo, asco y desprecio. La necesidad de entablar una conversación, crear algún tipo de vínculo, aunque sea a partir de hablar del clima o del tiempo, que no es lo mismo, permite a Cantú Toscano crear diálogos tanto agresivos como líricos, donde la banalidad y el aparente sin sentido de todo lo que se dice viene cargado de una gran simbología, producto de una serie de malestares que aquejan a quienes viven en una sociedad “civilizada”. El dramaturgo provoca con destreza y agilidad a los espectadores a partir de un fino manejo del lenguaje, ya sea en sus niveles más burdos y groseros o en crear imágenes de profunda hermosura.

“¿Hace mucho que tienes miedo?”
 

La naturaleza misma de los diálogos en “Arrojados al Mundo sin Cobertor de Lana” exige un ritmo preciso, calculado y controlado, que module y enfatice cuanto dicen los personajes, siendo como una ráfaga de ametralladora o con toda la delicadeza y calma con la que teje una abuela. El director Ricardo Delgadillo consigue esto con la misma maestría con que logra recrear un solitario parque por medio del uso de hojas secas, cuyo crujir se convierte en una terrible y melancólica melodía que refleja el sentir de ambos personajes. Un trabajo redondo de dirección que rinde homenaje al texto de Cantú Toscano, al mismo tiempo que lo profundiza y le imprime mayor fortaleza.

“Si algo se puede parecer al cobertor de lana es la poesía.”
 

A nivel actoral, “Arrojados al Mundo sin Cobertor de Lana” es una verdadera lección de compenetración y comunicación. Leticia Cavazos y Marco Treviño funcionan como una sola unidad, respondiendo en perfecta armonía ante los estímulos, violentos o tiernos, burdos o seductores, que se lanzan entre ellos, provocando la duda en el espectador de si realmente este es un encuentro casual entre dos extraños o si más bien es un baile perfectamente coreografiado por una pareja buscando mantenerse unida a pesar del paso del tiempo. La maravillosa expresividad de Cavazos y Treviño, el lenguaje corporal que logra proyectar una enorme cantidad de emociones sin necesidad de decir una sola palabra o la naturalidad con que reaccionan ante caricias o insultos hace que el montaje evolucione de una mera obra de teatro a una experiencia deliciosa que invita a regresar por el simple placer de volver a ver interpretaciones tan precisas.

“Es muy pronto para el deseo y muy tarde para el amor.”
 

Este mundo en el que nos tocó vivir es agresivo, violento a veces, provoca que queramos encerrarnos en nuestras casas y nunca salir de ahí por temor a que nos pase algo. Sin embargo, cada vez que enfrentamos al mundo, ya sea para ir a estudiar, trabajar, al teatro o simplemente a sentarnos en la banca de un parque, corremos el enorme riesgo de encontrarnos con un extraño, comenzar una conversación e iniciar una nueva amistad, tal vez con quien podría convertirse en el siguiente amor de nuestras vidas. A lo largo de mis cuarenta años he vivido terribles crisis, enfrentado al infierno y deseado morir. Gracias a cada uno de mis amigos, a mi familia, a mis compañeros de trabajo y a la persona que amo, todos ellos hilos en mi cobertor de lana, es que he salido adelante, es que hoy soy feliz. Gracias de todo corazón a todos ustedes por cobijarme y protegerme con sus consejos, con sus risas y, sobre todo, con su amor.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia
Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “Arrojados al Mundo sin Cobertor de Lana”
DRAMATURGIA: Mario Cantú Toscano
DIRECCIÓN: Ricardo Delgadillo
ACTÚAN: Leticia Cavazos y Marco Treviño.
DÓNDE: Espacio Urgente 2 dentro de Foro Shakespeare.
DIRECCIÓN: Zamora 7, Colonia Condesa. A dos cuadras del Metro Chapultepec.
CUÁNDO: Viernes y Sábado 22:30 hrs.
COSTO: $200 entrada general. Boletos en taquilla y ticketmaster.
DURACIÓN: 45 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: El Foro Shakespeare no cuenta con valet parking, pero hay un estacionamiento a lado. Se encuentra muy cerca del metro Chapultepec. Les recomendamos revisen el resto de la cartelera, tanto del foro principal, como de los espacios alternativos con los que cuenta el lugar.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *